Cómo iniciar tu propia marca de moda - Parte I

Cuando se trata de crear tu propia marca de moda se puede encontrar muchísima información y consejos en línea. Una simple búsqueda en Google revelará los pasos necesarios para lanzar tu propia marca, y una de guía de cuatro pasos en Wikihow incluso te ilustrará el proceso.

Pero ojalá fuera tan fácil. Ni las guías de mercado, tutoriales en línea, cursos universitarios ni todo el dinero del mundo pueden garantizar el éxito en la industria de la moda. Una buena idea para una marca que pueda diferenciarse en un mercado saturado es una tarea complicada, ya que se trata de encontrar un equilibrio entre el comercio y la creatividad, pero sobre todo en este último aspecto.

Contar con una firme identidad y conocer bien al cliente es vital en las primeras etapas de la creación. Pregúntate: "¿cuál es la ventaja diferencial de mi marca?" y, ¿qué me gustaría lograr? ¿Dónde se sitúa la marca en relación a otras marcas de las tiendas?

Un concepto sólido es la clave para obtener el éxito

La idea de mi marca vino mientras estaba de vacaciones en una playa de México, y la imagen estaba muy clara: crear un fondo de armario con moda urbana de lujo para el día a día. Tener un concepto sólido que pueda reflejarse en el producto, traducirse mediante estrategias de marketing y venderse a los compradores es una fórmula ganadora, pero que muchas empresas luchan por lograr.

Si desglosamos algunas de las actuales marcas independientes de éxito, como Acne, Marcelo Burlon's County of Milan o James Perse, podemos deducir que el hecho de contar con un producto orientado al mercado es esencial para que los consumidores puedan entender la marca. En Acne todo giraba en torno a los tejanos cuando comenzaron, y los 10 primeros pares que produjeron los regalaron a amigos y personas influyentes. Marcelo Burlon es conocido por su ilustrativa moda urbana y ahora cuenta con toda una tribu de seguidores. James Perse ofrece camisetas inspiradas en el mundo del surf con colores neutros que son un modelo de éxito mundial. Lo que estas marcas tienen en común es un producto fácilmente reconocible que comenzó a partir de una fórmula sencilla con unos cuantos estilos clave y una ventaja diferencial. Contar con una de las principales categorías de productos hace que esto sea más fácil para ti, el creador; para que los compradores entiendan la marca y así poder venderla en tus tiendas; para que los medios de comunicación hablen sobre ti; y, por último, para que el cliente la acepte.

Cómo iniciar tu propia marca de moda - Parte I

La gente necesita una razón para comprar tu ropa

En la era digital, la identidad de marca es casi tan importante como el producto en sí. Los consumidores tienen demasiadas opciones —la industria de ropa urbana está saturada con marcas de moda—, y la gente necesita una razón para comprar tu ropa, aunque este motivo se base en lo que ven en los medios de comunicación, en aquello con lo que se identifican los famosos, en lo que llevan sus compañeros de trabajo, o en lo que pueden permitirse. Gracias al poder de las redes sociales, cuentas con todas las oportunidades de hacer llegar tu mensaje, pero el mensaje debe ser potente, debe resonar y lograr impactar y, lo más importante de todo, debe ser claro.

Unos recursos finitos facilitarían mucho el lanzamiento de la marca, pero para la mayoría esta es una opción poco realista. Lo que es realista es contar con fondos para las primeras cuatro temporadas, o dos años, en que no percibirás un sueldo, y cada céntimo ganado se reinvertirá en la empresa. Según crezca la marca, también lo harán tus gastos, y además de los gastos iniciales, necesitarás financiar el muestreo y la producción.

Según crezca la marca, también lo harán tus gastos

El de la moda es un sector volátil. Una de las razones por las que muchas marcas fracasan en los primeros tres años es el hecho de que intervienen muchos aspectos, y muy rápidamente llegarás a entender que es imposible hacerlo todo tú solo. Muchos acaban quedándose sin recursos o teniendo dificultadas para hacer frente al exigente calendario de la moda. Aparte de tener creatividad y visión comercial, deberás contar con proveedores de tela, fábricas, costureras, patronistas, empresas de transporte, proveedores de accesorios de costura y todo esto solamente para que se realicen las primeras muestras.

Con tanto a tener en cuenta, un millón de cosas pueden salir mal, y siempre lo hacen. Un ejemplo: en mi segunda temporada de ropa masculina, mi fábrica utilizó un tipo de hilo equivocado en mi colección de muestras (hilo de poliéster en lugar de hilo de algodón). El hilo de poliéster no se tiñe, ¿pero a quién se le iba a ocurrir comprobarlo? Cuando la tintorería nos devolvió las muestras dos días antes de la Semana de la Moda de Londres, en todas las prendas de color los hilos eran blancos ya que no habían podido teñirse. No hace falta decir que las prendas tenían un aspecto terrible. Con la Semana de la Moda de Londres a solo unos días no tienes otra salida que la de mostrar tu colección tal como está.

Como diseñador, uno depende constantemente de otros para que le ayuden a que sus colecciones salgan adelante. Si tienes en cuenta los muchísimos aspectos complicados y puedes anticipar las cosas que pueden salir mal, tendrás mucho ganado. Lo que se debe hacer desde el primer día es establecer relaciones clave con tus proveedores y fábricas, ya que esto será esencial para tu éxito inicial.

A continuación: Parte II - Cómo establecer su negocio

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO