• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Suicidio y salud mental en las aulas de moda

Suicidio y salud mental en las aulas de moda

Por Jackie Mallon

27 jun 2018

Moda |OPINIÓN

Una reciente declaración de un medio de comunicación cuestionó el "ambiente tóxico" de la Real Academia de Bellas Artes de Amberes y, en particular, los métodos de enseñanza de su jefe de departamento de moda e instructor de tercer año, Walter Van Beirondonck, hicieron una lectura escalofriante tras el suicidio en marzo de uno de sus estudiantes de moda. Pero, aunque el trágico final de la vida del joven es, con razón, a donde se dirigen la mayoría de los pensamientos de los lectores, como instructora de moda no pude evitar sentir empatía por Van Beirondonck en esta noticia sensacionalista del periodismo. Bajo un velo de anonimato, un desfile de estudiantes antiguos y actuales presentó acusaciones de tormento, intimidación y racismo contra él y su programa, de modo que, en el mejor de los casos, se convirtió en una especie de vil juez de serie de televisión, manejando su poder alegremente y con saña; y en el peor de los casos, en un tirano con sangre en sus manos.

Conflicto de intereses

Un conflicto evidente en torno a la pieza radica en el hecho de que el mismo medio publica una muy influyente lista anual de rankings escolares, y para el 2018 premiaron a la Real Academia de Amberes con el puesto número 3 por su programa Bachelors y con el puesto número 4 por Masters of Fashion. Esta lista en la que BoF compila las encuestas de las escuelas, examina sus registros de empleo estudiantil, competencias externas ganadas, comentarios de estudiantes actuales, entre otros criterios, no parece haber revelado ningún rastro de la "cultura tóxica" descrita en su informe. Sin embargo, la lista de rankings efectivamente enfrenta a las escuelas entre sí, en lo que muchos educadores han llegado a creer que es un campo de juego injusto. ¿Se puede comparar una escuela en el medio oeste con una en el centro de Londres? ¿Y se debería? ¿Una educación más económica es igual a una mejor? ¿Se puede evaluar el potencial individual de los estudiantes cuando se combinan en un solo cuerpo de datos? El año pasado, el programa Parsons MFA dio el paso audaz de eliminarse del sistema de rankings escolares de BoF.

Pero en su existencia relativamente breve (los primeros rankings de BoF llegaron en 2015), ha intentado forjarse una posición por sí mismo ya que, de acuerdo con su página web, "es la única evaluación objetiva de las escuelas de moda en todo el mundo, actuando como el recurso predilecto para toda la industria". Vivimos en una cultura amante de las listas, pero también en un momento en el que el número de graduados de la moda es demasiado alto para la proporción de puestos de trabajo. Los ansiosos padres que compran en la escuela escanean una lista bendecida por LVMH (el conglomerado de lujo es un inversor en el Negocio de la Moda). Inevitablemente las escuelas sienten la presión de ascender alto en la lista para ser considerados relevantes y justificar los aranceles.

¿Contagio de suicidios?

Sigue habiendo especulaciones sobre lo que podría haber causado que el estudiante surcoreano, que debía regresar a su país para servir en el ejército y no dejó ninguna nota de suicidio, terminara con su vida. Pero en Bélgica, el suicidio es la segunda causa de muerte entre los hombres de 20-24 años según un informe de 2016 de la Unidad de Investigación del Suicidio de la Universidad de Gante. El suicidio mundial está en aumento: es la décima causa de muerte en los EE. UU., donde las tasas han aumentado constantemente desde 1999 según el Centro de Control de Enfermedades. La Universidad de Bristol en el Reino Unido acaba de informar su décimo suicidio en 18 meses, con víctimas que estudian temas que van desde literatura inglesa hasta ingeniería, lo que demuestra que este no es un fenómeno exclusivo de la moda. Todavía nos estamos recuperando de los suicidios de la diseñadora de moda Kate Spade y del famoso chef Anthony Bourdain, y estamos familiarizándonos con la frase de los medios "contagio de suicidios".

Van Beirondonck, que ha enseñado en la escuela de Amberes desde 1985, rompió recientemente su silencio en una entrevista con la revista belga Knotoryus, y cuando se le pidió que reflexionara sobre la tormenta mediática que lo sumió en los últimos meses, su primer pensamiento fue describir el triste impacto de perder un estudiante y su efecto duradero en la facultad. Pero agrega: "lo que sucedió después, con las cuentas anónimas de antiguos estudiantes descontentos y ciertos medios que aprovecharon la situación en un intento de desacreditar a la escuela y a mí mismo, hizo que las siguientes semanas fueran aún más terribles y consumidoras de energía, y eso es una pena. Se sintió como un muy mal momento para eso".

Estándares únicos y rigurosos

Cuando se le preguntó sobre los métodos de la escuela en el mismo artículo, él no se disculpa por los rigurosos estándares que han construido la reputación de la escuela: "lo que voy a pelear y creo que es una situación muy singular aquí en Amberes, es que los estudiantes vienen aquí por tres a cuatro años y realmente se les concede la oportunidad de trabajar en su talento, personalidad y cualidades como diseñador. Pueden profundizar y ampliar sus propios límites y descubrir su propia firma y puntos fuertes. Esa es una base sólida para una larga carrera después".

Como instructora de moda, con más de una década de carrera en el diseño, soy consciente de que los estudiantes con dificultades, tal vez similares a los que hablaron anónimamente a Bof, muchos de los cuales se informó posteriormente habían fallado o abandonado la Academia, pueden convertir los comentarios negativos en una convicción de que ciertos instructores tienen una aversión personal hacia ellos. Aquellos que no estén preparados para el arduo trabajo requerido para tener éxito, pueden optar por quejarse, incluso atacar a los instructores que hablan claramente (los comentarios de los estudiantes sobre el profesorado son equivalentes para el curso de educación moderna), incluso hasta convertirse en un pequeño enjambre enojado. Puedes tejer o coser la negatividad como cualquier otra tela o hilo y envolverte en ella. Recuerdo haber sido estudiante en el altamente competitivo programa de Masters de Central St. Martins, siendo un participante y un observador de estos grupos descontentos. No podría haber sabido entonces cuán nefastas pueden parecer cuando las ve un educador que intenta hacer su trabajo.

Enfermedades mentales en el aula

Por otro lado, soy siempre consciente de que las enfermedades mentales son una presencia en mi clase. En un discurso informal, los estudiantes describen con sinceridad su salud mental para mí o para sus compañeros, y es alentador ver que las enfermedades mentales ya no son algo que se pueda encubrir ni sobre lo que se pueda chismear, como sucedía cuando yo era estudiante. Veo a muchos estudiantes tomando su estado de ánimo como base para su creatividad, y muchos libros de proceso se encuentran entre un álbum de recortes y un diario. Y es emocionante tanto para el instructor como para el alumno cuando algo que puede parecer tan difícil de manejar y oscuro, incluso inmanejable, produce bellos frutos. Pero no hace falta decir que las escuelas tienen la profunda responsabilidad de proporcionar consejería significativa y accesible a los estudiantes que necesitan ayuda, más allá de la catarsis proporcionada al canalizar sus emociones en su trabajo. Y los instructores deberían saber exactamente a dónde remitir a los estudiantes en crisis.

Podría decirse que los mejores programas de moda de hoy fomentan un nivel de pensamiento profundo sobre la sociedad y el mundo en general, centrándose en la apertura de nuevas formas de ver y procesar lo que crees saber en una intensa experiencia de desarrollo que puede sorprender al espectador promedio de Project Runway. Este despliegue interminable de ideas puede resultar terapéutico para los creativos, pero cualquier persona que ingrese a la moda creyendo que es fácil está casi obligado a sufrir. Muchos de mis compañeros que han trabajado sólidamente en la industria desde que nos graduamos juntos, descubrieron que su "crisis" o "agotamiento" ocurrieron décadas después de dejar la escuela. Tarde o temprano dejas algo de ti mismo en el piso de la sala de corte, parece ser una opinión común entre los informantes. La industria no es menos exigente que la educación diseñada para prepararse para ello. Las habilidades de las generaciones anteriores, como la creación de patrones y la costura, se han eliminado casi por completo y AI ahora es una realidad, pero los robots no pueden emular el pensamiento único, y los instructores deben impulsarlo en el aula.

Abrazando la vulnerabilidad

Y los estudiantes de moda, por su parte, deben ser honestos en su trabajo y no temer a la vulnerabilidad. Deben acostumbrarse a profundizar en sus puntos de vista y opiniones para que, cuando se los interrogue, no lo vean como un ataque. Van Beirondonck dice: "Creemos que es muy importante para ellos poder abrazar su propio mundo, pero también ser capaces de definirlo. Deben ser capaces de pensar y crear un espacio para que puedan trabajar y fantasear durante el resto de su carrera, un mundo que contiene todas las cosas que has investigado o con las que te obsesionas. Y luego puedes escoger y elegir lo que entra en tu trabajo y abrir diferentes aspectos de ese mundo. Si configuran su propio universo, pueden trabajar desde adentro por el resto de su vida".

Cuando el Departamento de Moda de la Real Academia de Bellas Artes de Amberes anunció posteriormente su decisión de retirarse del 'Global Fashion School Rankings' de BoF, Van Beirondonck dice que recibió noticias de que el London College of Fashion y Central St. Martins harían lo mismo. Tal vez sea un pequeño paso en la dirección correcta para restablecer la salud y el equilibrio del sistema que luego podría irradiar hacia adentro.

Un tiempo para reflexionar

Un instructor como Van Beirondonck, que comenzó su carrera en 1986 como miembro de la famosa "Antwerp Six" que incluía a Dries Van Noten y Ann Demeulemeester, y que desde entonces ha estado en el centro de la comunidad vanguardista de la moda europea con su línea W< y sus colecciones epónimas, que podrían ser respetuosamente etiquetadas como viejas guardias, en el sentido de que ha visto cambios enormes en su industria, así como importantes evoluciones en las actitudes de la sociedad. Su rol le obliga a mantener una mirada fija en el futuro, mientras se adapta rápidamente a las demandas de hoy, pero más que nunca le obliga a desafiar a la nueva generación de creadores a responder a un nuevo orden mundial, mientras los prepara para la realidad de una alta presión, la carrera competitiva que no toma prisioneros.

La reflexión es el tono predominante de la entrevista de Knotoryus, y con respecto al futuro, Van Beirondonck dice: "tal vez deberíamos proteger nuestra burbuja escolar aún más. El personal y yo profundizaremos en esto en los próximos meses y habrá un mayor diálogo con los estudiantes. Ya hemos tenido buenas conversaciones y creo que debemos atrevernos a profundizar".

El diálogo continuo sobre este tema es valioso; la culpa y los titulares sensacionalistas, tal vez no tanto.

La editora de moda Jackie Mallon también es educadora y autora de Silk for the Feed Dogs, una novela ambientada en la industria de la moda internacional.

Este artículo fue escrito originalmente para FashionUnited.it. Traducido y editado por Alicia Carrasco Rozas.

Foto: waltervanbeirondonck.com, antwerpacademy.be, FashionUnited