El organismo de control de publicidad del Reino Unido, ASA, ha obligado a la tienda multimarca Urban Outfitters a retirar una publicidad de su web en la que aparecía una modelo muy delgada, por entender que promovía una imagen “irresponsable y perjudicial”.

La Advertising Standards Authority recibió una denuncia sobre la foto, que anunciaba un par de bikinis con lunares. La queja decía que la modelo, que aparecía fotografiada de la cintura para abajo, era “poco saludable”.

La agencia estuvo de acuerdo y ordenó Urban Outfitters que quite la imagen de su web. La tienda de origen estadounidense alegó que la modelo tenía una cintura de 60 centímetros y que no creía que tenía bajo peso. Agregó que “es común recurrir a modelos delgadas para la fotografía de ropa interior”, pero que no consideraron “que la modelo era poco saludable sino que tenía un físico naturalmente alto y delgado”, informó la compañía en un respuesta al Washington Post.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO