El Bread & Butter ha abierto sus puertas con fuerza presentando desde su primera jornada las tendencias más urbanas, más streetwear y más novedosas. La feria asombra a las visitantes por su tamaño y por la variedad de sus secciones. La sección denim es quizás la más visitada por curiosos y prensa. De ella destacan los inmensos stands que las firmas han decorado utilizando nuevas tecnologías y derrochando creatividad. Pepe Jeans London, Replay, Levi's, Mustang, Freesoul, Desigual, Guess o Chevignon por ejemplo son algunas de las marcas que están presentes en el salón. G-Star presentó, en su primer día, su salto al mundo del calzado en una espectacular pasarela donde los modelos corrían por una cinta. Nadie quedó decepcionado con el despliegue y con esta nueva andadura de la firma. Fornarina es la otra firma que ofrece desfiles dentro de la feria y hay muchos pases cada jornada.

Otro de los eventos que ocupó el día fue la inauguración de la exposición de los cinco años del Bread & Butter, que hizo una retrospectiva desde sus comienzos en Colonia hasta lo que es hoy en día. El alcalde be Barcelona Jordi Hereu también quiso visitar las instalaciones de esta impresionante feria, paseándose por los stands de los diseñadores nacionales.

En el apartado de ropa deportiva y urbana destacan, Wesc, Obey, Nike, Royal Elastics, Converse, Freshjive, K-Swiss, Eastpack, New Balance, Onitsuka Tiger o Puma. Este despliegue de firmas se encuentra en otra de las secciones de la feria. La parte de moda más fashion la conforman, entre muchas, las marcas Adelheid, Lazy Oaf, Irregular Choice, Tankus, Triton, Pepa Karnero y Fiorucci.

En el llamado superior area, reservada para firmas con más renombre, y en un lugar reservado para los más fashion victims, se encuentran Adriano Goldschmied, Atelier la Durance, Blu Byblos, Drykorn, DKYN Pure, K Karl Lagerfeld y marcas de ropa de mujer como Cosabella, Marisa Rey y Katty Xiomara.

Con más de 45.000 visitantes procedentes de 95 países, el certamen es único en el segmento de moda urbana alternativa. La feria cerró sus puertas a las siete y media de la tarde y los visitantes, cansados, pero con ganas de más volverán a hacer las inmensas colas en su segundo día para poder empaparse de lo más novedoso en el mundo de la moda.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO