• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Nike abre ejercicio con ventas planas y una caída de beneficios del -22 por ciento

Nike abre ejercicio con ventas planas y una caída de beneficios del -22 por ciento

Por Jaime Martinez

30 sept 2022

Empresas

Photo Credits: Nike.

La multinacional estadounidense Nike, compañía líder a escala global dentro del sector de la moda y del equipamiento deportivo desde su condición como matriz de las firmas comerciales Nike y Converse así como, desde el pasado mes de diciembre de 2021, de la disruptiva RTFKT de naturaleza digital, presentaba a última hora del día de ayer, hora del Pacífico, sus resultados concernientes al primer trimestre de su nuevo ejercicio fiscal de 2022/2023. Periodo de tres meses finalizado el pasado 31 de agosto de 2022, que la multinacional norteamericana ha terminado cerrando en unos alarmantes niveles tanto de facturación como de beneficios, evidenciando así la compleja situación por la que atraviesa actualmente el sector de la moda minorista como consecuencia de las tensiones inflacionistas. Un factor que sigue proyectando una alargada sombra de incertidumbres sobre el comportamiento que la multinacional seguirá a lo largo de este ejercicio, y que podría terminar afectando en mayor grado a unas cuentas que, en lo que respecta a las de este primer trimestre, se habrían visto particularmente golpeadas, no tanto por ese cambio en las prioridades del gasto que han empezado ya a practicar los consumidores, sino por la caída de las ventas experimentada por la multinacional en China.

Entrando ya a analizar los resultados presentados por la multinacional deportiva, desde Nike informan de un primer trimestre del año que la compañía ha completado con unos niveles ingresos por valor de 12.687 millones de dólares, unos 12.936 millones de euros al cambio actual. Una cifra que representa un aumento de apenas un +3,58 por ciento frente a los 12.248 millones de dólares de facturación que Nike generaba durante el mismo periodo del pasado 2021; así como de un +19,76 por ciento frente a los 10.594 millones del de 2020, y de un +19 por ciento con respecto a los 10.660 millones del de 2019, último ejercicio que llegó a completarse ajeno a los efectos derivado de la pandemia. Una marcada tendencia hacia el crecimiento, que si es bien cierto que demuestra la sólida base que ha logrado ganar Nike durante estos últimos años marcados por la pandemia, igualmente empezaría a mostrar un enfriamiento en las ambiciones de la multinacional por seguir ganando cuota de mercado, enfriamiento que podría ser directamente causa y reflejo de esa caída de la confianza de los consumidores que está provocando la notable escalada de los precios.

Precisamente como consecuencia de esta preponderante inflación, que ha provocado igualmente un aumento de los costes y de las tasas a las que ha debido de hacer frente la multinacional durante este primer trimestre de su ejercicio fiscal, Nike informa de un beneficio neto trimestral por valor de 1.468 millones de dólares. Una cantidad que se sitúa de este modo un -21,66 por ciento por detrás de los 1.874 millones de beneficio que la multinacional deportiva lograba recoger al cierre del mismo periodo del pasado 2021; siendo igualmente un -3,29 por ciento inferior a los 1.518 millones de dólares del de 2020, pero eso ya sí manteniéndose un +7,39 por ciento por encima de los 1.367 millones de beneficios alcanzados durante el mismo periodo de tras meses finalizado el 31 de agosto de 2019. Cifra esta última que vuelve a visibilizar ese crecimiento sostenido que consigue firmar la compañía igualmente en términos de beneficios frente a su etapa anterior a la irrupción de la pandemia, en lo que no la excluye de ese destacado empeoramiento con respecto a lo logrado hace un año.

“Nuestro fuerte arranque del año fiscal de 2023 destaca la profundidad y el alcance del portafolio global de Nike, a medida que continuamos manejando la volatilidad” que reina en los mercados, valoraba, desde una perspectiva especialmente optimista John Donahoe, presidentes y director ejecutivo de Nike, a lo largo de unas declaraciones hechas públicas por la propia multinacional deportiva. “Nuestras ventajas competitivas, entre las que se incluyen la fortaleza de nuestra marca, las conexiones profundas que contamos con los consumidores y la oferta de productos innovadores, continúan demostrando que nuestra estrategia está funcionando”. Mientras que, ya de cara a lo que resta de año, “esperamos que nuestro implacable enfoque a servir mejor al consumidor continúe impulsando el crecimiento y creando valor tal y como solamente Nike puede hacer”.

Repunte en América del Norte y contracción de las ventas en China

Profundizando ya en el comportamiento experimentado por la compañía en este arranque de su ejercicio fiscal, por canales de distribución, las ventas a través de las plataformas de Nike de venta directa al consumidor crecieron un +8,51 por ciento, pasando de los 4.700 a los 5.100 millones de dólares, afianzando así una de las principales estrategias sobre las que vienen trabajando desde la multinacional en su búsqueda por tomar un mayor control de su marca. Mientras que igualmente las ventas en el canal online de Nike crecieron un +16 por ciento, y en el canal mayorista se ajustaban a la baja, en un -1 por ciento, siguiendo con esa misma estrategia puesta en marcha por su directiva para potenciar un modelo de venta directa al cliente final.

En cuanto a su comportamiento, por mercados, América del Norte sigue manteniéndose como el principal mercado para la multinacional por volumen de negocio, con unas ventas que crecen un +12,93 por ciento hasta los 5.510 millones de dólares. Colocándose en segunda posición una región de EMEA en la que se mantienen prácticamente planas, creciendo un +0,79 por ciento, en los 3.333 millones de dólares. Como tercer principal área de negocio para la multinacional estadounidense, nos encontramos ya con esa “Gran China” en la que, siguiendo con las dificultades experimentadas por Nike en la recta final de su anterior ejercicio de 2021, las ventas de la compañía han caído un -16,45 por ciento, hasta los 1.656 millones de dólares. Terminándose ya de completar sus balances con una suma de los mercados de Asia-Pacífico y de América Latina, en los que reúne unas ventas que ascienden un +5 por ciento, hasta los 1.535 millones de dólares. Ingresos todos ellos procedentes de la marca Nike, a los que se terminan sumando un total de 643 millones de dólares en ventas de la marca Converse.

Aumento del inventario en un +44 por ciento

De cara ya a esta nueva campaña de Otoño/Invierno a la que se abre ahora la compañía, y ofreciendo otro de los datos que también han generado un cierto nerviosismo en los mercados, Nike ha informado de un volumen de inventario que se mantenía, a fecha del 31 de agosto, en un valor de 9.700 millones de dólares y un +44 por ciento por encima del que reunía la compañía hace un año. Un destacadísimo porcentaje que, justifican desde Nike, ha venido provocado por “los elevados inventarios en tránsito” que mantenía la compañía en sus intentos por aprovisionarse y hacer frente a la “permanente volatilidad” de las cadenas de valor. Siendo este un stock que, tratan de tranquilizar, habría comenzado ya a compensarse gracias a la fuerte demanda de los consumidores durante este último trimestre.

“Los resultados del primer trimestre de Nike han asentado las bases para otro año de sólido crecimiento”, añadía por su parte, y en línea con lo apuntado por Donahoe, Matthew Friend, vicepresidente ejecutivo y director financiero de Nike. “Nuestro enfoque sigue estando centrado en el consumidor, a medida que adoptamos medidas para navegar en un corto plazo altamente dinámico mientras crecemos en el largo plazo a través de nuestra estrategia Consumer Direct Acceleration” para amplificar su modelo de venta directa al consumidor.

También te puede interesar:
MODA DEPORTIVA
NIKE
primer trimestre
RESULTADOS FINANCIEROS