Viaje por la moda de China: del fabricante al diseñador emergente

Los fabricantes de ropa chinos se están convirtiendo en marcas de moda, trabajando sin descanso en sus propios diseños. Además, la desaceleración del crecimiento en el segundo mercado minorista más grande del mundo, hace que la expansión internacional sea cada vez más rentable. Entonces, ¿Cómo sería una marca china con ambición global?

“Hablemos de la moda china”. El tráiler del vídeo del concurso creado por el gigante chino de ropa deportiva, Li-Ning, reflexiona sobre una pregunta que todo el mundo se hace desde hace tiempo, tanto dentro como fuera de China. “¿Cómo nos ven?” El vídeo muestra imágenes de un trágico periodo histórico chino, y de grupos de mujeres vestidas con tradicionales qipao rojos.

Justo antes del 70 aniversario de la República Popular China, que se celebra el 1 de octubre de 2019, tuvo lugar la primera edición del concurso de ropa deportiva, (respaldado por las asociaciones de la industria textil del país) bajo el tema “El despertar del estilo chino”. Los diseñadores tenían hasta final de año para presentar sus propuestas sobre “Guo Chao”, que traducido, sería algo así como el estilo o tendencia que representa a China.

La entrega del premio Li-Ning se celebró en el Centro Nacional de Exposiciones y Convenciones de Shanghái, también sede de la feria de moda Chic. La feria, creada en 1993, es una de las convenciones de moda china más antiguas y de mayor trayectoria, que se celebró del 25 al 27 de septiembre y que año tras año recibe a más expositores, ya que los fabricantes de ropa del país buscan nuevas salidas en un contexto de desaceleración del comercio minorista en China.

El mayor desafío e los últimos cien años

Entre enero y julio, el crecimiento de las ventas minoristas de moda se desaceleró hasta el 2,6 por ciento, muy por debajo del 6 por ciento registrado en el mismo período del año anterior, según Chen Dapeng, presidente de la Asociación Nacional de Ropa de China.

La desaceleración del sector moda es el resultado del frenazo del crecimiento económico en China, que sigue afectando al gasto del consumidor. El comportamiento del consumidor en China también está cambiando: un cambio al que los fabricantes de ropa se deben enfrentar, pasando de fabricar ropa para empresas extranjeras a crear sus propias marcas.

“Es un desafío que no hemos tenido en cien años”, comentó Chen en una conferencia de prensa celebrada el 26 de septiembre en Shanghái. “Nadie está preparado para enfrentarse a una era con un cambio tan tremendo, la pregunta es cómo usar las nuevas tecnologías, los nuevos conceptos y los nuevos métodos para adaptarse al cambio”.

Viaje por la moda de China: del fabricante al diseñador emergente
Image: Imagen del Showroom del concurso con los diseños de marcas chinas | crédito de foto: Chic

La automatización de la producción y el uso de la inteligencia artificial dirigidas a los consumidores ayudarán a los grandes fabricantes a adaptarse, mientras que los fabricantes de ropa pequeños y medianos también tendrán que mejorar el diseño, la marca, y tendrán que demostrar que están actuando de una manera socialmente responsable. El enfoque en la calidad será clave para el futuro.

“Muchas grandes empresas chinas han estado a la vanguardia de la innovación, pero la industria de la moda se compone principalmente de muchas pequeñas y medianas empresas”, afirmaba Chen. “No es suficiente cuando solo algunos árboles crecen mucho; necesitamos árboles, arbustos y hierba para crear un ecosistema empresarial saludable”.

Diseñador chino en auge

El negocio familiar de Mona Wan se ha dedicado a la confección de ropa durante casi dos décadas y recientemente se ha trasladado de Hangzhou a Shanghái para impulsar su nueva marca, “Zhiqian” (que en español significa “Antes”). La marca fusiona el estilo oriental con nostálgicas referencias europeas. Este año, abrirá una tienda insignia en el corazón de la moda de Shanghái, Xintiandi, para posicionar la marca como un referente de diseño, dirigida a un grupo de consumidoras más jóvenes: mujeres de 25 a 40 años, comenta Wan, en Chic Shanghái.

Viaje por la moda de China: del fabricante al diseñador emergente
Image: Imagen de campaña de la marca Zhiqian | crédito de foto: Zhiqian

Su empresa, Hangzhou ChuZao Fashion Group Ltd, que también fabrica ropa para otras marcas, lanzó Zhiqian después de que las ventas de la marca principal, con una base de clientes de mayor edad, empezaran a bajar. En una conversación, Wan también demostró tener curiosidad por el potencial de su nueva firma en Europa, ya que mencionó una similitud de estilo con Uma Wang. Wang estableció su marca homónima de alta costura en 2009 y actualmente se presenta en la Semana de la Moda de París, y ha obtenido el reconocimiento internacional como una de las primeras marcas chinas de diseño.

Uma Wang es una de las marcas emergentes con raíces chinas y atractivo internacional que demuestra que cada vez hay más firmas chinas presentes en las Semanas de la Moda internacionales. Para la temporada Primavera/Verano 2020 los diseñadores y marcas chinos han visitado Nueva York y conquistado las pasarelas de Milán, mientras el gigante del comercio electrónico Alibaba impulsaba el estilo urbano juvenil de Peacebird y los vestidos subversivos tipo Lolita de Shushu/Tong, gracias a la información sobre ventas obtenida de los datos de clientes.

Marcas emergentes

El impulso continuo por el “Diseñado en China” también se refuerza cuando la fabricación se traslada al extranjero, con el consiguiente aumento de los costes laborales, y los proveedores buscan capturar más valor a lo largo de la cadena de suministro.

“Por el mero hecho de que el componente laboral se está depreciando, cada temporada los compradores demandan descuentos y, después de años llevando a cabo esta práctica, se ha llegado a un punto en el que no se puede mantener este ritmo”, comenta en Shanghái Edwin Keh, director ejecutivo del Instituto de Investigación de Tejidos y Ropa de Hong Kong. “Ascender en la cadena de suministro para convertirse en importadores, proporcionar más servicios y, por último, convertirse en propietarios de marca, parece ser una progresión natural”.

Más o menos la mitad de los expositores de la edición de septiembre de Chic están trabajando en su propia marca, en marzo este número probablemente aumentará, llegando al 80 por ciento. La mayoría de las empresas todavía confían en producir para otros mientras construyen sus propias marcas, pero están surgiendo rápidamente empresas que venden exclusivamente sus propios diseños.

Viaje por la moda de China: del fabricante al diseñador emergente
Imagen de la colección Mao Mart SS19 | crédito de foto: Mao Mart

Mao Mart Homme, con sede en Guangzhou, es una de estas conocidas como marcas de diseñador, que ha presentando su décima colección en Chic. Los diseños minimalistas de la firma están inspirados en las formas de las prendas tradicionales chinas, que tienden a ser más rectas que las prendas europeas, y se adaptan más a la forma del cuerpo, comenta el fundador y diseñador Mao Nen. Su marca ya se vende en más de 200 tiendas en China.

Feng San es otro creador que presenta sus colecciones en Chic y que se inspira en la cultura tradicional china. Después del éxito inicial de sus creaciones de Alta Costura adornadas con elementos folclóricos del Tíbet o de la Ópera de Pekín, Feng está preparado para la conquista del mercado internacional. Su intención es vender su colección online a partir del próximo año, con la esperanza de atraer a clientes de entre 18 y 35 años, que quieren una versión modernizada de las tradiciones.

“En la vida cotidiana, la ropa con elementos tradicionales todavía no se utiliza mucho”, comentaba Fen San San en Shanghái. “Pero si puedo seducir con mis diseños y consigo impactar, la gente comprará porque les gusta”.

A pesar del renovado interés en la ropa tradicional que encarna el movimiento Hanfu, aún está por ver si los consumidores jóvenes comprarán diseños “chinos” diferentes. En China, como en otros países, los Millenials se sienten atraídos por firmas de ropa urbana como Suprime y marcas minoristas internacionales de fast fashion como Zara y Uniqlo.

Viaje por la moda de China: del fabricante al diseñador emergente
Detalle de algunos diseños de Feng San San que hacen referencia a los patrones y cuellos de la dinastía Qing | crcréito de foto: Feng San San

Ambiciones globales

Cuando te enfrentas a una competencia feroz en el mercado de la moda, poder construir una marca sigue siendo clave para el éxito, ya sea en tu país o en el extranjero. En septiembre, la marca Icicle, con sede en Shanghái, abrió su primera tienda insignia fuera de China, concretamente en París. La empresa también adquirió la casa de moda francesa Carven en octubre del año pasado. En 2017, Bosideng, una de las marcas de ropa más reconocidas de China, con más de 7.000 tiendas monomarca en China, cerró su tienda de Londres para reabrirla un año más tarde. La marca se está expandiendo en Europa a través de su filial italiana y se vende en 550 tiendas multimarca desde Italia a Rusia.

Una de las preguntas más cruciales para el futuro de la industria de la moda china sigue siendo si sus empresas tendrán éxito a la hora de establecer sus marcas con consumidores internacionales. A cambio, este hecho también ayudará a mejorar su imagen marca en su propio país.

“¿Cómo se puede desarrollar una marca? Es una acumulación. El producto debe estar bien hecho y a partir de ahí, se puede empezar a construir. Después habrá que considerar temas como el diseño o la artesanía,” comentaba Chen Dapeng.

Viaje por la moda de China: del fabricante al diseñador emergente
Tienda de Icicle en Paris | crédito de foto: Icicle

De momento, se mantiene la tendencia de adquirir marcas internacionales para acceder a mercados más amplios y aprender sobre las competencias sociales necesarias para atraer a los consumidores, al menos para los conglomerados con más recursos. En los últimos años, Fosun ha adquirido la casa parisina Lanvin y el fabricante de calcetines austríaco Wolford, mientras que Shandong Ruyi ha comprado Bally y Aquascutum.

Las adquisiciones seguirán siendo una forma de aprender e involucrarse, es razonable esperar que surja una marca china con influencia internacional en los próximos diez años, afirmaba Keh. Esto podría dar lugar a una nueva etiqueta: “Diseñador en China”. Después de ver las fotos de las pasarelas, las fotos de las calles típicas chinas y un abrigo impreso con el envase de una icónica bebida de coco, el tráiler del primer concurso de moda Li-Ning concluye: “No se logrará una tendencia de la noche a la mañana pero, ¡estamos en ello!. Un día, ya no habrá una tendencia de moda china, solo un estilo de moda. Y todo el mundo lo dará por hecho, porque estaremos de moda”.

Este artículo ha sido previamente publicado por Fashionunited.uk.

Fashion Show at the launch of Li-Ning Cup | FashionUnited

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO