• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Cristina Pedroche (y Josie), homenaje a Manuel Piña en las campanadas a 2022

Cristina Pedroche (y Josie), homenaje a Manuel Piña en las campanadas a 2022

Por Jaime Martinez

3 ene 2022

Moda

Photo Credits: Cristina Pedroche con vestido del Museo de Manuel Piña, complementos de Manuel Albarrán y capa de Buj Studio.

Un año más las tradicionales doce campanadas con las que damos paso al nuevo año, volvieron a tener como indiscutibles protagonistas en España en este paso a 2022 a la siempre inamovible madrileña Puerta del Sol, a las habituales 12 uvas de la suerte… y a Cristina Pedroche. La popular presentadora de Antena 3 que ha logrado, no sin esfuerzo y a buen golpe de polémicas, convertir sus siempre controvertidos vestidos de final de año en una tradición más de estas fiestas. Un logro que este año ha conseguido firmar por encima de anteriores ediciones, a la vista de unas cifras de audiencia que reflejarían lo que se ha denominado como un “sorpasso histórico”, con Antena 3 como la cadena líder en la retransmisión de las campanadas, por primera vez en la historia por encima de TVE.

Para la despedida de este pasado incierto año de 2021 y para dar paso a este nuevo año de 2022, la presentadora madrileña volvía a hacer tándem con el reconocido estilista José Fernández-Pacheco Gallego, más conocido como “Josie”. Responsable un año más de la dirección creativa de este vestido-performance con el que Pedroche trata de sorprendernos año tras año, desde su debut en aquellas campanadas de la Sexta de 2014 a 2015. Fin para el que en esta ocasión la pareja se terminaba inclinando por firmar una suerte de colaboración creativa de la que participaban el diseñador Manuel Abarrán, la marca de moda experimenta Buj Studio y el diseñador de moda español Manuel Piña. Uno de los diseñadores fundacionales de la Pasarela Cibeles, hoy reconvertida en Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, quien falleciese ya en el año 1994 y responsable de concebir el vestido-joya de corte naturalista que ha terminado luciendo este año Pedroche frente a la Puerta del Sol. Una prenda procedente del Museo Manuel Piña de Manzanares, localidad de la provincia de Ciudad Real, con la que presentadora y estilista han buscado dar justo reconocimiento al legado de quien fuera una de las figuras más destacadas de la escena de la moda española.

“No es la primera vez que en las campanadas llevo una obra de arte, pero sí es la primera que llevo una pieza de museo”, explica la propia Pedroche. “Estoy emocionada con el vestido de Manuel Piña y los increíbles trabajos de Buj Studio y Manuel Albarrán, por eso he querido que se expongan durante todo 2022 en el Museo Manuel Piña de Manzanares, para que los visitantes puedan sentir emociones parecidas a la mía hoy…”. Una acción con la que la presentadora trata de significar a “este estilismo” como “una invitación no solo a este museo textil, sino a todos aquellos museos alejados del circuito cultural de las grandes capitales”, y en los que se “atesoran piezas tan interesantes como la que he tenido la suerte de llevar esta noche”.

Photo Credits: Cristina Pedroche con vestido del Museo de Manuel Piña, complementos de Manuel Albarrán y capa de Buj Studio.
Photo Credits: Cristina Pedroche con vestido del Museo de Manuel Piña, complementos de Manuel Albarrán y capa de Buj Studio.

Un caparazón de escarabajo, venido de la temporada 1991

Entrando a desgranar los detalles del vestido, el primero que no ha sido creado “ex profeso” para la presentadora con motivo de este evento, se trata de una pieza procedente de la colección Primavera/Verano de 1991 de Manuel Piña, la última que el diseñador llegó a presentar en esa Pasarela Cibeles a la que pertenecía como diseñador fundacional. Siendo un modelo que terminaba cediéndose al Museo de Manzanares que lleva su nombre tras su fallecimiento en 1994, donde a día de hoy sigue exhibiéndose.

Fabricado en tafetán calado iridiscente con acabados metálicos, y con dos aros que se encargan de dar volumen y cerrar la apariencia geométrica del diseño, con su apariencia de caparazón de escarabajo —emblema de la firma ya desparecida del diseñador— la pieza ejemplifica al milímetro las inspiraciones naturalistas que Piña trató de reflejar sobre su última propuesta. Una colección inspirada en insectos y reptiles, con la que el modista trató de realizar una revisión de la que había venido siendo toda su trayectoria profesional. Una herencia que marcaría de manera especial a un Jossie, que ha visto ahora la puerta para poder brindar su sentido homenaje y reivindicar la figura de este diseñador manchego.

Photo Credits: Desfile de la colección de Manuel Piña para la temporada Primavera/Verano de 1991.

“Siempre he estado en deuda con Manuel Piña, porque desde niño con vocación de dedicarme a la moda pude disfrutarlo como un cercano referente de éxito en ese mundo que desde La Mancha se contemplaba tan lejano”, explica el estilista a través de un comunicado. “Hace tiempo que le debía un homenaje”, añade Josie, y “estoy muy feliz de haber podido hacerlo junto a Cristina Pedroche en un evento de máxima audiencia”. “Si entre ella existe algún niño con mi misma vocación y ha visto este estilismo desde un lugar muy lejano a esta industria, decirle que revise la figura de Piña; porque descubrirá a un genio autodidacta que llegó a lo más alto con altas dosis de pasión y esfuerzo... Se dará cuenta de que es posible llegar dónde te propongas si lo sueñas fuerte y trabajas duro”.

En cuanto al por qué de esta pieza para este paso a 2022, el estilista añade que “desde que empecé a encargarme de los estilismos de las Campanadas, quise presentar vestidos hechos en España, en exclusiva para Cristina Pedroche y que hablasen de la moda de ese año”. No obstante, “en 2021 he podido ver el espíritu de Manuel Piña en las apetencias de otros creadores contemporáneos”, y “entendí que era el momento de traer una pieza de su museo a un evento que significa tanto para mí”.

Photo Credits: Josie junto a Cristina Pedroche con vestido del Museo de Manuel Piña, complementos de Manuel Albarrán y capa de Buj Studio.

Con unas alas recicladas de libélula de Buj Studio y complementos de Manuel Albarrán

Para completar esta pieza de museo y cerrar esta colaboración entre el pasado y el presente más actual del panorama de la moda española, al estilismo se sumaba una capa elaborada por Buj Studio y el trabajo del diseñador Manuel Albarrán. Creativo especializado en alta costura en metal, entre otras, colaborador habitual de la industria de la moda y del entretenimiento, sectores en los que ha trabajado junto a personajes tan conocidos como Isabella Blow, Nick Night, Nicola Formichetti, Georgia May Jagger, Cara Delevingne, Angelina Jolie, Beyonce o Madonna, así como para marcas como Givenchy y para cabeceras como ID, Dazed And Confused o Vogue.

Empezando por el papel que ha desempeñado este último en este estilismo de fin de año, Albarrán era el encargado de realizar las uñas, los zapatos y el casco que se encargaban de dar ese aire futurista a la imagen de la presentadora. Unos elementos que el diseñador fabricaba, en el caso del casco, a partir de una plancha de latón que ha trabajado a mano con martillo hasta conseguir la forma adecuada capaz de amoldarse a la cabeza de la presentadora. Pieza que finalmente era pulida y cromada para dotarla de ese acabado liso final. Una apariencia que casa a la perfección con los de unos zapatos construidos en acero inoxidable, mediante un proceso similar al de la fabricación del casco.

Photo Credits: Desfile de la colección de Manuel Piña para la temporada Primavera/Verano de 1991.

Por último, en lo que respecta a esa deslumbrante capa que la presentadora portó, como viene siendo habitual, hasta los segundos más inmediatos a las campanadas, se trata de una capa-joya diseñada por Buj Studio. Marca de moda experimental de la diseñadora y arquitecta Raquel Buj, responsable de la elaboración de una prenda de corte geométrico inspirada en las alas de las mariposas y de las libélulas, fabricada a partir de fibras y piezas recicladas y que requirió de más de 580 horas de trabajo.

“El resultado”, explican desde el Museo Manuel Piña, “es un diálogo sobre la metamorfosis y el proceso misterioso de transformación que llevan a cabo muchos insectos y otros seres vivos”. Quienes, subrayan, “buscan al cambiar de piel un nuevo renacer”, del mismo modo que al que estamos asistiendo todos nosotros en este nuevo despertar, así esperamos, que tenga lugar a lo largo de este nuevo año de 2022 a medida que vayamos logrando superar y dejar atrás a esta dura pandemia por coronavirus.

Photo Credits: Cristina Pedroche junto a Josie, Raquel Buj y Manuel Albarrán.