(Publicidad)
(Publicidad)
Cómo iniciar tu propia marca de moda - Parte IV

No existe una fórmula o manual para lograr el éxito en la industria de la moda, pero una buena dosis de perseverancia y confianza en ti mismo te llevará lejos. Al igual que muchos otros diseñadores y marcas, mi socio y yo comenzamos nuestra marca en nuestro pequeño apartamento, con el salón sirviendo más de estudio de diseño y producción, sala de almacenamiento de telas y sala de reuniones que de hogar.

Como muchas empresas jóvenes y de reciente creación, aprenderás sobre la marcha y harás frente a las dificultades según se presenten; sin embargo, hay ciertas herramientas en las que vale la pena invertir desde el principio. Con presupuestos limitados, habrá costes que priorizar y otros de los que olvidarse. Gastar dinero en una costosa oficina y estar atado a un contrato de alquiler es una de las cosas que es mejor evitar. Invierte en un espacio para trabajar/vivir, ya que de todos modos vas a pasarte trabajando en tu colección 24 horas al día 7 días a la semana, o bien encuentra algo que se adapte a tus necesidades y no cueste un ojo de la cara. Una oficina ostentosa queda muy abajo en la lista de elementos esenciales: lo más probable es que Anna Wintour no te visite en tu primer año operativo.

Céntrate en las ventas

La herramienta más importante en la que invertir, una vez que tu colección esté lista, es la herramienta de ventas. Saber quién, cuándo, dónde y cómo vender tu colección va a determinar hasta dónde llegarás cada temporada. Si no cuentas con un plan de distribución o con contactos, tendrás que invertir en tiempo para investigar por ti mismo, encontrar un socio que tenga los conocimientos pertinentes del mercado, contratar a una agencia de ventas para que haga el trabajo por ti, o participar en ferias comerciales.

Trabajar con una agencia puede ser muy beneficioso en las primeras etapas de creación de tu marca, ya que contarán con los conocimientos pertinentes del mercado y con los contactos de compradores para vender la colección en tu nombre. Los agentes cobran una media del 15 al 25 por ciento de comisión, en función del tipo de acuerdo que tengáis, además de las contribuciones a los gastos de funcionamiento durante la temporada de ventas. Un showroom celebrará normalmente su campaña de ventas en varias ciudades, como París, Londres y Milán, así que prepárate a contribuir con una media de 10.000 euros por temporada y colección para poder participar. Estas son las tarifas estándar pero no tengas miedo de negociar.

Las ferias tendrán un coste algo menor, y dado que los organizadores siempre están dispuestos a añadir marcas emergentes a su lista, es posible que te encuentres con una buena oferta para participar. Las ferias, sin embargo, sólo duran unos cuantos días, por lo que si tu temporada completa de ventas debe lograrse durante los escasos días de la semana de la moda, tendrás que hacer algo más que contratar espacio en un showroom. No es nada realista esperar que los compradores se enamoren de tu primera colección y realicen un pedid, y es probable que no cause ningún impacto financiero significativo. Tendrás que confirmar las citas con antelación, o bien considerar alternativamente la posibilidad de contar con el soporte de una agencia o socio de ventas.

No tengas miedo a probar el enfoque personal

En nuestra primera temporada de moda femenina, recibimos una subvención de UK Trade and Investment y participamos en showrooms de Nueva York y Los Ángeles. Recibimos cero pedidos y no vendimos nada a ningún cliente en ninguno de los dos lugares. Nuestro respiro llegó cuando metimos la colección en una maleta y la llevamos a Fred Segal, una de las mejores tiendas de Los Ángeles, que fue donde recibimos nuestro primer pedido. Después de aquello, la llevamos a Harrods y Harvey Nichols: para nosotros, lo que funcionó fue el enfoque personal.

No tuvimos que dedicarnos a la venta agresiva en nuestros primeros días, tuvimos la suerte de que ya habíamos tenido alguna cobertura de prensa. Los compradores necesitan ver el interés de los medios en una marca, ya que los consumidores comprarán las prendas de aquellos diseñadores sobre los que han leído, de los que visten a los famosos, o a los que hay que prestar atención. Ser un desconocido está bien de un modo "cool", pero el hecho de estar fuera del radar no atraerá las ventas, así que la siguiente herramienta en la que debes invertir es la prensa.

Trabajar con una oficina de prensa es una buena manera de que tus muestras se muestren en revistas y se conviertan en protagonistas. A menudo, por un pequeño anticipo, una oficina de prensa puede aceptar el desafío de una marca nueva si ven potencial. Mi primera oficina de prensa cobraba tan solo 300 libras al mes por marca nueva, y esto fue suficiente para meternos en Vogue, Elle, Marie Claire y muchas otras publicaciones. Tú, como diseñador, eres tu mejor embajador, así que que no dudes en ponerte tú mismo en contacto con los editores.

Invierte en una oficina de prensa y en un catálogo de estilos decente

Las herramientas de prensa en las que debes invertir son una buena sesión de fotos para el lookbook, de forma que así tengas imágenes de la temporada. Esta es tu oportunidad de transmitir tu historia a través de imágenes, y será una buena forma de que editores y compradores entiendan la colección. Tener un buen fotógrafo y estilista es importante. Añadirán profundidad a tu colección y la presentarán de una manera fresca. Hay un montón de editores del mundo de la moda que también trabajan como estilistas, y a menudo por algo más de dinero y ropa gratis le darán un toque de estilo a tu lookbook. No contrates a la amiga de tu hermana simplemente porque le gusta la moda. Necesitas gente que sepa comunicar tu visión, porque no querrás volver a realizar la sesión de fotos si no estás conforme con las imágenes.

Invertir en instantáneas de productos es otra buena herramienta para la prensa. Estos serán útiles para las publicaciones que no tengan tiempo o presupuesto para tomar fotos de muestras, y todo lo que necesitan es una imagen plana de un elemento que destaque.

Mantén tu casa en orden

Por último, una vez que hayas terminado tu primera temporada, observarás la enorme cantidad de papeleo y trabajos administrativos que has acumulado en seis meses. Invertir en un software de producción es una herramienta clave para desarrollar tus colecciones con el tiempo. Estos programas se encargan por supuesto de las temporadas, tamaños, telas y colores, y te ayudarán a organizar tu producción, muestrario y ventas. Por una pequeña inversión, esto te ahorrará tiempo, dinero y minimizará los errores. Mantendrá toda la información en un único lugar en vez de tenerla en múltiples hojas de cálculo. Confirmaciones de pedidos, entregas, facturas comerciales, hojas de línea y una base de datos de clientes y proveedores a la que se puede acceder rápidamente. Estos software se pueden encontrar por tan solo 100 libras al mes, así que adquiere el que sea mejor para ti.

A continuación: Cómo hacer crecer tu negocio