Cerca del 92 por ciento de los productos textiles procedentes de países asiáticos, que han sido analizados por la Dirección General de Consumo, presentan alguna irregularidad en su etiquetado, en los materiales utilizados para su composición o en la información para su lavado.

"Este dato es desproporcionado, pero real", dijo el director general de Consumo de la Generalitat, Carlos Mazón, en una rueda de prensa celebrada en Alicante, para presentar los resultados de la primera fase de inspección de productos textiles procedentes de países asiáticos.

Los inspectores han visitado cerca de doscientos establecimientos en la Comunidad Valenciana gracias a esta iniciativa del Instituto Tecnológico del Textil. De las 715 prendas escogidas un 92 por ciento mostraban irregularidades. El grupo más numeroso: las prendas del sector infantil. El 60 por ciento de las prendas carecía de identificación del responsable del producto, en un 87 por ciento no figuraba el domicilio de la empresa y en un 80 por ciento no había datos fiscales. En cuanto al análisis de las prendas, el 68,57 por ciento carecía de información o ésta era errónea, como por ejemplo, prendas etiquetadas como algodón y que tras los análisis demostraban ser sintéticas.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO