• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Burberry regresa a niveles prepandemia

Burberry regresa a niveles prepandemia

Por Jaime Martinez

11 nov 2021

Empresas

Photo Credits: Burberry.

Hace escasamente unas horas la firma de modas británica Burberry ofrecía una última actualización, provisional, sobre sus cuentas relativa al primer semestre de su actual ejercicio fiscal de 2021/2022. Periodo de seis meses finalizado el pasado 25 de septiembre, durante el que la compañía británica logró acercarse muy finamente a sus niveles de ingresos y de facturación previos a la pandemia, impulsada por sus ventas a precio completo y por su buen comportamiento en los mercados de las América, la China Continental y Corea del Sur.

De este forma, la firma británica, que se mantiene a la espera en su área directiva de la incorporación de Jonathan Akeroyd como nuevo director ejecutivo de la casa, cargo que pasará a ocupar a partir del próximo 1 de abril de 2022 tras la salida de Marco Gobbetti este próximo 31 de diciembre, cerraba esta primera mitad de ejercicio sumando unas ventas totales por valor de 1.213 millones de libras, unos 1.416,60 millones de euros al cambio actual. Cifra que representa una más que notable subida, del +38,15 por ciento, frente a los 878 millones que llegaba a generar durante el mismo periodo del pasado año, dejando a la compañía británica solamente un -5,31 por ciento por detrás de los 1.281 millones que lograba generar durante el mismo periodo, previo a la pandemia, de 2019.

Como consecuencia de este aumento de su facturación, la compañía ha elevado su beneficio operativo desde los 88 millones de 2020 hasta unos actuales 207,5 millones de libras, superando en este punto los 202 millones de beneficio operativo que la multinacional sumaba al cierre del mismo primer semestre del año de su ejercicio de 2019. Valor que logra finalmente regresar a sus niveles prepandemia, al tiempo que, en términos de beneficios netos, logra sumar un total de 145,2 millones de libras, unos 169,57 millones de euros, durante esta primera mitad de ejercicio. Cifra esta por su parte un +200,62 por ciento superior a los 48,3 millones de libras de beneficios que la compañía reunía durante el mismo periodo del complicado ejercicio de 2020, pero aún así todavía un -3,26 por ciento por debajo de los 150,1 millones de libras que generaba durante el mismo periodo de 2019.

“Hemos logrado un fuerte progreso en esta primera mitad de ejercicio”, entraba a detallar Gerry Murphy, presidente de Burberry, a través de unas declaraciones difundidas desde la propia firma británica. “Las ventas a precio total están creciendo a un porcentaje de dos dígitos, impulsando la expansión de los márgenes y la fuerte generación de un flujo libre de caja”. Del mismo modo, “estamos viendo una aceleración en el desempeño de la firma en aquellos países menos afectados por las limitaciones de los viajes, mientras seguimos confiando en lograr nuestros objetivos a medio plazo”.

En otro orden de cosas, “me gustaría dar las gracias a Marco Gobbetti por su visión y su liderazgo en la transformación de Burberry”, declaraba Murphy. “Estamos muy emocionados de que Jonathan Akeroyd se una como nuestro nuevo CEO en abril para construir sobre estas sólidas bases y acelerar nuestro crecimiento y poder ofrecer más valor a nuestros accionistas”.

Impulso de las ventas en China, Corea del Sur y las Américas

Como aspectos más destacados de lo que lleva de ejercicio fiscal, desde Burberry remarcan sus continuos avances en materia de sostenibilidad. Pilar que han situado como eje central de su valor como marca, gracias a objetivos como los de resultar climáticamente positiva para 2040, o los comprendidos como parte de su nueva estrategia en defensa de la biodiversidad. Al margen de estas cuestiones, y ya en el ámbito económico, destacan su firme apuesta por seguir elevando el precio de sus colecciones y el de su perfil como marca de lujo. Dos principios que son los que están marcado esta nueva etapa dentro de la firma, que se inició con la llegada del italiano Riccardo Tisci a su dirección creativa en marzo de 2018.

En cuanto al comportamiento de Burberry, por canales de venta, en el ámbito del retail la firma llegó a generar unas ventas totales por valor de 944 millones de libras, frente a los 704 de 2020 y los 1.004 millones de 2019. Mientras que a través del canal mayorista, la compañía vuelve a coger ritmo, sumando unas ventas totales de 249 millones de libras, frente a los 156 millones de 2020 y los 253 millones de 2019. Completando la partida de ingresos con unos acuerdos por licencia con los que suma otros 20 millones de libras, frente a los 18 y los 24 millones de 2020 y de 2019, respectivamente.

En relación ya a su comportamiento, por mercados, destacan los crecimientos del +30 por ciento de las ventas en la China Continental, del +40 por ciento en Corea del Sur y del +38 por ciento en las Américas, frente a los niveles de facturación de 2019. Dejando solamente a la región de EMEA con una caída del -31 por ciento sobre los niveles de ingresos previos a la pandemia.

Por último, como única actualización de cara a lo que resta de ejercicio, desde Burberry se han limitado a confirmar que mantienen sus previsiones a medio plazo con vistas a garantizar un crecimiento alto, de un solo dígito, y un aumento significativo de sus márgenes de beneficios.