Una reciente declaración de un medio de comunicación cuestionó el "ambiente tóxico" de la Real Academia de Bellas Artes de Amberes y, en particular, los métodos de