Luz verde para la semana de la moda de septiembre, ¿resurgirá el ave fénix de sus cenizas?

Un suspiro de alivio resonó en la industria el miércoles pasado cuando París anunció que su semana de la moda tiene luz verde para seguir adelante el próximo mes de septiembre. El mes de las presentaciones en las pasarelas internacionales y los salones de exhibición finalmente resurge de las cenizas después de una temporada devastada por el Covid-19.

Hace tan sólo dos meses, los comerciantes y las marcas se enfrentaron a enormes problemas de retención de inventario, cancelaron pedidos, cerraron tiendas y redujeron el personal. Fuimos testigos del crecimiento exponencial de las ventas del comercio electrónico, mientras que los productos no esenciales, incluida la moda, sufrieron las mayores pérdidas desde la crisis financiera de 2008.

Una gran cantidad de marcas y comerciantes a prueba de pandemias navegaron a través de la crisis mientras que otros cerraron las puertas y perdieron sus medios de vida. Las marcas más pequeñas y los diseñadores emergentes tuvieron que sufrir mucho, a menudo sin recursos o sin el respaldo suficiente para continuar con el comercio. Si un gigante establecido como Barneys no podía asegurar la financiación para mantenerse abierto, ¿cómo podía un pequeño diseñador autofinanciado sobrevivir a estos tiempos sin precedentes? La verdad es que muchos no lo han conseguido.

Pero como un sentido de "el show debe continuar", invade la industria, levantarse como un ave fénix de las cenizas significa que las compañías deben emerger más fuertes y más inteligentes después de una catástrofe. La ayuda será efímera si las marcas no se adaptan a un modo de operar post-crisis. Esto incluye tener fuertes estrategias de digitalización y hacer que los productos, recursos y herramientas de venta estén disponibles a través de múltiples plataformas. Se prevé que gran parte del presupuesto de compras del sector retail se gaste en línea.

No todas las marcas pueden permitirse aventurarse “fuera de la pista”

La primera semana de la moda exclusivamente digital de Londres será seguida pronto por la de París, en formato digital (9-13 de julio) y la de Milán (14-17 de julio). Las lecciones aprendidas de lo que funciona y lo que no, proporcionará una visión útil de las marcas que planean mostrarse en septiembre. Aunque algunos protagonistas del lujo como Saint Laurent, Burberry, Dior y Fendi seguirán adelante con los desfiles físicos fuera de los parámetros tradicionales de la semana de la moda, las marcas y los diseñadores más pequeños tal vez no puedan darse el lujo de salir de la pista, ya que dependen en gran medida del paso de los compradores y de la prensa que asista.

Si bien las semanas de la moda entre Nueva York y París se reducirán sin duda alguna, también significa que se requerirán los servicios de las empresas y los profesionales independientes que trabajan entre bastidores, como modelos, agencias, estilistas, maquilladores, empresas de producción, hoteles, empresas de catering y empresas de viajes. Todavía no hay un espectáculo en línea que haya logrado crear el mismo impacto y entusiasmo que una presentación en vivo.

Una menor audiencia de la semana de la moda

Es probable que las cifras de audiencia sean menores, así como la prensa y la asistencia de los compradores: las empresas retailers no enviarán equipos de compra enteros como lo hicieron en el pasado. Sin embargo, son precisamente las producciones menos concurridas y extravagantes las que permiten escenarios más íntimos. El éxito de la Semana de la Moda se mide a menudo por el voltaje de su contenido reverberado, asegurando la mayor cobertura posible de los medios sociales. Septiembre puede reflejar la disminución del ritmo que muchos han pedido abiertamente, centrándose no sólo en un mes de transacciones, sino en el arte de las nuevas colecciones y la visión del diseñador. Puede que reciba menos clics y cobertura, pero se hará eco del propósito, la integridad y, con suerte, algo especial. El caos en la primera fila de las celebridades parece no estar en armonía con el sentir actual, atrayendo el tipo de rumor equivocado, amplificando precisamente el ruido blanco que la industria pretende reajustar.

Una semana de la moda más localizada dará ecuanimidad a las marcas y casas que se presenten y permitirá que una nueva generación de diseñadores e innovadores experimente y tenga la oportunidad de ser escuchada.

Este artículo ha sido previamente publicado por FashionUnited.uk y traducido y editado por Belén Bednarski

Crédito de la foto: Celine AW19, Catwalkpictures

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO