¿Será Ghana el nuevo epicentro de fabricación retail? Entrevista con Keren Pybus de Ethical Apparel Africa

¿Por qué es tan común que a los empleados de las fábricas no se les pague un salario digno? Parte de la respuesta está en el apetito que hay del otro lado del mundo por la ropa barata. En definitiva, si los consumidores no lo están pagando, alguien lo está haciendo por ellos. Pero Keren Pybus, cofundador de Ethical Apparel Africa (EAA), no cree que la producción ética y la competitividad en costes sean términos excluyentes.

Mitad agente de compras, mitad empresa de formación, la compañía, fundada en 2015, trabaja con fábricas de Ghana y Benin, conectándolas con clientes internacionales que encargan grandes cantidades, mientras les forman sobre cómo cumplir con los estándares internacionales e invierten en la mejora continua para aumentar los pedidos y, eventualmente, invitar a las principales marcas de moda para que trasladen su fabricación a África Occidental.

FashionUnited ha hablado con Pybus para conocer mejor la trayectoria, el trabajo y la misión de EAA.

En primer lugar, me gustaría pedirle que se presente a nuestros lectores. Cuéntenos un poco sobre su carrera y que le llevó a fundar EAA.

Siempre he tenido pasión por la ropa. La decisión más importante de mi carrera fue cuando decidí mudarme a Bangladesh para iniciar una oficina de compras para George Clothing. Vivir en un país tan interesante y trabajar directamente con las fábricas me enseñó a enfrentarme a los desafíos que supone la gestión de una fabrica. Y entre otras cosas, siempre estaba buscando programas, herramientas y procesos que aseguraran que el salario de los trabajadores fuera justo y que su entorno de trabajo fuera seguro.

Sin embargo, siempre anhelé regresar a África, viví en Tanzania cuando tenía 18 años. Cuando el trabajo me llevó a Sudáfrica, pensé que ese era el puesto de mis sueños. Pero, una vez allí, quería formar parte de algo que cambiara la industria para mejor. Para resumir una larga historia, fui despedido poco después, lo que me dio el empujón definitivo para comenzar en la industria africana. Conocí a mi co-fundadora y socia Paloma Schackert cuando ambos éramos consultores en África Occidental, y descubrimos una visión conjunta. Juntos lanzamos un contrato de capacitación de USAID en Ghana y así nació Ethical Apparel Africa.

¿Cómo descubrió que Ghana y Benin serían el lugar ideal para iniciar un negocio de fabricación ética?

Ghana tiene un rico patrimonio en producción textil y prendas de vestir para el mercado local, pero en los últimos años se ha visto realmente afectada por la afluencia de ropa de segunda mano importada. El país tiene algunas fábricas grandes, pero carecen de experiencia en la producción para la exportación.

Tanto Ghana como Benin están bien posicionados para ser países exportadores competitivos debido al bajo coste de vida, el rápido envío a Estados Unidos y Europa y los acuerdos libres de impuestos con Europa y Estados Unidos bajo la Ley de Crecimiento y Oportunidad de África (AGOA). Combine esto con las fábricas de propiedad africana donde los CEO’s sienten pasión por crear empleos dignos y que valgan la pena. Esto nos proporcionó el escenario perfecto para dar forma a una industria desde cero y crear buenas prácticas éticas, en lugar de tratar de arreglar lo que ya estaba establecido.

¿Qué desafíos encontró al iniciar EAA por primera vez? ¿A qué retos se enfrenta ahora, cuatro años después?

Los mismos desafíos que cualquier startup: flujo de caja y asegurarse de contratar a las personas adecuadas. Paloma y yo no tuvimos sueldo durante los primeros 2 años del negocio y, en cambio, lo invertimos en la formación del equipo adecuado. El principal desafío ahora es persuadir a las marcas para que vengan a un nuevo territorio. A pesar de todas las ventajas que acabo de mencionar, las marcas a menudo se muestran inseguras o desean consolidar sus bases de suministro en lugar de expandirse. Sin embargo, una vez que visitan y ven el potencial, generalmente están listas para emprender el viaje.

¿Cuántas marcas trabajan con EAA en este momento? La web menciona tres: Blake Mill, Paw5 y Hurley. ¿Puede mencionar alguna otra?

Sí, estamos trabajando con otras marcas, pero no todas quieren que se divulgue. Generalmente se encuentran en el sector de uniformes, camisas o accesorios. También contamos con Butler & Butler, con sede en Reino Unido, y Kong, el productor de juguetes para mascotas más grande de Estados Unidos.

Cuéntenos un poco más sobre el trabajo de creación de capacidad que lleva a cabo EAA. ¿Con qué ayuda cuentan las fábricas y cómo se lleva a cabo? ¿Todavía está respaldado por USAID?

Trabajamos en programas de desarrollo de capacidades con USAID, Corporación Alemana para la Cooperación Internacional (GIZ) y el Departamento de Desarrollo Internacional de Reino Unido (DFID). Cada programa tiene distintos aspectos que incluyen la capacitación de fábricas locales sobre aspectos técnicos como la planificación de la producción, la producción ajustada y los sistemas de informes de calidad; la capacitación especializada en áreas como la mecánica y la creación de patrones digitales; el desarrollo de la cadena de suministro aprovechando el potencial del algodón de la región, o apoyar a las fábricas para atraer inversiones para expandirse.

¿Sería posible para otra compañía replicar el trabajo de EAA en otra región? Por ejemplo, si alguien intentara comenzar algo similar en Bangladesh, ¿Sería posible?

Creemos en nuestro modelo operativo. Si se invierte en la excelencia operativa de la fábrica y se elimina el exceso de desperdicio a tiempo, WIP, gastos generales, etc., entonces hay suficiente dinero para invertir en programas y beneficios de empoderamiento de los trabajadores. Cada país es diferente, por lo que los desafíos pueden ser similares o diferentes. Por ejemplo, si el gobierno está a favor, es todo mucho más fácil. Las marcas deben comprender los costes y lo que es razonable pagar para conseguir salarios dignos. Las fábricas por su parte deben trabajar para garantizar que sus capacidades sean óptimas y el beneficio, se debe invertir en los trabajadores y no en el bolsillo de la empresa o de los propietarios.

Si hay tantas marcas que dicen estar comprometidas con el hecho de ser más éticas y sostenibles, y la fabricación en África Occidental es económicamente ventajosa, ¿Por qué no hay más marcas de moda que trasladen su producción a África Occidental?

La moda supone tendencias que cambian constantemente, por lo que es difícil fabricar y trabajar con grandes marcas. Esperan plazos de entrega cortos y líneas de producción flexibles. África Occidental aún se encuentra en el inicio de su viaje y se está desarrollando produciendo productos básicos en volumen como uniformes y accesorios, para que puedan desarrollar sus capacidades. África Occidental también debe ser totalmente vertical, lo que no es imposible, ya que es la sexta región de cultivo de algodón más grande del mundo.

¿Cómo van las ventas locales de sus fábricas? ¿Son capaces de competir con la ropa de segunda mano que llega de Estados Unidos y Europa?

Están mejorando poco a poco, el mercado local está creciendo especialmente en el apartado de camisetas y polos, pero sigue siendo un gran desafío.

¿Qué planes de futuro tiene EAA?

EAA está estableciendo un Centro de Excelencia para Capacitación Técnica en asociación con GIZ y otros socios del sector privado, por valor de 2.4 millones de dólares americanos (1.9 millones de libras), que se desarrollará a lo largo de este año. Para 2023, queremos crear 2500 empleos sostenibles en nuestras fábricas asociadas, permitiendo a sus trabajadores, de los cuales el 70 por ciento son mujeres, apoyar a sus familias y a sus comunidades. Queremos ayudar a catalizar el crecimiento de la industria de prendas de vestir de Ghana para emplear a más de 10,000 personas en 2023.

Este artículo ha sido previamente publicado por Fashionunited.uk y traducido y editado por Paula V. Pinuaga.

Crédito de foto: Cortesía de EAA

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO