Dieciséis años después de que la imagen del sujetador de conos de la gira "Blonde Ambition" diera la vuelta al mundo, Madonna y Jean Paul Gaultier vuelven a trabajar juntos. La reina del pop llevará los diseños del diseñador francés en la gira "Confessions" que inicia este fin de semana en Los Ángeles

En concordancia con el último álbum "Confessions on the Dance Floor" y el estilo de vida de lady en la campiña inglesa que ha cautivado a la multifacética Madonna, en esta oportunidad, su look transcurrirá entre el ecuestre chic y el disco. La parte provocativa no podía faltar y habrá que ver qué tipo de comentarios surgirán de la corona de espinas que la cantante tiene previsto usar en una parte del espectáculo. En total, Madonna se cambiará de indumentaria cuatro veces a lo largo de cada uno de los conciertos, además de las varias transformaciones que tendrán lugar sobre el propio escenario.

En estos días, el taller de Gaultier de París trabaja a toda máquina. Los materiales predominantes son tafetán, satín, chantilly, chiffon y sedas, y han sido cuidadosamente seleccionados, ya que Madonna, al decir del propio modisto, es una obsesiva de la calidad de los textiles. De hecho, la cantante está en todos los detalles. Ella es consciente de que su imagen es generadora de tendencias, por eso participa en la definición del look aportando sus propias ideas.

Mientras tanto, en el Westwood Hotel de Los Ángeles, se ha abierto "The Madonna Gallerie", una colección temporal de arte, merchandising y todo tipo de objetos relacionados con la estrella del pop, que se ponen a la venta. Allí se encontrarán desde series limitadas de camisetas creadas por Signatures Network, hasta fotografías de la cantante tomadas por los mejores fotógrafos como Herb Ritts, Steven Klein o Jean-Baptiste Mondino. Los beneficios serán donados a UNICEF.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO