Cientos de personas fueron despedidas de talleres que fabrican ropa para marcas occidentales en Bangladés después de unas huelgas para reclamar mejores salarios, dijo la policía este miércoles.

Después de una semana de protestas y violentos enfrentamientos, que provocaron cortes de producción en varios establecimientos, la situación se calmó el lunes a raíz de un acuerdo del gobierno para subir los salarios. Pero muchos empleados regresaron al trabajo este miércoles y descubrieron que estaban despedidos.

Un líder sindical afirmó que por lo menos 750 trabajadores de distintas compañías ubicadas en la localidad de Ashulia encontraron la notificación de su despido con sus fotos pegadas en las puertas de las fábricas.

"Es injusto. Los dueños lo hacen para generar un clima de miedo y que nadie se atreva a protestar o exigir un salario justo", agregó el líder sindical, que pidió anonimato.

"La policía me dijo que no cause problemas. De otra manera desapareceré", agregó.

Según la policía y el máximo responsable de una fábrica, 400 personas fueron despedidas por dañar instalaciones durante las protestas. La mitad de ellas trabajaban en un taller de Ashulia llamado Metro Knitting and Dyeing.

El gerente de Metro Knitting, Atiqul Islam, explicó a la AFP que la compañía denunció a la policía a casi 300 trabajadores por destruir computadoras y cámaras de la fábrica.

"Casi 10.000 prendas destinadas a la exportación desaparecieron", agregó Islam.

La policía confirmó que arrestó a 12 personas por actos de vandalismo.

La industria de la ropa en Bangladés es la segunda más grande del mundo después de la de China y está valorada en 30.000 millones de dólares. Cuenta con 4.500 fábricas y talleres, y unos cuatro millones de empleados que se dedican a producir ropa para grandes marcas como H&M, Walmart, Primark, entre muchas otras.(AFP)

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO