Cómo la Inteligencia Artificial está transformando la moda

Madrid- Puede ser que los humanos sean responsables del diseño, pero son las máquinas las que pronostican las tendencias e informan sobre las decisiones del producto.

El hecho de que la Inteligencia Artificial se está convirtiendo en una parte integrada de la tecnología fashion está respaldado por el crecimiento de su inversión anual, se pronostica que prácticamente se cuadruplicará, pasando de los 2 mil millones de dólares en 2018, a los 7.3 mil millones de dólares en 2022, según Juniper Research.

La previsión es solo un ejemplo del uso de la inteligencia artificial en la industria de la moda. Las nuevas tecnologías están ayudando a los minoristas a gestionar su inventario utilizando herramientas impulsadas por la IA, para medir la demanda. Los chatbots son los nuevos asesores de moda, ofrecen una conexión 24/7 a los clientes para ayudarles a tomar decisiones de compra. Los algoritmos de inteligencia artificial ayudan a personalizar las recomendaciones de producto y permiten a los minoristas crear colecciones que el cliente desea comprar.

Edited, compañía de tecnología minorista con sede en Londres, produce software de análisis de datos a tiempo real y da acceso a los minoristas a datos específicos sobre mercado, con solo tocar un botón. Su plataforma ayuda a los minoristas y a las marcas a comercializar sus productos más rápido ya que, les permite observar todo el mercado de manera global; con datos sobre colores, formas y patrones, por eso la utilizan marcas de la talla de Boohoo, Farfetch, Tommy Hilfiger y Marni.

Geoff Watts, director general de Edited comenta a este respecto, “La IA está ayudando a los minoristas de muchas maneras pero, sobre todo, les permite llegar al centro de la cuestión con datos sobre qué productos almacenar y qué precio ponerles (que es la parte más importante de la venta minorista), ahí es donde realmente la IA cobra la máxima importancia”.

La IA es omnipresente

Los datos, como aseguran los especialistas de marketing, lo son todo. Pero como la IA está transformando silenciosamente la industria de la moda, el consumidor final no necesariamente comprende cómo se monitoriza, registra y analiza el comportamiento online. Por ejemplo, H&M usa la IA para gestionar el stock de los artículos más demandados mediante el análisis de las compras y devoluciones, y adelantarse así a las necesidades de la tienda. En cuanto a las consultoras de marketing, muchas marcas están analizando los datos de las redes sociales para monitorizar las conversaciones sobre moda, lo que les permite detectas las tendencias que se mueven en las redes sociales, y priorizar por mercados y segmentos. Una de esas compañías es MakerSights, utiliza análisis de datos que combinan factores como consultas de búsqueda, actividad en redes sociales, ventas directas de comercio online y comentarios de los consumidores, para proporcionar pistas sobre lo que es más probable que se convierta en una tendencia.

Pero los datos tienen sus límites. “Los datos son excepcionalmente útiles para detectar cuándo una tendencia al alza está a punto de convertirse en una tendencia masiva, y anticiparse también al declive de una tendencia”, comentó en Vogue Business Andrea Bell, directora de información de la agencia de previsión de tendencias WGSN. “Lo que no pueden es inventarse una tendencia”.

¿Hay algo que una máquina no pueda dominar en el futuro cercano?

El diseño nace de la inspiración, por eso el aspecto humano sigue siendo insustituible.

Este artículo ha sido previamente publicado por Fashionunited.uk y traducido y editado por Paula V. Pinuaga.

Crédito de foto: Cortesía de Edited

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO