Asos pide una rebaja del 3 por ciento a sus proveedores

Madrid- La compañía de moda británica Asos ha pedido a sus proveedores una rebaja del 3 por ciento en la prendas de ropa y accesorios que les compra. Una medida con la que la compañía busca relanzar sus balances financieros, después de haber tenido que corregir sus perspectivas de crecimiento, y de haber experimentado dos bruscas caídas en su cotización en los últimos siete meses.

Asos habría realizado esta solicitud mediante una carta que les habría hecho llegar a todos sus proveedores. Pidiéndoles que esta reducción procedan a aplicarla a partir del próximo 1 de septiembre, e indicando que de manera paralela la compañía continuará buscando nuevas maneras de reducir sus costes y mejorar su rentabilidad.

Problemas en Estados Unidos y Alemania

Entre las razones que la compañía británica también esgrime en su misiva para solicitar esta rebaja, está la del coste que están generando sus inversiones en Estados Unidos y en Alemania. Que desde Asos consideran de vital importancia para el crecimiento y el buen comportamiento a futuro de la empresa.

“Recientemente hemos revisado el estado actual de nuestros acuerdos con proveedores, teniendo en cuenta también las importantes inversiones que hemos venido realizando a lo largo de los últimos años, y que continuaremos haciendo para sentar las bases del futuro crecimiento de la empresa”, indica la carta redactada por Asos, y difundida por diferentes medios británicos como Drapers y The Guardian. “Nos hemos propuesto convertirnos en una de las pocas empresas con una escala verdaderamente global en el mercado, y estamos seguro de que lo lograremos”. A lo que desde la empresa añadían que “nuestras futuras aspiraciones de crecimiento no solo nos benefician a nosotros, sino también a usted, uno de nuestros valiosos socios. Tan solo esperamos que comprenda la necesidad de este cambio, y en nombre de Asos nos gustaría agradecerle su continuo apoyo”.

Desplome de más de un 60 por ciento en bolsa

Según la propia compañía británica, el origen del mal comportamiento que está experimentando la compañía en bolsa a lo largo de este último año, y la solicitud de esta “necesaria” bajada del 3 por ciento, estaría en el retraso en los planes de ejecución de sus instalaciones en Estados Unidos y en Alemania. Cuya construcción y puesta en funcionamiento estaría siendo mucho más “accidentada” y estaría “tomando mucho más tiempo de lo que originalmente habíamos previsto. Reconocemos que se trata de un fallo en la ejecución”, se encargaba de indicar Nick Beighton, CEO de Asos, a través de unas declaraciones el pasado mes de julio.

Fue durante aquel mismo mes cuando Asos asistió a sus segundo desplome en bolsa en menos de siete meses. Después de que los inversores comenzaran a mostrar una perdida de confianza en la estrategia que estaba llevando a cabo la compañía, y haciendo que su valor descendiera un 23 por ciento hasta las 21,07 libras por acción. Actualmente las acciones de la compañía cotizan en las 22,74 libras, muy lejos de las 61,68 que lograban alcanzar el pasado 3 de septiembre. Acumulando desde entonces una caída del 63,1 por ciento. A causa de unos “errores” que desde la compañía siguen achacando a una serie de inconvenientes puntuales, que en ningún caso comprometen el futuro ni el modelo de negocio de la empresa, ni sus oportunidades de crecimiento y expansión.

Photo Credits: Asos.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO