El buque insignia de la industria textil británica cierra las puertas de su fábrica de producción en Gales. La directiva de la compañía ha decidido trasladar su producción a España, Polonia, Portugal y China para reducir costes. "No entendemos porque lo han hecho -decía una trabajadora-. Si hubieran querido, podían haberla mantenido abierta. La empresa marcha bien porque nosotros hemos hecho bien nuestro trabajo. No había necesidad de cerrar la fábrica", dijo una de las 300 trabajadoras que ahora ha quedado sin empleo.

Sin embargo, las cifras que manejan los contables de la empresa demuestran que la histórica factoría de Treorchy no era rentable, o al menos no lo suficiente para competir en el mercado actual. En los últimos meses al cierre de la planta, desde varias personalidades del jet set inglés hasta el propio príncipe Carlos de Inglaterra se había movilizado para intentar salvarla.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO