La moda es una industria que se ha beneficiado de la globalización. Los mercados de las importantes firmas de lujo cruzan fronteras con sus diseños y el mercado asiático se ha rendido a este "capitalismo" de las grandes firmas y al derroche de consumismo. En este torbellino de lujo y gusto por lo más exquisito empieza a destacar la figura del hombre, que a modo de importante ejecutivo empieza a girar un mercado donde las mujeres eran el objetivo prioritario. Este cambio ha causado un incremento en ventas que se ve reflejado en los resultados de las firmas.

Las marcas de lujo han obtenido resultados muy positivos en su expansión por Asia. Louis Vuitton creció un 23 por ciento entre el 2003-2005, Valentino presenta un 21 por ciento, Dior elevó sus ventas en un 43 por ciento, en el mismo periodo, gracias a sus ventas en Hong Kong.

Según Goldman Sachs, China es el tercer consumidor mundial de moda de lujo y que prevé un crecimiento interanual del 25 por cien. La India, otro mercado en potencia demanda 200 millones de prendas al año y su crecimiento ronda el 20 por cien.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO