• Inicio
  • Noticias
  • Gente
  • Prada ficha a Raf Simons como codirector creativo

Prada ficha a Raf Simons como codirector creativo

Por Jaime Martinez

24 feb. 2020

Gente

Madrid – Prada da la sorpresa. Justo después de presentar su última colección de mujer para la temporada Otoño/Invierno 2020/2021 durante la Semana de la Moda de Milán, la firma italiana ha sorprendido a propios y extraños anunciando el nombramiento de Raf Simons como codirector creativo de la marca. Puesto que pasará a ocupar a partir del próximo 2 de abril de 2020.

Un nombramiento y un cargo sin precedentes en la historia de la casa italiana, con el que Simons pasará a trabajar en colaboración junto a Miuccia Prada. Con quien compartirá mismas responsabilidades a la hora de la toma de decisiones sobre las colecciones de la firma. Siendo la primera que realizarán de manera conjunta la relativa a la línea de mujer para la temporada Primavera/Verano de 2021. Colección que Prada presentará en Milán el próximo mes de septiembre de 2020.

Una asociación en igualdad de condiciones

“Ha sido una decisión mutua”, indican desde la propia firma milanesa a través de un comunicado. Un escrito en el que inciden en el carácter “total” de esta asociación, que abarcará “todas las facetas creativas de la marca Prada” y que nace del “profundo respeto reciproco” que se tienen ambos diseñadores. “Dos de los más importantes e influyentes” del panorama de la moda actual. “Conceptualmente también es un nuevo enfoque sobre la definición misma de lo que es una dirección creativa de una marca de moda”, añaden desde la firma. Señalando el doble perfil que mantiene la atrevida medida, suponiendo un “fuerte reto a la idea de la singularidad de la autoría creativa”, a la vez que un “refuerzo de la importancia del poder de la creatividad” en el agitado panorama cultural actual.

“A medida que los tiempos cambian, también debe hacerlo la creatividad”, subrayan. “La sinergia de esta asociación es de gran alcance, y surge como una reacción a la era en la que vivimos. Una época con nuevas posibilidades, que permite diferentes puntos de vista y distintas metodologías de trabajo”. “También puede verse como el primer paso hacia ámbitos de colaboración más amplios. Como el inicio de unos intercambios y unas interacciones más libres, y como una puesta en duda de los convencionalismos creativos”.

“La voluntad de superar los límites establecidos, experimentar, de tomar decisiones para seguir avanzando…” todas esas series de iniciativas englobadas en el campo de la innovación, son una “faceta inherente a la propia identidad de Prada”. Y si el objetivo es el de crear una “asociación para trabajar de manera conjunta”, hay que entender que su resultado “no solo se verá reflejado en un producto, sino también en la divulgación de una serie de ideas y apreciaciones culturales. Una visión pura de la creatividad, con el producto como vehículo de transmisión de toda esta serie de reflexiones”. Unas consideraciones que no modificarán los valores de marca de Prada, que “permanecerán sin cambios”. Entendiéndose la incorporación de Simons como un movimiento en “perfecta sintonía” con su filosofía, así como con la propia trayectoria de “reinvención, provocación y valiente exploración del poder de las ideas” de cada uno de los dos diseñadores. Campos en los que a partir de ahora se adentrarán de manera conjunta.

Su abrupta salida de Calvin Klein

Considerado uno de los creativos más talentosos del panorama de la moda actual, Raf Simons cuenta con una más que consolidada trayectoria profesional. El diseñador, de origen Belga, comenzó su carrera como diseñador de mobiliario, atreviéndose a lanzar su propia firma de moda masculina en el año 1995.

Influenciado por la creatividad de diseñadores como Helmut Lang o la de los austriacos Martin Margiela y Walter Van Beirendonck, para quien trabajó haciendo prácticas en su estudio, Simons empezaría a compaginar sus labores al frente de su marca homónima con la de las responsabilidades como director creativo de Jil Sander (2005-2012), Christian Dior (2012-2015) y Calvin Klein. Firma a la que entraba en 2016 y de la que terminaba saliendo —no muy bien parado— en 2018, después de cuatro temporadas y una “decepcionante” evolución de la compañía. Firma propiedad de la multinacional PVH Corp., que esperaba que Simons replicase en Calvin Klein el éxito que Alessandro Michele estaba, y está, logrando en Gucci, impulsando una transformación similar a la que Riccardo Tisci sí está sabiéndole imprimir a Burberry desde su llegada.

“Ambas partes han decidido de manera amistosa separarse después de que Calvin Klein haya decidido apostar por una nueva dirección para la marca, que difiere de la visión creativa de Simons”, explicaba la propia Calvin Klein a través de un comunicado el pasado diciembre de 2018. Un escrito que hacía público solamente unas semanas después de que Emanuel Chirico, director ejecutivo de PVH, ya dejase entrever la posible salida del creativo, alertando del perfil “demasiado elevado” que estaba adquiriendo la marca y de la necesidad de implementar nuevas medidas comerciales para corregir la situación. “Si es verdad que muchos productos han funcionado bien, estamos decepcionados por la falta de rendimiento de las inversiones tomadas en Calvin Klein 205W39NYC, y creemos que el precio de parte de los productos de Calvin Klein Jeans era demasiado elevado, lo que hizo que no se vendieron tan bien como habíamos deseado”, señalaba el directivo a finales de 2018.

Photo Credits: Cortesía de Prada.