• Inicio
  • Noticias
  • Retail
  • Hablamos con la CEO de Polette sobre sus showrooms, nuevos mercados y gafas sostenibles

Hablamos con la CEO de Polette sobre sus showrooms, nuevos mercados y gafas sostenibles

Por Huw Hughes

15 mar. 2021

Retail

“Producir un par de gafas cuesta menos de 10 euros. Entonces, ¿por qué pagar 500 euros?”. Esto es lo primero que puedes leer cuando aterrizas en la web de la marca europea de gafas Polette.

La empresa fue fundada hace 10 años por Pauline Cousseau y Pierre Wizman, dos expatriados franceses que se sorprendieron al ver lo barato que era el precio minorista de las gafas en China, donde se conocieron y donde muchas de las marcas más importantes de la industria fabrican sus monturas.

A diferencia de los ópticos tradicionales, cuyas tiendas físicas se abastecen de manera similar a las de los minoristas de moda, Polette utiliza un modelo directo al consumidor, en el que los compradores compran online y las gafas se envían directamente desde la fábrica a su casa. Al eliminar todos los intermediarios entre el fabricante y el cliente, se mantiene un precio bajo, y por eso pueden vender gafas a 15 euros.

La empresa con sede en los Países Bajos inicialmente era digital, pero desde entonces ha abierto varios showrooms en las principales ciudades europeas, incluidas Londres, París, Ámsterdam y Bruselas, donde los compradores pueden revisar su vista y buscar monturas. La compañía también tiene en mente abrir showrooms en tres nuevas ciudades en un futuro próximo.

FashionUnited habló con la cofundadora y co-directora ejecutiva de Polette, Pauline Cousseau, sobre la estrategia online de la compañía, su expansión a nuevos mercados en medio de la pandemia y el lanzamiento de sus primeras colecciones sostenibles.

¿Podría adelantarme el plan de expansión actual de Polette?

En septiembre lanzamos en España la tienda online y ahora nos estamos preparando para lanzarla también en Alemania e Italia. Más adelante planeamos abrir showrooms conectados con la tienda digital en Madrid, Milán y Berlín.

¿Sabe cuándo abrirán estos showrooms?

Es demasiado pronto para decirlo porque se ha complicado todo debido al Covid-19. No tenemos una fecha clara porque no sabemos cuándo la gente podrá volver a tener una vida normal.

¿Cuál ha sido la respuesta del lanzamiento en el español?

Estamos contentos con el resultado. No somos tan conocidos en España, el mercado no era muy grande para nosotros, pero desde que lanzamos la web, hemos comprobado que es un mercado que aprecia nuestros productos y nuestra marca.

El mercado español no es fácil: compran menos online en comparación con otros mercados y puedes encontrar unas gafas a precios muy asequibles en España. Por eso estoy muy contenta con los primeros resultados.

Parece una estrategia de expansión bastante agresiva en un momento en el que muchas marcas están siendo más reservadas. ¿Por qué han tomado esta decisión?

Nuestro pensamiento es bastante simple: en cada crisis, se pueden encontrar oportunidades. Siempre nos hemos basado en el modelo comercial de vender online directamente desde la fábrica al cliente, por lo que la pandemia ha sido una buena oportunidad de crecimiento para nosotros, teniendo en cuenta que la gente ya no podía salir a comprar.

En tiempos de crisis hay dudas y miedo, pero lo peor que puedes hacer es permanecer inmóvil. Hay que estar en movimiento, encontrar oportunidades e invertir. Por eso estamos siendo muy dinámicos y activos y estamos en busca constante de nuevas oportunidades.

¿Y parte de esa estrategia es abrir showrooms?

Sí. Muchas empresas como Ace & Tate y Jimmy Fairly comenzaron online y luego se dedicaron casi al 100 por 100 al comercio minorista. Fuimos y siempre seremos una empresa online. Lo que quiero decir con esto es que no vendemos a las tiendas, tenemos showrooms conectados a los que los visitantes pueden acudir para luego comprar online.

Creo que el futuro está online, pero también creo que en el futuro los seres humanos tendrán acceso a entornos como este, salas de exhibición donde realmente puedan experimentar el producto y la marca. Por eso queremos abrir showrooms en toda Europa y tener buques insignia en todas las grandes ciudades.

¿Cómo ha impactado el Covid-19 en sus showrooms?

El año pasado cerramos nuestros showrooms en todos los países durante tres meses, pero recientemente los gobiernos europeos han señalado que las ópticas son un servicio esencial, por lo que hemos podido reabrir. En nuestros showrooms tenemos un aforo máximo de 5-8 personas.

Como se podrá imaginar, las calles comerciales en las que están situados nuestros showrooms ya no son lo que eran, lo cual es triste. El Covid-19 ha tenido un fuerte impacto comercial pero hemos elegido abrir nuestros showrooms en sitios muy de moda y tenemos visitantes leales, dispuestos a hacer cola para vivir la experiencia Polette.

Abrieron su showroom en Londres hace casi un año. ¿Qué tal ha funcionado el showroom de Reino Unido desde entonces?

No puedo dar detalles de cifras en mercados individuales, pero estamos contentos con el desempeño en el Reino Unido. Mucha gente del sector solía decirnos que en Londres y en Reino Unido en general, o te va muy bien o fracasas, no hay término medio. Cuando abrimos nuestra tienda en Oxford Street, acudió mucha gente a la inauguración y muchos influencers, lo que ayudó a que tuviéramos un buen arranque.

Semanas más tarde, llegó el confinamiento, por lo que la actividad se redujo. Es frustrante porque sentimos que perdimos el impulso de lo que creamos hace un año. Pero sigue siendo un mercado muy bueno y a la gente le gusta nuestra marca y el precio de nuestros productos.

¿Y cómo les va en sus principales mercados, Francia y Bélgica?

Nos va muy bien. La gente valora la marca y hemos tenido un crecimiento constante, así que no me puedo quejar.

¿Y su mercado local, en Países Bajos?

Holanda es un muy buen lugar para crecer. Nuestro primer showroom abrió en 2016 y desde el principio la gente hacía cola, por lo que tenemos un gran reconocimiento de marca. A los holandeses les encantan los productos asequibles, pero también necesitan saber que pueden confiar en la calidad y el servicio, que es básicamente lo que nosotros les ofrecemos. Después de cuatro años, estamos muy contentos con la evolución de Poletter en este mercado.

En noviembre de 2020 lanzó su primera colección sostenible hecha de ecoacetato. ¿Podría darme más detalles?

Lanzamos nuestras gafas de ecoacetato el año pasado, que tienen un 61 por ciento de base biológica. Están hechas de semillas de plantas y contienen menos de un 1 por ciento de DEP (ftalato de dietilo). Las monturas ya son biodegradables en un 60 por ciento después de 150 días. Actualmente estamos trabajando para hacerlas 100% biodegradables.

<

También lanzamos una colección reciclada hecha de recortes y restos de acetato. Estoy muy orgullosa de la colección porque realmente tuvimos que trabajar duro para crear este producto sostenible, con la ayuda de nuestros productores y fábricas. Estoy muy orgullosa del equipo a cargo de este proyecto y de su ejecución.

También somos la primera marca en hacerlo y no teníamos grandes inversores que nos respaldaran, pero lo hicimos, lo hicimos realidad. También estoy muy orgullosa de eso.

¿Tiene más objetivos sostenibles de cara al futuro?

Queremos ser totalmente sostenibles para el próximo año. Eso significa no solo nuestras monturas, sino también nuestros accesorios, el embalaje, todo. Creo que la sostenibilidad es uno de los valores más importantes de nuestra empresa en este momento.

De cara al futuro, ¿qué esperan para los próximos años?

Queremos ser líderes en la industria de las gafas. Tenemos grandes planes de expansión. Ahora mismo nos estamos enfocando mucho en la innovación. Ya tenemos una aplicación móvil con una función de prueba virtual para las monturas, por ejemplo. Queremos seguir desarrollando funciones como esta para tener un sistema operativo que permita a los visitantes y clientes sentirse completamente independientes, para que puedan navegar por la web y tener acceso a cualquier información que necesiten antes de comprar. Los clientes tienen cierta tendencia al cambio y a cambiar fácilmente su forma de consumir, por eso queremos mejorar siempre lo que ofrecemos.

Si echa la vista atrás y visualiza los10 años de trayectoria de Polette, ¿qué destacaría en particular?

Abrir un showroom en París fue muy emotivo para mí. Soy francesa y tener un showroom en una ciudad que forma parte de tu niñez, es algo increíble. Lo mismo sucedió con Londres. No podía creer que una chica de la campiña francesa hubiera abierto un showroom en en Oxford Street. Ver a mi familia y amigos en la inauguración fue un momento de mucho orgullo.

Este artículo ha sido previamente publicado en FashionUnited.com y traducido y editado por Paula V.Pinuaga.

Crédito de foto: Imagen del artículo principal: colección Polette eco-acetato.