• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • FICE lucha por derogar los aranceles impuestos por EEUU al calzado español

FICE lucha por derogar los aranceles impuestos por EEUU al calzado español

Por Alicia Reyes Sarmiento

27 sept 2021

Empresas

Imagen por cortesía de FICE

El sector del calzado español está preocupado por la amenaza arancelaria estadounidense que de aprobarse definitivamente incrementaría en un 25 por ciento los gravámenes de exportación al que es el cuarto mayor comprador de calzado español.

Temen que la industria del calzado nacional se convierta en una víctima colateral del Impuesto ratificado por el Gobierno Español a “Determinados Servicios Digitales'' (conocido como “Tasa Google”) que afecta directamente a Estados Unidos, quien lo rechaza y busca derogar presionando a España con esta subida de aranceles.

La mañana del 23 de septiembre, representantes de la Federación de Industrias del Calzado español (FICE) se reunieron con el director general de Política Comercial, Juan Francisco Martínez García, y con su equipo para tratar la evolución de las negociaciones del Gobierno de España con sus homólogos de Estados Unidos en relación con la propuesta de subida de aranceles al calzado español. Reclaman la supresión de la amenaza arancelaria estadounidense, para evitar la pérdida de ventas y empleos.

La patronal FICE, que desde 1977 representa los intereses generales de este sector a escala nacional, europea e internacional, se está esforzando para asegurarse de mantener el comercio en Estados Unidos, que a pesar de la crisis derivada del Covid-19, supuso en 2020 un 7 por ciento de las exportaciones del calzado español al extranjero, lo que se estima en un total de 3,5 millones de pares de zapatos por valor de más de 151 millones de euros, según datos de la empresa ICEX España Exportación e Inversiones.

Casus belli: Descontento de EE.UU. por la “Tasa Google”

El pasado 26 de marzo de 2021 Estados Unidos hizo público su descontento con respecto al Impuesto a Determinados Servicios Digitales. Este tema fue abordado días después en una reunión virtual entre Katherine Tai, representante comercial de EE.UU. y María Reyes Maroto, la ministra de Industria de España que inevitablemente derivó en una propuesta formal de subida de aranceles del 25 por ciento a una serie de productos españoles entre los que destaca el calzado, con un valor comercial de 265 millones de euros al año (324 millones de dólares), en textil, zapatería y cristalería; en respuesta a esta tasa que busca gravar a las grandes tecnológicas de este país.

Entre los productos incluidos en la lista de perjudicados por la amenaza arancelaria estadounidense se encuentran además la ropa y el calzado de Italia y Reino Unido, la óptica de Austria, la joyería de India y Turquía, entre otros tantos productos procedentes de estos seis países, contando a España.

En el ecuador de la tregua

Tras varias negociaciones, el 2 de junio de 2021 Estados Unidos confirmaba la medida , pero la ejecución de este impuesto se suspendía automáticamente por 180 días, es decir, hasta el 29 de noviembre de 2021 a la espera de un acuerdo global en el marco de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos).

“Al encontrarnos en el ecuador de este plazo, hemos intensificado los contactos para conseguir una ampliación de esa prórroga a un plazo indefinido o mucho más amplio que permita a las empresas de calzado de España operar con seguridad jurídica en su mercado extracomunitario más importante” informaban desde FICE en su comunicado.

Desde la Dirección General de Política Comercial trasladaron a los representantes de FICE que el Gobierno de España va a intensificar las reuniones con la autoridad competente de Estados Unidos y otros interlocutores involucrados en este conflicto comercial. Como primer paso, miembros de FICE participarán en una futura reunión con dos asesores del Comisario Europeo de Comercio.

Trabajando para conseguir la prórroga definitiva

En el marco de estas negociaciones, el pasado 20 de septiembre, FICE participó en la presentación del Plan de Acción para la Internacionalización de la Economía Española que organizó CEOE Internacional y que contó con presencia de la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez. Al final de la sesión, Méndez afirmó a los miembros de la federación que tanto desde su secretaría como desde el gabinete de la ministra de Industria están trabajando en conseguir una prórroga indefinida, o mucho más amplia, que permita a las empresas de calzado trabajar sin el lastre del incremento de los aranceles en el mercado estadounidense.

Según cálculos de la Federación de Industrias del Calzado Español, de llegarse a implementar los nuevos aranceles a los zapatos españoles “se causaría un daño irreparable a un sector relevante del tejido industrial y conllevaría la pérdida de miles de puestos de trabajo, estimada en más de 1.500 directos y 5.600 indirectos”. El aumento de los gravámenes los situaría en una horquilla entre un 35 y un 37,5 por ciento, lo que haría inasumible la exportación de pares a este mercado, el cuarto mayor comprador de calzado español, tras Francia, Italia y Alemania.

La producción española de calzado está conformada por unas 400 empresas que representan el 90 por ciento de la producción, distribución y exportación del sector calzado en España, la mayor parte localizadas en Alicante y alrededores.