• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • El textil europeo exige ante la UE medidas de apoyo para afrontar la doble transición verde y digital del sector

El textil europeo exige ante la UE medidas de apoyo para afrontar la doble transición verde y digital del sector

Empresas

Photo Credits: Parlamento Europeo en Estrasburgo. Parlamento Europeo, fotografía de archivo.
Por Jaime Martinez

31 may. 2021

Madrid – Las principales patronales y sindicatos ligados a la industria del textil, la confección, el cuero y el calzado (TCLF) europeos, incluido el Consejo Intertextil Español (CIE) en su calidad de miembro de la patronal industrial Euratex, han decidido unir sus fuerzas ante la Unión Europea y solicitar de medidas de apoyo específicas que permitan a las empresas llevar a cabo el difícil reto de acometer la doble transición del sector hacia una nueva industria más verde y plenamente digital. Unos procesos, entienden, que imprescindibles para poder hacer frente a la fuerte competencia que vive el sector a escala global, así como para garantizar la supervivencia de la industria europea, y por extensión la de sus puestos de trabajo.

A comienzos de la semana pasada, en concreto este último martes 25 de mayo, los representantes de los trabajadores y de las empresas ligadas al TCLF europeo mantenían una reunión a este respecto con la Comisión Europea. Un encuentro a lo largo de la cual entraron a debatir sobre cómo esta presente crisis socio-económica del coronavirus ha afectado en un alto grado a las empresas del textil y del calzado del viejo continente, tras el que todos los agentes sociales involucrados, tanto patronales como sindicatos, entendieron que es necesario que se de una respuesta a nivel de las instancias europeas y nacionales con respecto a los retos a los que debe de hacer frente el sector. Una ación “firme”, subrayan, con la que desde la Unión Europea y los distintos gobiernos nacionales se abran a brindar de una serie de medidas concretas de apoyo a sus empresas, de las que estas puedan hacer uso para sortear el difícil camino hacia la transformación verde y digital de sus respectivos sectores. Unas medidas de apoyo que igualmente les ayudarán a poder adaptar sus prácticas y sus estructuras a la última actualización llevada a cabo por la Comisión Europea de la estrategia industrial de 2020 de la Comisión “Construyendo un mercado único más fuerte para la recuperación de Europa”.

“Los interlocutores sociales destacan la necesidad de un apoyo a nivel nacional y de la UE para ayudar a los sectores TCLF a hacer frente a los retos derivados del Covid-19, mientras siguen enfrentándose a una fuerte competencia mundial”, destacan, a lo largo de un comunicado conjunto, desde la federación global de trabajadores IndustriALL Global Union y las patronales European Footwear Confederation, Cotance y Euratex. Una misiva de la que hacen uso igualmente para subrayar el que todas las asociaciones “apoyan la transición verde y digital de los sectores” que demandan desde Europa, pero para las que “insisten” que desde las instituciones concrete “medidas europeas de apoyo para transformar a sus industrias”.

“Esperamos trabajar con los interlocutores sociales y las instituciones de la UE para poner en marcha una estrategia coherente y eficaz para nuestra industria”, expresaba por su parte Dirk Vantyghem, director general de Euratex. “Necesitamos construir un nuevo modelo de negocio basado en la calidad, la sostenibilidad y la innovación”, añadía. Pero “nuestras empresas deben operar en mercados libres y justos”.

“Los sectores TCLF en Europa emplean a más de 2 millones de personas, y muchos de estos trabajadores desempeñan un papel crucial durante la pandemia COVID-19 mediante la producción de equipos de protección personal, como mascarillas y batas”, apunta Judith Kirton‐Darling, secretaria general adjunta de la central sindical industriAll Europe. “Debemos a estos trabajadores en Europa que los sectores salgan de la pandemia dispuestos a afrontar la transición verde y digital que encabeza las ambiciones de la UE”. “Los trabajadores están dispuestos a hacer frente a estos desafíos”, añade Kirton, pero “pedimos inversiones en las fábricas y en mano de obra para garantizar un futuro positivo y verde para las industrias TCLF en Europa, con empleos de alta calidad y bien remunerados para sus trabajadores”.

Medidas de apoyo concretas para avanzar hacia un nuevo modelo industrial europeo plenamente digital y más sostenible e inclusivo

Como parte central de una declaración conjunta que han emitido bajo el epígrafe “La futura estrategia industrial del Ecosistema textil de la UE (sectores TCLF)”, los agentes sociales europeos demandan así un amplio abanico de medidas conjuntas que favorezcan la transformación del sector europeo hacia unas prácticas y unos modos de actuar más verdes, sostenibles e inclusivos. Con la digitalización como principal palanca para la máxima optimización de una industria, para cuya transformación buscarán poder implicarse de manera activa, y no como unos meros convidados de piedra que aguarden a la espera de las decisiones tomadas desde Europa.

“La próxima Estrategia de la UE sobre textiles debería representar plenamente las necesidades de todo el ecosistema textil de la UE”, subrayan en su declaración los agentes sociales europeos. Entre cuyas principales demandas incluyen la “plena participación” de los gobiernos y de las instituciones europeas “con los interlocutores sociales”, “tanto en la recuperación como en la transición de las industrias”. Así como “el apoyo al Pacto por las Capacidades de la UE, una revisión del GSP que no afecte negativamente a los sectores y a sus trabajadores, el apoyo a la descarbonización de los sectores, la consideración de la legislación sobre diligencia debida” o “el diálogo con los Interlocutores Sociales”, como medida previa al desarrollo de normas como “la Iniciativa de Productos Sostenibles de la UE” o “la Agenda del Consumidor”, todo con el fin de poder así “garantizar que todas las brechas políticas sean abordadas”.

“Las empresas y las personas que trabajan en el ecosistema TCLF de Europa sobresalen no sólo en la generación de riqueza y empleos para nuestra economía”, sino también por “su creatividad”; “una característica cultural distintiva”, indica Gustavo González-Quijano, secretario general de Cotance. “Por lo tanto”, añade en relación a esta próxima transformación de las industrias, “es esencial que nuestros reguladores apliquen el máximo cuidado en la búsqueda de la combinación adecuada de incentivos y directivas”, con el fin de poder así “garantizar su desarrollo sostenible”, al tiempo que hacen todo lo posible para que “su servicio a la sociedad no se vea comprometido”.

“Las pymes son el objetivo principal” de la nueva “Estrategia Industrial actualizada” de la Unión Europea, añade por su parte Carmen Arias, secretaria general de la patronal del calzado CEC. Unas empresas que “necesitan apoyo financiero personalizado y de fácil acceso, así como medidas proporcionadas que les permitan liderar la doble transición”, subraya. “Podemos construir un ecosistema más resiliente”, pero siempre y cuando se tengan en consideración “la especificidad y las necesidades de nuestras industrias” en el “desarrollo y la aplicación de la Estrategia a nivel regional, nacional y de la UE”.