• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Tecnología en la moda: ¿es el bio-sourcing el futuro de la industria?

Moda

Tecnología en la moda: ¿es el bio-sourcing el futuro de la industria?

Por Odile Mopin

27 ago. 2020

Los recursos sostenibles y las cuestiones éticas están en el foco de las preguntas en la industria de la moda. En un contexto en el que los llamados materiales “limpios” pueden ser naturales, locales, reciclados o up-cycled, el bio-sourcing, todavía en sus inicios, es una tendencia emergente.

¿Qué es el bio-sourcing?

Es la simbiosis de la innovación y la biología, que pone las biotecnologías al servicio de la moda y la creación textil. Se trata de la obtención de materiales naturales y biodegradables, transformados en materiales limpios o desarrollados mediante bio-fabricación en el laboratorio. También utilizando microorganismos vivos, como levaduras, algas, proteínas y bacterias, y desarrollando células que se reproducen para formar un soporte que puede ser transformado en textiles: fibras, hilos, tejidos y biopolímeros.

El proceso ya se utiliza en la investigación médica y en la impresión en 3D. En la moda, Suzanne Lee es una pionera con su “ bio-couture”. El arte de “cultivar” la ropa mediante el uso de levaduras y bacterias. Esta materia prima se convertirá en una celulosa que puede ser procesada en textiles.

Las ventajas del bio-sourcing

Es en definitiva una alternativa sostenible y también biodegradable. En el caso de la recolección de desechos agrícolas, también permite la recuperación de materias primas destinadas al desecho, lo que aporta una fuente de ingresos adicional a los agricultores. El proceso de bio-fabricación evita los pesticidas peligrosos y ofrece un mejor control de los pasos de fabricación (como el teñido “Spiruwheel” de Atelier Sumbiosis). Por último, las biotecnologías tienen beneficios de rendimiento y bienestar que pueden adaptarse a las exigencias de los deportes y la lencería.

Enfocado en algunos productos pioneros y en las empresas de nueva creación

En asociación con la empresa alemana de biotecnología AMsilk, Adidas ha presentado el prototipo de una zapatilla de deporte que es un 15% más ligera que una zapatilla tradicional y totalmente biodegradable, hecha de fibra de seda Bui Steel inspirada en las telas de araña. AMsilk fue capaz de sintetizar una fibra de seda con las mismas propiedades que la tela de araña, y el zapato de adidas está hecho completamente de BioSteel y biopolímeros.

Open Bio Fabric es una organización fundada por Sabrina Maroc, que promueve y apoya la biofabricación. Inspirándose en el trabajo de Suzanne Lee, OBF ha inventado sistemas de producción de celulosa bacteriana que, combinados con los conocimientos de las biotecnologías, acompañan a las empresas en el desarrollo de los materiales del futuro. En septiembre de 2019, la exposición centrada en la innovación y la moda Avantex (Texworld) ha presentado algunos de estos elementos.

Otro precursor, el Atelier Sumbiosis es un laboratorio de investigación francés, que reúne el conocimiento técnico, la ciencia y el diseño de los textiles, creado por Tony Jouanneau, que trabaja en el ennoblecimiento de los textiles, por ejemplo, a través del teñido o la devoración. En 2019, el Atelier Sumbiosis ha sido seleccionado por la Fundación Empresarial Hermès para su programa “Académie des Savoir-Faire”.

Otro ejemplo es olt Thead, una empresa especializada en la innovación de materiales, que fabrica alternativas a la seda y el cuero (Microsilk, Mylo) a base de hongos y proteínas, presentes también en los hilos de las telarañas. La start-up convenció a Adidas y a Stella McCartney de utilizar estos materiales, que también son biodegradables.

Por último, para concluir este resumen, Agraloop recibió el “Premio al Cambio Global” de la Fundación H&M para la Innovación en 2018. Sus innovaciones fueron presentadas el año pasado en el área de “Smart Creation” de la feria Première Vision. Este proceso, marca registrada del grupo americano Circular system SPC, da una segunda vida a los residuos agrícolas (corteza de caña de azúcar, hojas de piña, semillas de cáñamo, etc.) regenerándolos en un material eco-responsable para producir una fibra similar al algodón.

Este artículo ha sido previamente publicado por FashionUnited.fr y traducido y editado por Belén Bednarski

Créditos Imágenes : Adidas, Sumbiosis, Open Bio Fabric