Los Wertheimer : tres generaciones al mando de Chanel

“Chanel seguirá siendo privado e independiente", dijo Philippe Blondiaux, director financiero de la casa de lujo, al presentar los resultados de 2018 en junio pasado. Un anuncio que ha suavizado las especulaciones sobre un cambio de propiedad de la empresa, que se ha intensificado desde la reciente desaparición de su director creativo, Karl Lagerfeld.

En 2018, las ventas aumentaron un 10.5 por ciento hasta una cifra de 9.95 mil millones de euros, impulsadas por las ventas en la región de Asia Pacífico, que aumentaron un 19.9 por ciento, por delante de Europa, 7.8 por ciento y América, 7.4 por ciento.

De hecho, la muerte de Karl Lagerfeld en febrero pasado revivió la especulación de que los propietarios de Chanel -la familia Wertheimer- podrían vender la casa o solicitar una salida en Bolsa. Sin embargo, durante el día del inversor en París, LVMH dijo que Chanel tiene un valor más cercano a 100,000 millones de euros que los 50,000 estimados por algunos analistas.

Chanel, una de las casas de lujo francesas más prestigiosas del mundo, continúa generando misterio a su alrededor y eso es sin duda lo que la hace aún más atractiva ... Chanel se encuentra fuera de los dos grandes conglomerados de moda y alta gama a nivel mundial, LVMH y Kering, propietarias de las empresas líderes en este segmento. La compañía, fundada por Madame Coco Chanel en 1910, siempre ha estado protegida de estas luchas de poder, operando independientemente sin la necesidad de que el capital extranjero continúe dictando las tendencias mundiales. Y aunque hay dinero detrás de la firma, ha sido administrada por la familia Wertheimer durante tres generaciones.

Les Wertheimer, un clan de origen judío

En 1924, Coco Chanel se alió con Pierre Wertheimer, un hombre de negocios de una familia de comerciantes importantes para formar Chanel Perfumes con el fin de extender su fragancia Chanel N ° 5 a un público más amplio. Así, poco a poco, el grupo Chanel se constituyó en múltiples actividades que incluyeron en particular la relojería o lencería con las marcas Bell & Ross o Eres ...

Desde entonces, Chanel se transmitió de padres a hijos Wertheimer y ahora es administrado por Gérard y Alain, nietos de Pierre e hijos de Jacques, desde 1974. Y aparentemente, ellos fueron los que tomaron la mejor decisión hasta ahora, contratando al mejor diseñador de la época: el alemán Karl Lagerfeld. Mientras conservó el legado de Coco Chanel, introdujo su particular toque vanguardista, sabiendo cómo establecer nuevos estilos de moda hasta el fin de su vida. Otro punto estratégico para los Wertheimer: los comentarios de Karl a menudo provocaron controversia. Una forma de mantenerse en silencio y a la sombra de un personaje extremadamente mediático.

Discreción: la palabra maestra de los grandes

«Para vivir felices, hay que vivir escondidos », dice esta popular expresión... y la discreción es una de las máximas de los hermanos Wertheimer. Sabemos a medias que uno de los hermanos vive en Suiza y el otro reside en los Estados Unidos, pero su aparición en público siempre es extremadamente rara y muy lejos de ser el centro de atención. Una actitud que también se encuentra en las mayores fortunas de la moda: por ejemplo, Hermes o Inditex. Amancio Ortega, al frente del grupo Inditex, aparece muy raramente en público y no da entrevistas. El multimillonario, sin embargo, asistió a la boda de su hija Marta Ortega, con actitud relajada con la prensa. Del mismo modo de una discreción absoluta y en un segmento de lujo, Alain y Gérard Wertheimer han logrado posicionar a Chanel entre las mejores marcas del mundo.

Foto: Lajos-Eric Balogh / picture alliance / dpa Picture-Alliance

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO