Prada crece un 3 por ciento en 2019 y adelanta un “impacto negativo” para 2020

Madrid – La compañía italiana Prada, emblemática firma milanesa del sector de la moda-lujo, hacía públicos ayer sus resultados financieros respecto de su último ejercicio anual de 2019. Periodo finalizado el pasado 31 de diciembre, durante el que la compañía logró incrementar sus ingresos un 3 por ciento hasta los 3.226 millones de euros. Mientras que aumentaba su beneficio neto hasta los 256 millones de euros, un 24,9 por ciento. Finalizando el ejercicio con una posición neta de -406 millones de euros, tras el pago 154 millones en concepto de dividendos.

“2019 ha sido un año de grandes avances”, señala a través de un comunicado Patricio Bertelli, director ejecutivo de Prada. “La combinación de inversiones y las distintas iniciativas implementadas en los últimos años se han logrado transformar en ventas y en un mayor valor de la marca”. “Estamos seguros de nuestro compromiso por continuar garantizando los mayores estándares de calidad, así como de que aumentar la ‘deseabilidad’ de la firma ha sido la decisión correcta para garantizar un crecimiento rentable y sostenible a largo plazo”, destacaba Bertelli, en relación a los buenos registros que ha logrado mantener la firma tras decidir eliminar gradualmente las rebajas de sus productos, así como recortar el porcentaje de su producción destinada a la venta al por mayor. Esta última una estrategia que comenzó a implantar a partir de sus colecciones para la temporada Primavera/Verano de 2020, y que se traducía en un decrecimiento, durante la primera mitad del ejercicio, de las ventas en este canal de un 4 por ciento respecto al año anterior. Caída que se vio compensada con un aumento del 6 por ciento en sus productos a “precio total”. Una tendencia al alta que que se vio confirmada con el aumento del 10 por ciento durante la segunda mitad del ejercicio. Porcentaje que alcanzó el 15 durante el cuarto trimestre del año.

Crecimiento en todas las regiones

Por regiones, durante 2019 Prada creció un 6 por ciento en Europa, un 11 por ciento en América y un 9 por ciento en Japón. Disminuyendo en contra un -2 por ciento en la región APAC (Asia-Pacífico) y un -1 por ciento en Oriente Medio.

Entre los demás aspectos significativos del ejercicio, destacan el buen recibimiento y el aumento destacado de las ventas de las colecciones de Prada y Miu Miu. Con un crecimiento del 12 por ciento de las líneas ready-to-wear, del 2 por ciento de los artículos de cuero y de otro 2 por ciento en el de sus líneas de calzado. Impulsada por la alta demanda de sneakers y las colecciones de lifestyle.

Un impacto negativo en los resultados de 2020

Como adelanto del nuevo, y complicado, ejercicio al que la compañía italiana deberá de hacer frente, la dirección de la firma ha querido reconocer que la fuerte tendencia alcista que estaba registrando durante la segunda mitad de su anterior ejercicio y hasta finales de enero 2020, se ha visto interrumpida por el brote de coronavirus. Estando ahora todas sus prioridades y esfuerzos dedicados a lograr superar esta contingencia, al tiempo que ya se prepara para poder recuperar su ritmo una vez se logre dejar atrás esta difícil situación.

“El brote de coronavirus ha interrumpido nuestra trayectoria de crecimiento”, apunta Bertelli en su comunicado. “Este es un suceso de grandes dimensiones y sin precedentes, al que intentaremos hacer frente con nuestro fuerte sentido de la responsabilidad”. “Toda nuestra preocupación y apoyo está con esa población que debe hacer frente a estos tiempo tan difíciles”. “La seguridad y el bienestar de nuestros compañeros, así como la de nuestros clientes en todas partes del mundo, son de de suma importancia para nosotros, y haremos todo lo posible para lograr superar esta crisis juntos”. “Aunque es difícil de pronosticar la evolución de esta epidemia”, destacaba el alto directivo italiano, “esperamos un impacto negativo en los resultados de este año, para lo que estamos implementando un plan de contingencia con el que mitigarlo”, para lo que “confiamos en nuestra flexible y organizada cadena de suministros”. “La solidez de nuestra estructura financiera nos da la confianza necesaria para afrontar estos momentos de excepcionalidad, y para estar listos y preparados para recuperarnos cuando la realidad lo permita”.

En este mismo sentido, Prada ha sido una de las compañías de la moda que se han volcado realizando donaciones dirigidas a paliar, en la medida de lo posible, los efectos del coronavirus entre la población. Donando con dicho fin una serie de diferentes equipos médicos a los hospitales de Milán. Un posicionamiento de lucha activa frente al coronavirus, que de igual modo han emprendido otras como LVMH, Kering o Inditex.

Propietario de las marcas Prada, Miu Miu, Church's y Car Shoe, el grupo Prada S.p.A. es uno de los principales agentes del sector de la moda-lujo. Responsable del diseño, fabricación y distribución de artículos de cuero, calzado y prendas de moda, la compañía cuenta con una completa cadena de suministros en la que se incluyen hasta 22 fábricas y centros de producción propiedad directa de la empresa. Que a la finalización del ejercicio de 2019, estaba presente en cerca de 70 países y empleaba a casi 14.000 personas; contando con una completa red comercial compuesta por 641 tiendas operadas de manera directa, y por su presencia en una selección de tiendas multimarca y espacios en grandes almacenes.

Photo Credits: Cortesía de Prada.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO