Zegna inaugura la semana de la moda masculina de Milán entre lo clásico y lo deportivo

La casa italiana Ermenegildo Zegna inauguró, el viernes por la noche en Milán, la semana de la moda masculina con un desfile inspirado en los años 1940 y 1950 que mezclaba estilos clásicos y deportivos. Para su vuelta a Zegna como director artístico, Alessandro Sartori escogió el Hangar Bicocca, sus 15.000 m2 y su nave de 30 metros de altura para presentar su colección otoño-invierno 2017-2018.

Entre altas torres de hormigón del artista alemán Anselm Kiefer, propuso prendas urbanas, cómodas y sofisticadas al mismo tiempo. Abrigos largos o cortos, trajes y suéteres con capucha dominan en una colección multigeneracional que lucieron modelos llegados de todo el mundo. Los trajes, de cachemir o de seda, las cazadoras de nubuck y las chaquetas se llevan sobre suéteres con cuello de pico. Por la noche, Zegna propone un hombre de esmoquin con estampados "jacquard" y cremalleras en los tobillos.

Relive the Ermenegildo Zegna Winter 2017 fashion show - Crafted modernity: a "Made to Measure" fashion show #zegnafw17

Een video die is geplaatst door Ermenegildo Zegna (@zegnaofficial) op

El de Zegna era el primero de los 37 desfiles que se sucederán hasta el martes en la Milano Moda Uomo. Las grandes firmas seguirán siendo fieles a la cita milanesa, como Versace, Prada, Fendi o Armani que, como manda la tradición, será el último en presentar sus creaciones para la temporada otoño-invierno 2017-2018, el martes.

Como lleva haciendo varios años, el modisto italiano apoyará una vez más a los jóvenes talentos al acoger en su teatro milanés a tres nuevas firmas llegadas desde Asia: Yoshio Kubo (Japón), Moto Guo (Malasia) y Consistence (China y Taiwán). Las tres se sucederán en un desfile colectivo que precederá al de Armani.

Sin embargo, algunos grandes nombres estarán ausentes, como Vivienne Westwood, Bottega Veneta, Calvin Klein o Gucci, que decidieron presentar simultáneamente sus colecciones masculinas y femeninas el mes que viene. La opción de hacer desfilar a hombres y mujeres juntos es, además, una tendencia cada vez más confirmada, pues las marcas encuentran, al menos, dos ventajas en el "dos en uno": ganan visibilidad, atraen a más medios y se ahorran los gastos de un desfile.

Nuevas marcas

Para compensar esas faltas, el programa se enriqueció con grandes casas como Moschino, Antonio Marras, Frankie Morello o Nº21, que volverán a las pasarelas. Varias firmas en pleno crecimiento también acudirán a la capital de Lombardía, como Christian Pellizzari, Federico Curradi, Malibu 1992, Sunnei, Wood Wood o el creador chino Miaoran, gran protegido de Giorgio Armani.

A very special model: @fuckjerry on the runway for the #zegnafw17 show

Een foto die is geplaatst door Ermenegildo Zegna (@zegnaofficial) op

Después de haber pasado por Lanvin, Céline y Cacharel, el joven creador belga Cédric Charlier presentará su primera colección masculina el lunes, como también lo harán Palm Angels y Billionaire, la marca fundada hace diez años por el empresario italiano Flavio Briatore.

La marca de lujo Vuitton debería causar sensación en la semana de la moda lombarda al abrir, a partir del sábado y hasta el 29 de enero, su primera "pop up store" en Italia, una tienda efímera enteramente dedicada al universo masculino e instalada en el Brera, en pleno corazón del barrio de los artistas. El establecimiento ofrecerá en exclusiva la colección de hombre primavera-verano 2017 diseñada por el británico Kim Jones, director artístico de la marca desde 2011.

Esta nueva semana de la moda empieza el mismo día que termina en Florencia el 91º Pitti Uomo, el salón de la moda masculina en el que el gobierno italiano anunció que reforzaría su apoyo al sector. Este año, se aumentará en un 45 por ciento su dotación económica, que pasará a ser de 35 millones de euros, frente a los 24 millones de 2016. La moda es el segundo sector industrial de Italia por detrás del mecánico. Constituye el 35 por ciento de la industria de la moda europea. (AFP)

Foto: Zegna Facebook