Italia reabre el debate sobre la salud de los modelos tras la decisión de la diseñadora Raffaella Curiel, una de las participantes en la semana de la moda AltaRoma, de despedir a quince modelos por su delgadez. Curiel, que presentó su última colección el pasado martes la sede de la Provincia de Roma, defendió su decisión al considerar que los estilistas trabajan "con la talla 42", mientras que las agencias "mandan modelos de tallas 36 ó 38".

La decisión fue motivo de aplauso para algunos, como el Movimiento Italiano de Padres. La presidenta de esta organización, Maria Rita Munizzi, dijo a los medios locales que la alarma lanzada por Curiel es la "enésima demostración de que las modelos muy delgadas son un grave problema en el mundo de la moda". Pero también recibió críticas, más concretamente de su colega, el diseñador Lorenzo Riva quien defendió por su parte a las maniquíes, despedidas al decir que "las modelos son mujeres delgadas por naturaleza".

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO