• Inicio
  • Noticias
  • Gente
  • Los diseñadores italianos se alzan contra el rechazo a la ley de homotransfobia: “Vergogna!”

Los diseñadores italianos se alzan contra el rechazo a la ley de homotransfobia: “Vergogna!”

Por Jaime Martinez

2 nov 2021

Gente

Photo Credits: Unsplash.

Una nueva oleada de indignación recorre la escena de la moda internacional desde que a finales de la pasada semana el Senado de Italia bloquease la aprobación de la denominada ley Zan contra la homotransfobia. Un proyecto que ya había sido aprobado por la Cámara de Diputados italiana el pasado noviembre de 2020, y que el Senado terminaba tumbando, contra todos los pronósticos, tras una polémica votación secreta en la que las cuentas no salen, y cuyos números arrojan el que al menos unos 16 senadores del bloque de izquierdas, en apariencia pertenecientes el espectro político desde el que se defendía la medida, terminó votando en contra de la norma.

Eran muchos los italianos que se sintieron más que agraviados al ver que la norma, que perseguía ampliar los códigos recogidos en el Código Penal del país que castigan la discriminación y los actos de violencia por motivos raciales, cuestiones éticas y religiosas, también a las prácticas de discriminación por discapacidad y por cuestiones de sexo, género y orientación sexual, era rechazada. Una luz de esperanza a favor de la igualdad y la inclusión que se apagaba, en forma de un agravio que lejos de quedar ahí, era celebrado a voz en grito y con aplausos por los partidos contrarios a su aprobación. Unas acciones en suma que incendiaban a buena parte de una población que no dudaba en salir a protestar a las calles de las principales ciudades del país como Roma y Milán, en un gesto de desaprobación hacia la clase política del país, a la que no dudan en sumarse un buen número de diseñadores internacionales, destacándose de entre esos a los grandes creativos italianos que ocupan los mayores puestos de responsabilidad de firmas tan celebradas como el de la Burberry capitaneada por Riccardo Tisci, la Valentino de Pierpaolo Piccioli, la casa Gucci bajo la batuta de Alessandro Michele o la Versace de Donatella Versace.

De Donatella Versace a Alessandro Michele

Empezando por esta última, la conocida diseñadora y directora creativa de Versace se manifestaba en contra del rechazo a la Ley Zan, que ahora será devuelta nuevamente a la Cámara en lo que hace prácticamente imposible su aprobación durante al menos esta legislatura, mediante una publicación en su cuenta personal en Instagram. Una vía que igualmente han utilizado el resto de creativos para manifestar, con sus propias palabras, el rechazo a esta medida a favor de la igualdad, así como hacia la desbordada alegría manifestada por el bloque del centro-derecha italiano que ya se había mostrado contrario a su aprobación.

“Fue profundamente doloroso presenciar lo que sucedió ayer en el Senado italiano”, escribía Donatella Versace hacia el pasado jueves, “especialmente en un momento en que el mundo celebra la inclusión, los derechos de las personas LGBTQIA+, de las mujeres y a las minorías de todo tipo”. “La pérdida de la Ley Zan es una derrota que nos afecta a todos”, y “con esta votación, dimos un paso gigante hacia atrás”. “Como ciudadana italiana, me avergüenzo de esto”, y “nunca dejaré de prestar mi voz y de dar mi apoyo para crear una sociedad justa y honesta”.

En los mismos términos se manifestaba Alessandro Michele, actual director creativo de Gucci, a lo largo de un mensaje en el que apuntaba a que “es un día muy triste para Italia”. “Vergüenza para quienes, hoy, decidieron no impulsar el nacimiento de una sociedad más inclusiva. Vergüenza para quienes, hoy, aplaudieron el rechazo a unos derechos humanos básicos”, proclamaba el creativo; a lo largo de una declaración a la que pocos días después ha sumado una fotografía de unos “chapines de rubíes” como los que vistiera Judy Garland en El Mago de Oz, en lo que bien podría entenderse como una nueva manifestación de apoyo a todo el colectivo LGBTQIA+.

Pierpaolo Piccioli: “La Ley Zan es una ley que protege la dignidad de cada individuo”

Era por su parte Pierpaolo Piccioli, diseñador romano y actual director creativo de Valentino, quien se manifestaba de forma más extensa y contundente, con unas declaraciones en las que no dudaba tanto en entrar a cuestionar el sistema de votación escogido, como a censurar las acciones con las que los detractores a la Ley Zan celebraban su no aprobación.

“Escrutinio secreto, trampa, son las palabras que me vienen tras ver lo sucedido hoy en el Senado, y me dan escalofríos y me hace pensar y creer con más fuerza que si son emboscadas como estas las que se utilizan para detener la civilización, tal vez nos hallamos perdido por completo”, “pero todavía hay peleas por librar y nuevas luchas que defender, y lo haré siempre que pueda”, sentencia el creativo. “La Ley Zan es una ley que protege la dignidad de cada individuo, y quien hoy aplaudió, aplaudió el fracaso moral de este país. Es una señal, fuerte, y fuerte deberá ser el cambio que esperamos impulsar para avanzar hacia un futuro en el que las personas, todas, sean el centro del mundo. Yo seguiré ahí, no me moveré, y usaré mi voz aún más fuerte que antes. Mi país no es el que aplaudió hoy, sino el que guiará el cambio de mañana”.

Riccardo Tisci: “Me desvinculo de esta Italia”

Por último, el otro de los grandes diseñadores italianos que más públicamente se ha manifestado en contra de las acciones sucedidas en Italia a finales de la última semana, ha sido Riccardo Tisci, a día de hoy máximo responsable creativo de la británica Burberry.

“Gracias a una cierta clase política, hemos perdido la oportunidad de ser un estado civil, hemos perdido la oportunidad de ser un pueblo civilizado”, expresaba de manera apesadumbrada el diseñador. “Lo lograron, se deshicieron de la Ddl Zan, una ley que hablaba de los derechos civiles de todos, y esto no era suficiente, también se regocijaron por haber triunfado, por haber negado que todos aquellos discriminados puedan dejar de serlo”. “¿Y a esto lo llaman victoria? ¿llaman victoria a haber negado a los marginados dejar de serlo? ¿haber negado a los discriminados a que puedan defenderse? ¿se debe considerar una victoria dar la posibilidad a los que abusan, a los que aíslan, a los que acosan, a los que discriminan, de que sigan haciéndolo? Vergogna!! (vergüenza)”, exclama Tisci. “Me desvinculo fuertemente de esta victoria gritándolo con todo el aliento de mi garganta, me desvinculo de esos políticos italianos, me desvinculo de esa gente que se siente representada por esa clase política, me desvinculo de esta Italia. Una clase política que no capta la urgencia del presente está destinada a enterrar a su propia nación, y hoy el presente se llama derechos para todos”.