¿Está saturado el mundo de la moda?

Cuando Net-a-Porter anunció que iba a reducir cerca de un 30 por ciento su oferta de marcas para la próxima temporada, fue una señal clara de los tiempos que corren. ¿Cuánta moda es demasiada? ¿Qué cabida tienen en el mercado el mundo de la moda, las nuevas marcas y la ropa que no necesitamos de verdad?

Tomemos como ejemplo la disolución de la línea Marc by Marc Jacobs. Hace tan solo unas temporadas la empresa propiedad de LVMH fichó a las diseñadoras británicas Katie Hillier y Luella Bartley para que lideraran su maltrecha marca. Ahora el dúo de diseñadoras ha sido despedido debido a que Marc Jacobs está consolidando su negocio y reduciendo sus categorías de productos, unificando todo bajo una única marca. Cuando se diluye demasiado una firma sucede lo mismo que al rebajar una bebida: se pierde la esencia.

¿Le hizo esta pareja un favor a la imagen de la marca Marc Jacobs? Tal vez sí, si nos basamos en la cobertura mediática. ¿Pero, y las prendas? Parecían rebuscadas e irreales. Lo superfluo ya no es una opción atractiva para lograr el éxito comercial en el sector de la moda, aunque la marca esté dirigida a un mercado más joven.

A principios del nuevo milenio la moda urbana estaba en pleno auge. Cada día surgían nuevas marcas, el cliente nunca parecía cansarse de las colaboraciones entre firmas y la moda rápida nos llegaba a la velocidad de la luz. Pero la competencia ha alcanzado un punto crítico. Las semanas internacionales de la moda no pueden dar cabida a los muchos diseñadores que esperan mostrar sus colecciones en la pasarela. La pasarela, antes exclusiva para las firmas prêt-à-porter y la alta costura, se ha convertido en una plataforma para todo hijo de vecino que quiere hacerse un hueco en el mundo de la moda.

A principios de este año, la Semana de la Moda de Nueva York anunció que reduciría el número de diseñadores de pasarela, y las marcas tendrían que someterse a un proceso más exigente para asegurarse un puesto. ¿Qué debe incluirse en las pasarelas? La industria debería cuestionarse si es realmente necesario mostrar en la pasarela ropa informal, moda vaquera, ropa de calle y lencería.

¿Está saturado el mundo de la moda?

El mundo de la moda ha alcanzado un punto de saturación

Parece que el mundo de la moda ha alcanzado un punto de saturación. Hay demasiados estilos para poco contenido, demasiadas marcas buscando abrirse camino en el mercado y, simplemente, demasiada ropa. Mediante la exclusión de un tercio de sus diseñadores, Net-a-Porter se mantiene a la cabeza y recupera el lujo de sus orígenes. El lujo en el sentido de que su oferta de moda es una cuidadosa selección de marcas y empresas de renombre, no una enciclopedia de colecciones que huelen a exceso pero que al final carecen de significado y se vuelven de nuevo superficiales.

Y eso es lo que el consumidor está buscando: ropa de verdad, marcas con significado, relevancia y una razón para comprar. Con una oferta tan amplia en las tiendas de marcas y diseñadores, parece que quienes llevan la voz cantante son los que han tenido más éxito. Afortunadamente ahora estamos entrando en un momento en que es la ropa la que tiene que hablar por sí misma.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO