México es el cuarto consumidor mundial de lujo superando a países como Argentina o Brasil en América Latina, según revela el estudio "El consumidor ante las marcas de diseñadores" elaborado por ACNielsen.

El creciente número de personas con un alto poder adquisitivo y la escasa presión impositiva a los productos suntuosos convierten México en un país altamente atractivo para estas marcas. Un ejemplo del alza que está viviendo este mercado, es el caso de Cartier, que en los últimos cinco años ha visto duplicarse el volumen de ventas en este país.

Las marcas europeas son las que registran una mayor penetración de mercado, con el grupo alemán Richemont y el grupo francés Fashion Group a la cabeza. Las ventas de ambos grupos en 2005 ascendieron a 17.591 millones de euros. Alain Couttolenc, Director de Mercadotecnia de ACNielsen, afirma que "la gente está dispuesta a pagar dinero extra por el estatus que proyectan. En ese sentido, México es uno de los países donde más importancia se le da al estatus y a la imagen de marca". Bertrand Doin, de Baume & Mercier trasmite esta misma idea al declarar que "el mexicano es un cliente exhibicionista que quiere mostrar que tiene dinero, buscando, para ello, un logo vistoso

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO