• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Semana de la Alta Costura de París, en resumen: Balenciaga dominó la pasarela

Semana de la Alta Costura de París, en resumen: Balenciaga dominó la pasarela

Por Jesse Brouns

13 jul. 2021

Moda |REPORTAJE

Imagen: Balenciaga Alta Costura, FW21-22.

París - París vuelve a ser la vibrante ciudad de antes. Desde hace unas semanas la ciudad parece menos vacía, y menos tranquila también. Vuelve a haber atascos, por primera vez desde marzo del año pasado. En La Samaritaine, los Grandes Almacenes del grupo de lujo LVMH resucitados después de 16 años, y en la Bourse de Commerce, el flamante centro de arte contemporáneo de su competidor Kering, apenas se distinguen las cabezas. Los turistas de China y otros países de Asia siguen siendo escasos, pero los viajeros de Europa y Estados Unidos han vuelto tras su larga ausencia.

La semana de la Alta Costura, que acaba de terminar, se ha celebrado en un París relativamente libre. Las mascarillas sólo son obligatorias en las tiendas, el transporte público, los cines, los teatros y los estadios deportivos. Los restaurantes y bares están abiertos como siempre. Y el toque de queda se ha levantado después de seis meses.

Sin embargo, la mayoría de las casas de moda han ido a lo seguro. El calendario oficial de la Fédération de la Haute Couture et de la Mode (FHCM) contaba con 26 desfiles online. Pero hubo una buena noticia: siete espectáculos se celebraron con público. También hubo diecinueve presentaciones más pequeñas con cita previa. La Semana de la Alta Costura sirvió de prueba para la Semana de la Moda, mucho más extensa, que se celebrará en septiembre. El sector espera una mejoría para entonces.

En cualquier caso, la prensa estadounidense estaba presente, con Anna Wintour de Vogue a la cabeza. Y asistieron muchas celebrities, desde un Kanye West casi invisible en la primera fila de Balenciaga, hasta Katy Perry, que actuó en una cena exclusiva de Louis Vuitton. Virgil Abloh abrió una tienda insignia para su marca Off-White. Dior ofreció un cóctel en los jardines de Versalles.

Para Giorgio Armani, quizá más que para otros diseñadores, fue un momento simbólico. El pasado mes de febrero, fue el primer gran diseñador en cancelar sus desfiles tras los primeros casos de COVID durante la Semana de la Moda de Milán. Ahora, Armani, de 87 años, ha vuelto a ser el primero en estar presente en el relanzamiento de las Semanas de la Moda. Con un desfile para su línea Privé de alta gama en la Embajada de Italia en París, donde alternaba nuevos looks con algunos vestidos de la temporada pasada.

Imagen: Jean Paul Gaultier Haute Couture por Chitose Abe.

Jugar con los clásicos

La firma Gaultier se ha relanzado en las últimas semanas con colecciones cápsula de varios diseñadores invitados, después de que el propio Jean Paul Gaultier anunciara su retirada a principios del año pasado. El relanzamiento culminó durante la Semana de la Alta Costura, con una "colección invitada" de Chitose Abe, la mujer que está detrás de la marca premium japonesa Sacai. Abe, conocida por su trabajo de corta y pega, trabajó con algunos de los ingredientes favoritos de Gaultier: las rayas marineras, el sujetador puntiagudo o los estampados de tatuajes. Hay rumores de que Glenn Martens, de Y/Project y Diesel, diseñará la próxima colección de Alta Costura de Gaultier, pero esta información aún no se ha confirmado.

Pieter Mulier debutó en Alaïa, el que fuera mano derecha de Raf Simons en Dior y Calvin Klein, entre otros. Mulier celebró su desfile exactamente cuatro años después del último de Azzedine Alaïa, fallecido en noviembre de 2017. Desde entonces, las colecciones han sido diseñadas por un equipo interno.

Mulier salió a la calle: presentó, de una manera encantadora, en una calle de Moussy sin tráfico, en frente de la sede de la Fundación Alaïa, donde el legendario diseñador trabajó, vivió y expuso, y donde actualmente se celebra una exposición sobre las fotografías de Peter Lindbergh para Azzedine Alaïa.

Imagen: Alaïa, FW21-22. Cortesía de Alaïa.

Alaïa no hizo Alta Costura en vida, pero era perfeccionista. Prestaba poca atención a las temporadas y a las Semanas de la Moda, y sólo desfilaba cuando creía que una colección estaba completamente terminada. Peter Mulier no podía permitirse ese lujo (la casa forma parte de un grupo de lujo, el grupo suizo Richemont). Ha optado por un enfoque modesto, con una actualización en sí misma excelente, pero bastante prudente, del legado del maestro.

Imagen: Dior couture, FW21-22, crédito: Noémi Ottilia Szabo. Cortesía de Dior.

Dior, como siempre, construyó un palco sin ventanas en el patio del Museo Rodin, para un desfile más bien sobrio de tweed sobre tweed, lleno de matices en gris. Chanel cambió el gigantesco Grand Palais por el patio mucho más pequeño del Palais Galliera, el museo de la moda en el que la casa estrenó una nueva sala de exposiciones, y en el que también se podrá ver una exposición sobre Coco Chanel durante todo el verano. Tanto Maria Grazia Chiuri, de Dior, como Virginie Viard, de Chanel, apostaron por lo ponible y lo discreto. El mensaje parece ser que los clientes de Alta Costura deben mantener un perfil bajo este otoño.

Imagen: Chanel, Alta Costura 21/22, cortesía de Chanel.

Balenciaga contra Balenciaga

El desfile más importante de la pasada edición de la Semana de la Alta Costura fue el de Balenciaga. Al igual que Alaïa y Gaultier, la colección se centró en un gran pasado. Pero Demna Gvasalia fue un paso más allá que Pieter Mulier o Chitose Abe: puso su marca mucho más en la herencia de Balenciaga. Mostró más visión.

Imagen: Balenciaga Alta Costura, FW21-22.

La casa de origen español cerró sus talleres de Alta Costura en 1968, tras la jubilación de Cristóbal Balenciaga. Gvasalia hizo construir una réplica de los salones en la antigua sede de la casa en la avenida George V, aunque no en la misma planta. Entonces, las paredes y la moqueta estaban envejecidas artificialmente, como si nadie hubiera estado dentro desde la despedida de Balenciaga. La colección estaba llena de elementos históricos, pero también había ropa deportiva glorificada. La mayoría de los looks eran de gran tamaño.

Imagen: Balenciaga Alta Costura, FW21-22.

"Más de medio siglo después de que Cristóbal Balenciaga cerrara las puertas de su casa de Alta Costura, en parte debido al auge del prêt-à-porter, que desafiaba la razón de ser de la Alta Costura, sentí que era mi deber creativo revivir la Alta Costura en su casa", escribió Demna Gvasalia en una nota de prensa. "El renacimiento de la Alta Costura representa el más alto nivel de creatividad y del conocimiento técnico, y es la culminación de mis múltiples visiones para Balenciaga, desde el streetwear, pasando por la moda conceptual, hasta estas piezas únicas, totalmente personalizadas." Según Gvasalia, “en una época de producción industrial en masa, la Alta Costura es absolutamente esencial para la supervivencia y la evolución futura de la creación de la moda moderna".

Imagen: Balenciaga Alta Costura, FW21-22.

Con Pyer Moss, la Fédération de la Couture et de la Mode invitó por primera vez a un diseñador negro estadounidense. Su desfile, retransmitido en directo desde Estados Unidos, quedó literalmente ahogado por las fuertes lluvias caídas en la Costa Este. La Fédération decidió entonces ampliar oficialmente la Semana de la Alta Costura dos días más. Moss desfiló el sábado por la noche.

La Alta Costura también puede ser sostenible.

Esta afirmación se hizo evidente en RDVK, la marca del diseñador holandés Ronald van der Kemp. Para su decimocuarta colección ("Wardrobe 14"), al igual que para sus dos colecciones anteriores, no compró ningún material nuevo. "Creamos treinta looks de Alta Costura con lo que quedaba en nuestro estudio", dijo, "material sobrante de las casas de Alta Costura, trozos de tela de temporadas anteriores, material vintage, residuos de fábrica y otros tesoros". El año pasado, Van der Kemp diseñó un corsé de fieltro ecológico que llevó la cantante Gwen Stefani. Esta vez, con ese mismo fieltro fabricado con residuos textiles, creó un vestido, un "abrigo de ópera" y una gama de bolsos y accesorios. "Mis colecciones son sostenibles en un 98%", señaló Van der Kemp. ¿El otro dos por ciento? En esta colección, probablemente se trataba de pan de oro, dijo entre risas el diseñador. "Eso no se puede reciclar, porque entonces se convierte en polvo".

Imagen: RVDK Ronald van der Kemp, Wardrobe 14 The Mind Vaccine. Fotógrafa: Marijke Aerden. Cortesía de Ronald van der Kemp.

Los diseñadores Viktor Horsting y Rolf Snoeren, de Viktor&Rolf, trabajaron en parte con materiales reciclados. El dúo presentó su nueva colección de alta costura en la Chapelle Expiatoire, en el lugar donde fueron enterrados Luis XVI y María Antonieta. La colección estaba dedicada a las reinas: a las jefas de Estado coronadas, pero también a las drag queens y a las reinas. Acompañando a casi todos los looks había una banda con una leyenda ("¿Princesa? No perra, ¡reina!").

"El sistema de la moda nos recuerda a la realeza", dijeron Horsting y Snoeren de la casa de moda holandesa a FashionUnited. "La moda también tiene reyes y reinas, relaciones de corte enteras, una jerarquía clara". Y luego está la idea de que "el espectáculo debe continuar", que según los diseñadores se ve tanto en la realeza como en la moda.

En Schiaparelli, vimos sombríos abrigos hechos con bolsas de basura de plástico negro y con tela vaquera Levi's reciclada.

Este artículo ha sido previamente publicado en FashionUnited.NL, traducido y editado al español por Veerle Versteeg.