Caramelo está inmerso en un plan de reestructuración que pasa por aportar una mayor frescura a sus productos. La compañía textil procedente de La Coruña quiere competir en un contexto global y por eso su nuevo consejero delegado, Jacobo García Anduiza ha intentado crear un plan de expansión y de reestructuración que pueda llevar a la firma a conseguir sus objetivos. Este plan quiere conseguir una inmersión en el panorama global de la moda, pero sin perder su identidad, "Sobre todo me gustaría que la firma mantuviera su marcado carácter gallego", ha declarado García Anduiza.

Esta modernización pasa por una reorganización operativa. La compañía ya produce parte de sus prendas en China, Bangladesh, Turquía, Marruecos y en Europa del Este. García Anduiza comentaba: "El proceso de confeccionar fuera se inició hace dos colecciones, pero es algo que hay que hacer con mucho cuidado por la calidad que exigen nuestras prendas». Por otra parte, el patronaje y el diseño en sus tres marcas (Caramelo, CRMJ y Antonio Pernas) se realizan en su fábrica nacional para poder apostar por la calidad.

Caramelo lanzará entre dos y cuatro colecciones por temporada en las líneas de mujer. Esta firma gallega es hoy una de las principales firmas españolas de moda, con más de treinta años de experiencia en el mercado. Sobre una superficie productiva de 30.000 metros cuadrados y una facturación en torno a los 71 millones de euros, da empleo directo a 744 personas.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO