Cómo iniciar tu propia marca de moda - Parte II

La primera regla de la moda comercial es entender que el proceso de diseño no es más que una fracción a la hora de dirigir un negocio de éxito. Si sólo cuentas con una mente creativa, te ayudará tener un socio comercial que pueda complementar tus habilidades y trabajar a tu lado para ayudar a lanzar la marca. Tener una idea sólida de negocio te sitúa un paso por delante de los muchos diseñadores que pueden tener talento para diseñar ropa pero que carecen de visión para transformar sus ideas en un negocio. Este no es un sector en el que puedas hacerlo todo tú solo, por lo que rodearte de la gente adecuada es la clave.

Tal vez la primera pregunta que debas hacerte es si estás preparado para dirigir un negocio. ¿Estás listo para dedicar todas tus horas, fines de semana, tiempo libre y vacaciones para conseguir sacar adelante tu empresa? ¿Has pensado en trabajar antes para una casa de moda y conseguir experiencia práctica en todas las facetas de la industria?

Dirigir una empresa de moda tiene muy poco de glamuroso

Si bien hay mucho glamour en el mundo de la moda, este escasea a la hora de dirigir una empresa. La industria es feroz, con colecciones que duran apenas seis meses antes de quedar obsoletas, por lo que contar con ciertos conocimientos sobre cómo planificar tus calendarios comerciales y creativos será vital para alcanzar el éxito.

Si dispones de un mentor o de un socio de negocios, lo primero que te aconsejarán será que empieces con un plan de negocios. Describir cómo ves la evolución de tu empresa durante un período de tres años es una buena manera para comenzar. Podrás actualizar tu plan y utilizarlo como referencia para comprobar si se están logrando los objetivos que has establecido para cada temporada o si es necesario realizar ajustes. Cuando se trata de buscar el apoyo del sector, como financiación o patrocinio, es casi seguro que te pedirán que presentes tu plan de negocios, así que es mejor tener uno desde el principio.

Los puntos clave que incluir en el plan son: cuál es tu mercado objetivo, a qué grupo de edad de consumidores irá dirigido, a qué tiendas tienes pensado vender, identificar a la competencia, y de qué forma destacará tu marca por encima del resto. Si éste es tu primer plan de negocios, puedes encontrar plantillas en Internet, o, alternativamente, las Cámaras de Comercio locales, o tu universidad deben poder proporcionarte una.

Desde el momento en que inicies tu colección querrás establecerte como empresa. Puedes empezar convirtiéndote en empresario individual, que es lo que se conoce como autónomo. Se trata de una persona que realiza una actividad profesional por su cuenta, con o sin empleados. Deberás establecer una base de cotización –un sueldo teórico- que será el precio con el que la Seguridad Social calculará cuánto tendrás que pagar al mes de cuota y tu futura pensión de jubilación. Para realizar estos trámites tienes que dirigirte a la Tesorería General de la Seguridad Social.

La base de cotización mínima en 2015 es de 884,43 euros mensuales y la máxima de 3.606 euros al mes. En función de ello, la cuota mensual dependerá de qué prestación futura quieras tener. Si tu base de cotización es la mínima, tu cuota mensual será de 264 euros, y si eliges la máxima, la cuota será de 1075 euros. Además los autónomos deben pagar impuestos a través del IRPF y el IVA.

Si en lugar de ser autónomo decides formar una sociedad, entre otras cosas será necesario acudir al notario para realizar una escritura pública, obtener el número de identificación fiscal en la Agencia Tributaria y realizar la inscripción en registros especiales.

Elabora un presupuesto realista de lo que necesitas para comenzar tu marca

El próximo paso es fijar un presupuesto. ¿Cuánto capital inicial necesitas para comenzar tu negocio? Podrás conseguir favores de amigos, trabajar desde casa de tus padres en lugar de alquilar un estudio caro, pero hay algunos gastos que no podrás evitar. En primer lugar debes asignar un presupuesto para que elaboren tu colección y hacer cálculos de los costes para telas, accesorios de costura, artículos de mercería y elaboración de muestras. Necesitas cubrir los costes operativos, que deberían incluir a un contable que te lleve las cuentas, personal, alquileres, suministros, viajes y todo lo que necesites para hacer tu trabajo día a día. En tercer lugar deberás asignar dinero a las ventas, ya sea una exposición, una feria comercial o un vendedor. Tendrás que mostrar tu colección en varias ciudades clave del mundo de la moda, como Milán, Nueva York y París, y todo esto va a requerir algún tipo de inversión por muy astuto que seas con las finanzas.

Hay muchos recursos disponibles para la creación de empresas

Si te acabas de graduar y buscas lanzar una colección de prêt-à-porter, Londres es una ciudad fantástica para encontrar apoyos. Existen un montón de proyectos tanto para moda masculina como femenina que buscan hallar y cultivar nuevos talentos. El BFC es una referencia útil para buscar oportunidades de patrocinio, pero puedes dar un paso más e intentar conseguir que te asignen un mentor que pueda guiarte personalmente. Tristemente, Londres no es la ciudad de la moda que más apoyo ofrece a las marcas que no desfilan en pasarela y puede que tengas que trabajar muy duro para llamar la atención del BFC.

La perseverancia, por lo tanto, es la clave del éxito en el mundo de la moda. Muchas marcas que a día de hoy son muy conocidas han pasado por su correspondiente dosis de intentos y turbulencias, algunas de ellas haciendo frente incluso a múltiples quiebras. No te des por vencido, Roma no se construyó en un día, así que no esperes que tu marca se convierta en imprescindible a nivel mundial después del primer año.

A continuación: Parte III - cómo mantenerse a la cabeza del sector

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO