El gobierno de Sao Paulo prohibió la crianza de animales como chinchillas o conejos para extraerles la piel. Brasil es uno de los mayores productores de chinchilla en el mundo, detrás de Argentina.

El objetivo de la ley sancionadael martes pasado, es preservar “a los animales usados en la industria de abrigos y accesorios como conejos, zorros, visones, tejones, focas, coyotes, ardillas y, en mayor número, chinchillas”, señaló el gobierno paulista.

Según el proyecto de ley, "los animales criados para este fin son mantenidos en jaulas tan pequeñas que no permiten siquiera que se muevan adecuadamente", sometidos además a malos tratos y estrés.

Cada piel de chinchilla cuesta unos 60 dólares y, para un abrigo a la altura de la rodilla, se necesitan unos 200 animales, explica la prensa brasileña.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO