De Inditex a Kering y H&M: los principales grupos textiles se suman a la cumbre del G7

Madrid- En la próxima cumbre del G7 que se celebrará en la localidad francesa de Biarritz, desde el próximo 24 al 26 de agosto de 2019, la industria de la moda pasará a ocupar un papel destacado. Gracias a la presencia de los representantes de más de 20 de las compañías y firmas de moda más importantes del mundo, entre las que se encontrarán desde la francesa Kering, matriz de firmas como Gucci o Balenciaga, a los grupos textiles Inditex y el sueco H&M.

Como principales representantes de la industria textil y de la moda, los diferentes grupos empresariales y los máximos dirigentes políticos de las principales potencias económicas mundiales (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y la Unión Europea), tienen previsto acordar un pacto global en la lucha contra el cambio climático y en defensa de la biodiversidad y de los océanos.

Un acuerdo que llega en un momento especialmente crucial para la industria de la moda. Con cada vez más consumidores alentando a firmas y compañías textiles a alejarse de sus tradicionales prácticas de fabricación intensiva, e invitándolas a implementar un modelo económico mucho más sostenible y alejado del “fast fashion”. Proponiendo en contraposición un “slow fashion” más comprometido con el medio ambiente y con el bienestar tanto de trabajadores, como de consumidores.

Nuevas maneras de consumir y fabricar moda

Vivimos en un tiempo en el que son muchos los consumidores, principalmente los pertenecientes a las generaciones Millennial y Z, que están cada vez más concienciados sobre los riesgos que entraña la actual industria de la moda en materia de sostenibilidad. Que podría llegar a generar por sí sola, y según estimaciones de un informe de 2017 de la fundación MacArthur, más del 26 por ciento de la contaminación mundial de carbono para 2050.

Ante estos hechos, son muchos los consumidores que están fomentando la implantación de nuevos sistemas de consumir moda. Que pasaría no únicamente por la fabricación de prendas mediante materiales sostenibles, tendencia que Inditex ya anunciado que llevará al 100 por cien de sus telas antes de 2025, sino también por la compraventa de prendas de moda de segunda mano.

Una práctica cada vez más en boga entre los más jóvenes, que está impulsando el crecimiento de compañías como la británica Depop, la china Ycloset, o las estadounidenses The RealReal y ThredUp. Esta última precisamente con quien las cadenas de grandes almacenes Macy’s y JCPenney firmaban hace tan solo unos días sendos acuerdos de colaboración, mediante los que comenzarán a vender en sus centros prendas de vestir y bolsos de segunda mano provenientes de ThredUp. Una asociación con las que ambas compañías buscan testar el potencial que en el entorno de las tiendas físicas puede alcanzar el negocio de las prendas de segunda mano. Sector que según diferentes analistas, y los propios estudios de mercado llevados a cabo por ThredUp, podría alcanzar un valor cercano a los 51 mil millones de dólares para 2023.

Photo Credits: Inditex, página oficial.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO