La justicia desestimó la denuncia por abuso de droga contra la modelo Kate Moss por falta de pruebas. Tras el escándalo que el año pasado hizo correr ríos de tinta, el historial de Moss permanece sin tacha, al igual que su carrera profesional. El diario londinense "Daily Mirror" publicó en Septiembre pasado unas fotografías en la que se veía a la modelo a punto de consumir droga en un estudio de grabación, con la banda Babyshambles, de su novio de entonces, el cantante Pete Doherty.

Ocho meses después de una investigación policial que costó 280 mil dólares, la Fiscalía británica (CPS) informó que las fotografías por sí solas no constituyen evidencia suficiente para justificar la posesión y consumo de drogas. "En la medida que la evidencia disponible es muy escasa para concluir los hechos, hemos decidido que no podemos establecer una convicción realista", dijo en un comunicado Rene Barclay, director del caso en el CPS.

Barclay agregó que la foto de Moss publicada en el "Daily Mirror" fue un "indicativo absolutamente claro" de que estaba consumiendo droga. Sin embargo, al no haber otra evidencia forense, ni testigos visuales directos, no ha sido posible establecer cuál era la sustancia, por tanto, no se puede plantear el cargo.

"La señorita Moss ha declinado dar explicaciones cuando se la ha interrogado, al igual que los testigos", explicó. Los análisis de los especialistas sin embargo, acotan las posibilidades a tres tipos de drogas: cocaína, éxtasis o anfetaminas. El anuncio, que había adelantado en enero pasado el diario "The Sun", pondrá fin al caso de Moss, quien debió internarse en una clínica de rehabilitación en Arizona, Estados Unidos, para recuperarse de su adicción a las drogas. Finalmente el caso no ha pasado de ser un episodio para la modelo cuya notoriedad creció de forma proporcional al escándalo, con nuevos contratos millonarios para firmas de moda.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO