Fashion Revolution: luchando por una moda más justa

En la actualidad millones de personas, en su mayoría mujeres, trabajan en la industria textil en todo el mundo cobrando menos de 3 dólares al día. Debido a la deslocalización de las grandes empresas textiles que trasladan sus centros de confección a países como Bangladesh, Indonesia, Turquía o Tailandia entre otros, se perpetúa un sistema repleto de talleres que ofrecen mano de obra muy barata y que son subcontratados por las marcas en estos países. Muchos de estos talleres a su vez terminarán subcontratando a otros para poder hacer frente a las exigencias de producción.

De esta forma, las grandes marcas pierden el control sobre quién es realmente el que está produciendo sus prendas y logran separarse de las malas prácticas y de los abusos que puedan suceder en estos talleres, aunque en ellos se confeccionen prendas que lleven su etiqueta.

3 años después de la tragedia de Bangladesh

Hace tres años la precariedad laboral a la que se enfrentan diariamente los millones de personas que trabajan en la industria textil en estos países, salió a la luz como nunca antes lo había hecho tras la tragedia ocurrida en Bangladesh.

Fashion Revolution: luchando por una moda más justa

El 24 de abril de 2013, el edificio Rana Plaza en Daca se derrumbó dejando a más de 1.100 fallecidos y cerca de 2.500 heridos. En él se confeccionaban prendas para marcas europeas y de Estados Unidos a un precio ínfimo y bajo ningún tipo de seguridad.

Tres años después, “el Bangladesh Accord supone un hito hacia una mejora en las condiciones laborales en Bangladesh y en toda la industria textil” explica Carry Somers, co-fundadora del movimiento global Fashion Revolution. Sin embargo, tal y como apuntan numerosos informes recientemente aparecidos en los medios, “el 90 por ciento de los planes de mejora estructurales, en los sistemas eléctricos y de prevención contra incendios están siendo pospuestos y en un 13 por ciento de los talleres todavía no se han eliminado los cerrojos de las puertas que podrían ser utilizadas como salidas de emergencia en caso de incendio” señala Somers.

Aunque muchas voces críticas ya se habían alzado en contra de las prácticas perpetradas por la industria textil antes de esta tragedia, el colapso del Rana Plaza significó un punto de inflexión a nivel mundial para luchar por una industria de la moda más justa.

Fashion Revolution, un movimiento global

El movimiento más importante surgido a nivel mundial fue el Fashion Revolution cuyo objetivo “es crear conciencia en los consumidores y dentro de la propia industria para asegurar que tragedias como la de Rana Plaza no vuelvan a sucederse y que los trabajadores textiles puedan realizar sus tareas bajo unas condiciones laborales seguras y cobrando un salario digno que les permita vivir” comenta Orsola de Castro, co-fundadora de Fashion Revolution.

Desde este movimiento luchan por una industria de la moda en la que se valore a las personas, los beneficios económicos, la creatividad y el medioambiente a partes iguales. “Fashion Revolution trabaja para reconectar a toda la cadena de producción, mostrando la cara y dando voz a los creadores de nuestras prendas, explicando sus historias y mostrando donde se deben continuar haciendo cambios” afirma Somers.

Fashion Revolution: luchando por una moda más justa

Un total de 86 países participarán de forma activa con eventos y compartiendo sus acciones para celebrar el tercer aniversario del Fashion Revolution. En esta edición, al igual que en años anteriores, se espera la participación de miles de personas en todo el mundo preguntando a las marcas a través de las redes sociales con el hashtag #QuienHizoMiRopa y mostrando con un selfie la etiqueta de sus prendas. Además, bajo el hashtag #haulternative se animará a la gente a que cuente a través de pequeños videos la historia de las prendas de ropa que visten, cómo las cuidan, las arreglan o las intercambian.

Este año las actividades propuestas llenarán la semana del 18 al 24 de abril con el objetivo de generar la mayor repercusión posible a nivel mundial. “Concretamente en España se celebrarán eventos repartidos por todo el país con desfiles, eventos educativos, talleres upcycling, exposiciones e incluso un concurso organizado por la Asociación de Moda Sostenible de Barcelona” explica la Coordinadora Nacional de Fashion Revolution, Gema Gómez de la plataforma Slow Fashion Next, quien anima a todos los que estén interesados a entrar en la web oficial del Fashion Revolution en el apartado de España para descubrir todos los eventos que se celebrarán en distintos puntos de la geografía española durante esa semana.

Además, el Fashion Revolution de este año coincidirá con el cierre de las V Jornadas de Moda Sostenible que tendrán lugar en el Museo del Traje de Madrid, donde también se realizarán actividades para conmemorar este 24 de abril como el día mundial de la Revolución de la Moda.

Autor: Alicia Carrasco, es periodista, profesora y autora del blog de referencia www.greenandtrendy.com especializado en Moda sostenible. Es responsable de Comunicación en The Slowear Project, plataforma especializada en Divulgación, Comunicación y Educación al consumo de moda sostenible; colabora en la revista de Moda Sostenible Retahíla y ha participado activamente en el movimiento Fashion Revolution difundiendo la importancia de la labor educativa para conseguir un cambio real en la industria de la moda.

Fotos: Fashion Revolution


 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO