La CEOE rechaza la derogación de la reforma laboral: "Es de una irresponsabilidad mayúscula”

Madrid – Los vaivenes del Gobierno a cuenta de la gestión de la crisis, tanto sanitaria como socioeconómica, generada a raíz de la pandemia por coronavirus, vuelven a pasarle factura al Ejecutivo. Que si hace solamente unos días lograba cerrar, con mayor o menor éxito, toda la polémica surgida en relación a la prohibición/aprobación de las Rebajas en los establecimientos de venta físicos, a lo largo del día de ayer incendiaba nuevamente los ánimos entre buena parte de empresarios, autónomos y trabajadores, con el anuncio de un acuerdo entre el PSOE, Unidas Podemos y EH Bildu para la derogación “íntegra” de la reforma laboral. Decisión con la que se añadía aún más incertidumbre a la situación en la que se encuentran actualmente gran parte de trabajadores. Unas dudas que lejos de disiparse, en las últimas horas no hacían más que aumentar tras la publicación de una nota aclaratoria sobre el punto primero del acuerdo, en la que se suprimían los apelativos vinculados a una derogación “integra” de la norma y todo lo relacionado a sus plazos de ejecución.

Así, el acuerdo alcanzado en un primer momento entre los tres grupos parlamentarios establecía en su punto primero que “las fuerzas políticas que suscriben este acuerdo se comprometen a derogar de manera íntegra la Reforma Laboral del año 2012 impulsada por el Partido Popular. La derogación deberá ser efectiva antes de la finalización de las medidas extraordinarias adoptadas por el Gobierno en materia económica y laboral derivadas de la crisis originada por el Covid-19”.

Aspectos que finalmente eran rectificados en la nota aclaratoria, que se han encargado de recoger diferentes medios nacionales, estableciéndose únicamente que “derogaremos la reforma laboral. Recuperaremos los derechos laborales arrebatados por la reforma laboral de 2012. Impulsaremos en el marco del diálogo social la protección de las personas trabajadoras y recuperaremos el papel de los convenios colectivos”, señalaría el nuevo texto, que supondría de facto el regreso al acuerdo ya alcanzado entre el PSOE y la colación a la que da forma Unidas Podemos, y donde únicamente se señalaría que esto se llevará a cabo “con carácter urgente”. Añadiendo diferentes aspectos como que “derogaremos la posibilidad de despido por absentismo causado por bajas por enfermedad, las limitaciones al ámbito temporal del convenio colectivo, haciéndolo llegar más allá de las previsiones contenidas en el mismo, tras la finalización de su vigencia y hasta la negociación de uno nuevo y la prioridad aplicativa de los convenios de empresa sobre los convenios sectoriales”.

Rechazo desde la CEOE

Ante el revuelo causado y las incertidumbres generadas, era la Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE la que no dudaba en mostrar abiertamente sus discrepancias ante la medida a través de un comunicado. Una declaración oficial con la que desde la patronal calificaban el acuerdo de “desprecio indignante”, “irresponsabilidad mayúscula” y de medida “incoherente” por parte del Ejecutivo.

“CEOE y Cepyme rechazamos con total rotundidad el acuerdo alcanzado entre la coalición PSOE y Unidas Podemos y EH Bildu para derogar la reforma laboral a cambio de su apoyo a la última de las prórrogas del estado de alarma”. “Este pacto supone un desprecio indignante al diálogo social, al que dinamita; al papel que la propia Constitución otorga a los agentes sociales y, en este sentido, a las propias instituciones del Estado en el momento más delicado de la economía española y, por tanto, cuando este diálogo se hace más necesario”, subraya la patronal. “Tanto es así”, destacan, “que desoye también las recomendaciones emitidas este miércoles por la Comisión Europea, en las que plantea la necesidad de fundamentar la recuperación a medio plazo en medidas de apoyo al empleo tomadas de acuerdo con los interlocutores sociales, tales como la flexibilización de las condiciones laborales”.

“El pacto alcanzado es de una irresponsabilidad mayúscula y tendrá unas consecuencias negativas incalculables en la economía española”, alertan desde la CEOE, así como “en la confianza empresarial tanto nacional como internacional, que impactarán de forma profundamente negativa en el empleo”. “En estos momentos, en los que el propio Gobierno aborda con patronal y sindicatos medidas de flexibilidad en el ámbito laboral para garantizar la subsistencia de miles de empresas y millones de empleos, en los sectores más castigados por el COVID-19, es totalmente incoherente y contrario suscribir un acuerdo para dar un paso atrás e incrementar la rigidez en el mercado laboral”. “De esta forma, se echarán por tierra todos los esfuerzos realizados para, a través de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), lograr hibernar las plantillas y salvaguardar millones de puestos de trabajo”.

Photo Credits: Unsplash.

 

Related Products

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO