• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Adidas defiende sus rayas: demanda a Thom Browne por vulneración de imagen de marca

Adidas defiende sus rayas: demanda a Thom Browne por vulneración de imagen de marca

Por Jaime Martinez

5 jul. 2021

Moda

Photo Credits: Thom Browne.

Madrid – La firma alemana especializada en la comercialización de prendas y artículos deportivos Adidas, interponía durante la pasada semana ante el Tribunal Federal del distrito de Nueva York una demanda contra la firma de moda neoyorquina Thom Browne por vulneración de imagen de marca, después de considerar que la casa de modas estadounidense imita de manera consciente sobre sus prendas uno de los elementos más distintivos de la firma: las tres rayas que, destacan desde Adidas, han venido utilizando como parte propia de sus diseños en distintas combinaciones y patrones de manera indiscriminada desde 1950.

Según esgrimen en su interpelación ante el Tribunal Federal de Nueva York desde la multinacional de la moda deportiva, Thom Browne, que sobre sus modelos aplica como detalles diseños en formas de patrones que van desde las dos a las cuatro rayas, no hace sino que “imitar la marca de las tres rayas de Adidas de una manera que probablemente cause confusión en el consumidor y engañe al público en relación al origen, el respaldo, la asociación o la afiliación” entre ambas marcas comerciales.

Photo Credits: Thom Browne.
Photo Credits: Thom Browne.

Solicitud para la incautación y la destrucción de todas las prendas de Thom Browne que infrinjan el derecho de marca de Adidas

Sobre esta serie de interpretaciones, desde Adidas mantienen que las actuaciones llevadas a cabo por parte de la firma estadounidense sobre los distintos diseños de sus líneas de ropa deportiva y de moda casual, entre los que se incluyen toda clase de pantalones deportivos y de sudaderas decoradas con distintos patrones de rayas horizontales y/o verticales, infringen sus derechos como marca registrada en virtud de lo establecido por la Ley Lanham de 1946, la ley federal encargada de velar por la protección de las marcas comerciales, así como por lo contemplado por diferentes normativas legales vinculadas al estado de Nueva York. Para lo que sostienen, como punto fuerte de la demanda, el que Adidas cuenta con un largo historial de modelos en los que ha hecho uso de las tres rayas como iconografía distintiva de sus diseños desde el año 1950 en relación con artículos de calzado, y una década más tarde sobre prendas y diseños de ropa. Tres rayas que de igual modo evolucionaron sumando un mayor número de franjas y motivos ya a partir de 1994, en lo que situarían como el precedente a las variaciones, más allá del número tres, de las que hacen gala los diseños de Thom Browne.

Como acción con la que resolver el conflicto, la multinacional alemana solicita al Tribunal que impida que la firma neoyorquina venda ropa con referencias a sus rayas, y que ordene a la empresa que haga “entrega para su incautación y destrucción” de toda la ropa y el calzado con cuyos diseños desde Adidas están en desacuerdo.

Photo Credits: Thom Browne.

Thom Browne se defiende: “nos dieron su consentimiento hace más de una década”

Fundada en Nueva York por el el diseñador norteamericano Thom Browne en torno al año 2001, desde entonces, y gracias al éxito de las creaciones del creativo, colaborador habitual de firmas de moda como Brooks Brother o Moncler, la firma de moda neoyorquina ha venido logrando hacerse un hueco, cada vez mayor, dentro del sector de la moda-lujo. Tanto, como para conseguir despertar el interés del Grupo italiano Ermenegildo Zegna, que, en una búsqueda por redefinir sus audiencias, se decidía a adquirir el 85 por ciento de la marca durante el pasado año de 2018. Operación a pesar de la cual ambas compañías se han mantenido como empresas plenamente separadas, en el caso de Browne bajo la dirección del mismo equipo directivo que había venido impulsando su crecimiento, con Thom Browne liderando el área creativa, y Rodrigo Bazan en el cargo de director ejecutivo de la firma.

Bazan, que aterrizaba en la firma neoyorquina en mayo de 2016 procedente de Alexander Wang y gracias a cuya dirección la casa de modas ha logrado disparar su facturación hasta los 200 millones de dólares, era precisamente el encargado de dar una respuesta a la demanda interpuesta por Adidas. Multinacional junto a la que, destaca, habrían estado manteniendo encuentros desde hace más de una década con el fin de evitar una situación como la que se presenta.

Photo Credits: Thom Browne.
Photo Credits: Thom Browne.

“Estamos convencidos de que tenemos razón y confiamos en el buen resultado del caso, puesto que hemos actuado de manera honorable durante todo este tiempo”, apuntaba Bazan en unas declaraciones al medio estadounidense Wwd. Exposición de la que se valía el director ejecutivo de Thom Browne para señalar que “lo que es importante es entender que Adidas le dio su consentimiento a Thom Browne hace más de 10 años, y de hecho fue la que le sugirió a Thom que añadiera una raya adicional, para llegar a las cuatro, en las mangas o en los pantalones”, algo que sería “Ok para Adidas”. “Desde ese momento, hace más de una década, Adidas nunca le dio una palabra más a Thom Browne”.

Durante todo este tiempo, “es más que razonable pensar que Adidas, habiendo expresado una primera preocupación por esas tres rayas que planteaba Thom Browne, se haya encargado de seguir de cerca todo lo que Thom ha venido haciendo desde entonces”, puesto que “Adidas, como todas las buenas marcas, monitorea el mercado”. Pero no obstante no ha sido “hasta ahora, con Thom finalmente logrando un cierto éxito real”, no hay que olvidar que, entre otras, logró vestir a Michele Obama durante la ceremonia de la segunda investidura del expresidente estadounidense Barack Obama, cuando “Adidas se ha decidido a mostrar un comportamiento completamente diferente”.

Photo Credits: Thom Browne.
Photo Credits: Thom Browne.

“No podemos adivinar por qué Adidas está actuando de esto modo en este momento”, añade Bazan, en lo que desde la compañía europea justificarían en el acercamiento de la estadounidense hacia un mayor desarrollo de sus líneas deportivas y casual, mediante colecciones como esa cápsula solidaria que lanzaban el pasado mes de octubre de 2020 junto al F.C. Barcelona, en un momento en el que además es más tendencia que nunca la estética athleisure. De cualquier modo, y a la espera de presentar sus propias alegaciones ante el Tribunal, Bazan subraya que “ha habido continuas discusiones para intentar resolver la cuestión de manera amistosa, pero Adidas, sin previo aviso, se retiró de las negociaciones y presentó esta demanda”.

“En perspectiva, nos parece que Adidas está intentando actuar a modo de Goliat contra nosotros, tratando de presentar un caso que, en nuestra opinión, tiene poco fundamento”, puesto que las dos firmas son “marcadamente diferentes” debido, entre otras cuestiones, al posicionamiento de sus productos. “Han dado su consentimiento durante 12 años y ahora intentan cambiar de opinión”, y “el tribunal no lo permitirá” y “los consumidores tampoco”, apostilla Bazan, para quien la demanda no es más que “un intento de violentar la ley” a su favor por parte de Adidas.