Ritmo frenético y tres días para recorrer los cien mil metros brutos de una de las ferias de moda que más dinero mueve. Durante los días que ha durado la feria, hoteles, taxis y restaurantes de la ciudad han colgado el cartel de completo. Este evento es mucho más que una feria de moda. El año que viene más y mejor, gracias a la ampliación de la feria hasta el Palau Nacional (unos 60 mil metros brutos más). Los números hablan por sí mismos; unas cien mil visitas, y más de mil expositores.

La feria esta dividida en cinco zonas, cuatro para la exposición de marcas y una para el ocio. La novedad de este año ha sido Studio V un espacio donde jóvenes diseñadores y nuevos talentos han mostrado sus propuestas. Esta sección se ha ampliado hasta conseguir 40 colecciones internacionales. También ha habido un calendario de fiestas oficiales por toda la ciudad cada una de las noches. Los más de mil expositores presentes han pagado bastante para estar en el Bread & Butter, entre 300-500 euros por metro cuadrado (a parte del coste de montar el stand). Aún así les merece la pena. Esta es una feria de contactos, donde las marcas buscan negocio y estar presente es cada vez más importante.

El Bread & Butter se caracteriza por organizar muchos eventos, que complementan las visitas de los stands. En la parte de desfiles destaca, como en cada edición, las largas colas que se ha generado para el desfile de G-Star Raw. Este año tampoco defraudó con una lograda puesta en escena. La marca italiana de Denim, Freesoul ha creado un concepto diferente para mostrar su colección. Bajo el título "On the surface of things" muestra un show con bailarines como protagonistas. Wrangler por su parte creó un 'monumento" basado en la creatividad. Este convoy de camiones estuvo cada día lleno en el Luna Park. Una de las colaboraciones más anunciadas ha sido con una escuela de moda y los 38 alumnos de la escuela de moda Felicidad Ducce presentaron su "Graduation Tour" en presencia del Alcalde de Barcelona y el mismo Kart Heinz Müller.

Los alumnos de esta escuela quisieron estar presentes también en el apartado de arte y montar la exposición "Dust". Localizada en el "Superior Area" esta impresionante exposición destaca por su elaborada puesta en escena. Por otro lado, la exhibición de Swarovski en su "White Cube" fue una de las más visitadas. La marca quiso mezclar los conceptos de arte y moda en su colección "Crystallized".

Tras el cierre de la feria, el saldo es muy positivo entre los exhibidores que ven en el Bread & Butter un excepcional escaparate del que surgen oportunidades de negocio y la posibilidad expansión a través de nuevos puntos de venta. El mayor beneficio es el de los contactos con los compradores especialmente los que provienen del exterior. "Esta es una feria de contactos. Se vende poco, pero no es la idea, lo que interesa especialmente es la gente de afuera que se interesa por la marca", comentó la diseñadora catalana Txell Mirás.

"Ha sido una muy buena feria, en la que hemos concretado muchos nuevos contactos", dijeron por su parte portavoces de la firma Armand Bassi, que destacaron principalmente la posibilidad de conocer nuevos interesados provenientes de países como Italia, Gran Bretaña y Alemania.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO