Xavier de Balaguer: "Nunca se puede caminar solo"

Es en medio de la crisis que se atrevió a montar su negocio. Armado de valor -y seguramente de un sexto sentido- Xavier de Balaguer no dudo un instante en remover el sector gracias a su entendimiento de las necesidades no cubiertas de muchas empresas. El emprendedor, que fundó Concept Agency, una agencia especializada en relaciones institucionales, hace cinco años, explica a FashionUnited dónde ha llegado y qué corriente está cogiendo el amplio ámbito de la comunicación de moda.

Cuéntenos acerca de su aventura. ¿Cómo se le ocurrió montar su agencia?

En 2011, después de haber gestionado el proyecto moda del ayuntamiento de BCN-ganamos un concurso público- hemos pensado crear algo que hacía falta en el mercado. No es que inventemos nada porque todo está inventado pero para nosotros lo importante era no ser una agencia de comunicación más…básicamente porque agencias de comunicación, ya había, y nosotros no teníamos las capacidades de competir con ellas. Entonces creíamos que para que nuestro proyecto tuviera futuro, teníamos que ofrecer algo distinto. Lo primero era crear una agencia de relaciones institucionales. Vimos que era importante posicionar proyectos y empresas frente a las instituciones públicas y privadas. En el proyecto al Ayuntamiento, vimos que mucha gente acudía a él cuando tenía un problema y la administración local acababa solucionando con mayor o menos tensión el problema, cuando se podía solucionar evidentemente! Pero si antes la administración hubiera sabido un poco más de la historia de la gente o de la empresa, sus ámbitos y planes, seguramente esta situación de tensión no se hubiera producido. Es importante que la institución le conozca.

Xavier de Balaguer: "Nunca se puede caminar solo"

¿En qué consiste su trabajo?

Cuando nosotros tenemos un cliente en Concept Agency, lo primero que hacemos es crear un proceso de inmersión de este cliente. Lo estudiamos y vemos todo el relato institucional que puede tener, incluso puede ser mayor de lo que él creía. Una vez hemos estudiado nuestro cliente y hemos visto su red institucional, constituimos su dosier institucional. Las instituciones tienen un lenguaje propio tanto semántico como a nivel de sinergias o de objetivos, es decir sin despistarte del objetivo principal, a veces este objetivo puede restablecer vínculos con las instituciones.

¿Cómo ayudáis las marcas a posicionarse en el mercado?

Hacemos una agenda institucional si un cliente quiere verse con un Concejal, un Alcalde, etc y preparamos un calendario institucional que sirve para posicionar la marca. Por ejemplo las ciudades tienen un calendario de eventos: en Barcelona con la pasarela 080 o la Bridal Week… En el mundo de la moda también podemos relacionar otros eventos como el Salón Naútico o las Terrazas de Hoteles porque pueden ayudar a posicionar una marca de moda o tendencia. Diseñamos acciones muy variadas y también trabajamos la responsabilidad social de las empresas.

Cuáles son los elementos sociales a tener en cuenta en una empresa?

Hoy en día, en cualquier empresa, desde el cumplimiento de una legislación -si hablamos de una empresa textil- trabajamos la trazabilidad del producto viendo donde ese producto se produce. Comprobamos los certificados de ética, si las normativas laborales internacionales se respetan, vemos la integración de personas discapacitadas o como llevan la contratación de igualdad entre hombre y mujer o también el tema de formación interna porque al fin y al cabo todo eso da fortaleza a las empresas y ayuda a posicionar su marca. Y en consecuencia ayuda aumentar su facturación. A veces descubrimos marcas consolidadas que no cumplen con la legislación de integración de gente disminuida o descubrimos que su tejido se produce con unas bacterias contaminantes o que allá donde se producen hay explotación laboral… intentamos que las empresas trabajen con productos de España, como la piel de Ubrique por ejemplo, buscamos mejores localizaciones.

¿Algunos casos en concreto?

Con nuestro cliente Grátacos, desarrollamos muchas acciones y una línea a seguir. Con los diseñadores buscamos patrocinios para sus eventos o escuelas donde dar formaciones. Con Rosa Clará hemos empezado a hacer una responsabilidad social de empresa con “Roquetes Fashion Week” para empoderar a la mujer –mujeres que por circunstancias económicas han perdido su trabajo y se han encontrado desanimadas tienen un taller de costuras donde pueden ir a trabajar sintiéndose útiles y empoderarse de nuevo. Estas mujeres son en su mayoría magrebís, marroquís y de otras nacionalidades y hay una relación intercultural interesante y enriquecedora entre ellas.

Con esa visión ética que tiene, ¿cómo considera el sector de la moda?

Para nosotros la moda es una herramienta para crear espacios geográficos y monográficos. Creo que la moda es un sector económico muy revolucionario e innovador en el sentido de que no sigue los parámetros de conducta de otros sectores económicos. La moda es una empresa para ganar dinero pero pensamos que existen muchas maneras de ganar dinero. Y ganar dinero, aunque tenga una connotación egoísta, ha de conllevar un compromiso de desarrollo, de formación. Para nosotros la economía no es una ciencia exacta, es una ciencia social. Lo que más me gusta hacer es una empresa, con valores y ganancias y no sólo un negocio.

Xavier de Balaguer: "Nunca se puede caminar solo"

¿Una empresa joven cabe en el portafolio de Concept Agency?

Si, cabe todo el mundo, desde la gran empresa hasta la gente joven que necesita esa ayuda para desarrollarse. Entre nuestros clientes contamos actualmente con marcas de referencia como Grátacos, Rosa Clará, pero también Juvé y Camps, Edgar Carrascal y colaboramos puntalmente con Marina Rinaldi, Hugo Boss a nivel de eventos, Brain & Beast, Bauhaus y Mazda. Empezamos como agencia de moda, de social media y comunicación. Nos gusta amplificar el universo de las marcas: que un diseñador de moda empiece a dibujar una línea de ropa de casa como colección puntual y que eso le ayude también a facturar. Trabajamos toda esa creatividad.

Háblenos del factor moda en la sociedad y en el mundo empresarial. ¿Qué ofrece la moda que otro sector no puede dar?

La moda tiene un valor añadido: todo lo que toca lo posiciona en prestigio. Eso sirve para que otros sectores económicos utilicen la moda. Trabajamos con ese componente sociológico y antropológico de la moda que se empezó a estudiar en la Sorbona de París y más tarde en otras universidades. Cuando una marca quiere rejuvenecer su público tiene dos medios: la música y la moda, dos sectores muy vinculados. Es interesante coger un producto y trabajarlo en lenguaje moda por ejemplo con Juvé y Camps en la 080 Barcelona Fashion.

Todos los países BRIC (Brasil, Rusia, India, China), todas las economías emergentes -para prestigiar su economía- organizan eventos de moda. Brasil tiene dos pasarelas, Méjico tiene tres, Rusia tiene una pasarela de moda muy mediatizada y China tiene las ferias más importantes del lujo. Ahora tenemos como cliente a Glamour Hunter (Rusia) que ha puesto su sede social en Marbella. Estamos preparando su plan de marketing y puede ser un primer paso para conseguir más marcas rusas en un futuro.

¿Qué consejo daría a las empresas de moda para mantenerse en el mercado?

Diría que las instituciones forman parte de nuestro día a día y que es necesario relacionarse porque prestigia y genera fortaleza. Los caminos nunca son uno y nunca se puede caminar solo.

¿Es Barcelona una ciudad de moda?

En 1920, Barcelona y París eran las capitales de la moda y por diferentes circunstancias de la vida, Francia adelantó a España. Ahora somos un referente en cadenas de distribución en el mundo. Barcelona en si es una marca importante de estilo de vida, de diseño más que de moda. Aquí tenemos una ventaja porque es una fuente de inspiración y una ventaja de competitividad con Paris que está muy enfocada a la moda al cien por cien, a la alta costura. Su posición geográfica hace de ella una capital del diseño y de las tendencias del sur de Europa y es un puente en el Mediterráneo. Barcelona tiene muchos estilos. Es urbana, tiene talentos emergentes, tiene lujo y muchos talleres que hacen piezas exclusivas. Barcelona también es sinónima de moda deportiva, de skaters y surfers.

Fotos: cortesía Concept Agency, varios eventos

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO