• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • El producto como material de protección

El producto como material de protección

Por Guest Contributor

31 ago 2020

Moda

La pandemia global nos ha dado una lección sobre la fragilidad de la salud humana y la sociedad, despertando en los consumidores nuevas preocupaciones en torno a esos “enemigos invisibles”, patógenos y bacterias, que viajan por el aire. Para aliviar esta ansiedad, los consumidores buscan productos que protejan, resistan, sean inmunes y duren, con el objetivo de comprar un poco de certeza en un mundo caótico e incierto. En marzo, las ventas de purificadores de aire aumentaron un 70 por ciento (Inmar Intelligence) y, según el rastreador de compras online Glimpse, la búsqueda de máquinas de rayos X aumentaron hasta un 128 por ciento desde enero de 2019.

FashionUnited y FASHION SNOOPS se han unido para informarte mensualmente sobre todos los cambios importantes que afectarán a los consumidores del sector, creemos que ahora más que nunca es crucial estar informado sobre las tendencias a venir, los cambios de negocio y estrategias de diseño, el la evolución general durante el próximo año.

Hoy estrenamos el apartado “El producto como material de protección”, escrito por Carrera Kurnik y Melissa Moylan, respectivamente, del equipo de Cultura y Moda.

El miedo al que nos referíamos anteriormente ha dado paso a una nueva generación de productos fabricados con telas antibacterianas, filtros de aire, dispositivos de luces ultravioleta, con rastreo, interfaces sin contacto y hasta reforzadores de inmunidad. Para los consumidores, estos atributos de protección están pasando de ser algo relativamente valorado, a convertirse en una auténtica necesidad, son como un escudo. Además, la necesidad general de seguridad e higiene está cambiando las reglas del mundo, de la arquitectura, de la vida laboral, de nuestras necesidades básicas de productos y de las interacciones entre nosotros. Las marcas y los minoristas que actualmente están reconsiderando sus estrategias en cuanto al stock, tienen que plantearse cuatro nuevas necesidades básicas por parte de los consumidores: tecnología Touchless, Resilencia, Higiene y Fortalecimiento Inmunológico.

TOUCHLESS

Con los consumidores preocupados por ir a las tiendas físicas y los probadores cerrados, las innovaciones sin contacto han tomado posiciones debido a la pandemia del COVID-19 y su efecto sobre el comercio minorista. Los vestidores virtuales están ganando popularidad a medida que los minoristas intentan recrear la experiencia de prueba y dar un impulso adicional de confianza para las decisiones de compra online. El mundo de la belleza fue uno de los primeros en implementar con éxito la tecnología de prueba virtual con marcas líderes como Mac Cosmetics o Sephora. Y aunque en retail ha habido cierta innovación con por ejemplo probadores con espejos interactivos, ha pasado de ser algo novedoso, a ser una necesidad. Israel Zeekit, empresa tecnológica con sede en Israel está demostrando ser un referente en tecnología de realidad aumentada, y han implantado un sistema por el que los usuarios pueden cargar una foto de cuerpo entero para probarse la ropa. Zeekit trabaja con Macy's, Adidas y Modcloth y también con ASOS, organizando sesiones de fotos virtuales. True Fit es otra plataforma de personalización basada en datos minoristas, Levis y Ralph Lauren la usan, y permite acotar preferencias de estilo y porcentaje de demanda. Incluso el desarrollador de centros comerciales Brookfield Properties está apostando por la innovación tecno con los servicios de escaneo corporal de Fit: Match. La cadena estadounidense de grandes almacenes Kohl's también ha sucumbido a la tecnología virtual asociándose con Snapchat para ofrecer un armario virtual de realidad aumentada. Además, durante la pandemia Kohl's tomó la inteligente decisión de cambiar su stock virtual por ropa cómoda.

RESILIENCIA

A medida que la propagación de la crisis sanitaria y el cambio climático avanzan, la necesidad de resiliencia va marcando el diseño. Los consumidores cada vez tienen una mayor mentalidad de supervivencia y preparación, y las marcas deben ofrecer diseños que respondan a los factores ambientales externos. La ropa deportiva marca la tendencia de la ropa de abrigo, y los plumas en particular, son en cierto modo un salvoconducto. Las chaquetas y los abrigos acolchados rellenos con plumón están pensados para satisfacer la demanda de los entusiastas de las actividades al aire libre, pero el atractivo radica en el hecho de que son accesibles a nivel económico. Otro referente de lo bien que va esta categoría de producto es que los plumas de marcas como Moncler, North Face y Uniqlo siguen siendo muy demandados, lo que significa, que todavía hay hueco para la innovación. Ding Yun Zhang, graduado de Central Saint Martins y ex alumno de Yeezy, experimentó los límites de la innovación con un plumas en versión XL con la funcionalidad y la sostenibilidad como atributos de producto principales. Las telas resistentes y primar la comodidad a largo plazo eran parte del leitmotiv de su diseño. Haciendo un guiño a la función sobre la forma, se trata de un modelo que bien podría colgar tanto de la percha de una marca de fast fashion, como de una de lujo.

HIGIENE

La ropa en la realidad de COVID-19 tendrá que reinventarse mucho más para convencer a los consumidores de que la compren, y los nuevos tejidos antibacterianos pueden atraer a una sociedad cada vez más aprensiva. Si bien los clientes se han acostumbrado a los atributos de rendimiento de la ropa deportiva como la absorción de humedad y el bloqueo de rayos UV, está surgiendo el concepto de material antiviral básico. Las fábricas de tejidos han invertido en tecnología para ofrecer acabados de protección que bloqueen los virus. Para este otoño 2020, Diesel presentó una colección cápsula llamada Upfreshing en asociación con la firma sueca Polygiene con ViralOff®, que detiene la actividad viral. DL1961 y Warp + Weft también están trabajando iniciativas ambiciosas con Artistic Denim Mills, mediante la tecnología Viroblock de HeiQ, que ofrece protección antiviral y antibacterina para aplicar en tejidos. La marca Pangaia está comercializando un aceite de menta antibacteriano como tratamiento final para que las prendas se mantengan frías durante más tiempo. Aunque la investigación sobre la propagación del virus a través del contacto superficial no parece estar muy clara, la sensación de seguridad extra es una forma inteligente de reinventar los conceptos básicos de la vida cotidiana.

FORTALECIMIENTO INMUNOLÓGICO

La protección a menudo parece algo externo, pero cuando hablamos de avances materiales, también puede llegar a conquistar nuestra propia casa con ropa que mejore el bienestar. En este sentido, la marca Lunya se ha hecho conocida por sus tejidos de alto rendimiento como el algodón Pima y los minerales Celliant® que convierten el calor y equilibran el cuerpo mientras duermes. Este tipo de protección inactiva también se encuentra en el núcleo de la marca de prendas de punto sostenible GREY, que ha desarrollado una nueva fibra llamada Vitadylan ™, con extracto de algas que liberan zinc, vitaminas naturales y minerales en la piel. El uso de fibras o materiales regenerativos aprovecha la tendencia creciente del bienestar ofreciendo protección desde dentro, con el fin de aumentar la inmunidad.

Para obtener más información sobre los informes de Fashion Snoops:

Para Europa contacta con charlotte@fashionsnoops.com, para París y Estados Unidos con sales@fashionsnoops.com.

www.fashionsnoops.com

FashionSnoops
Innovacion
RETAIL