Los inspectores brasileños vuelven a cargar contra Zara por las condiciones de trabajo de sus proveedores

Los inspectores de trabajo de Brasil han vuelto a cargar contra Zara y publican un informe en el que acusa a la firma de Inditex de no haber protegido a sus empleados más vulnerables - los trabajadores de la confección - de las prácticas modernas de esclavitud. Según los últimos hallazgos de un inspector brasileño de trabajo, publicado por la publicación independiente Repórter Brasil y el holandés Centro de Investigaciones sobre Empresas Multinacionales (SOMO), Zara carece de suficiente transparencia dentro de su cadena de suministro lo que ha llevado a una falta grave en el tema de los derechos laborales.

Con el título “De la responsabilidad moral a la legal” el informe saca a la luz una serie de lo que entiende son violaciones de derechos de Zara y su modelo de negocio. Durante los últimos nueve meses los inspectores de trabajo han estado investigando la cadena de suministro de Zara en Brasil y han encontrado que muchas de los pedidos terminan en talleres ilegales, donde los inmigrantes de Bolivia y Perú se ven obligados a vivir y trabajar en condiciones inhumanas. Se investigó a sesenta y siete proveedores y se encontró que son partícipes de violaciones de los derechos laborales.

El informe señala que los trabajadores de la confección se vieron obligados a trabajar excesivamente largas horas sin descansos, a usar maquinaria y productos químicos peligrosos sin la capacitación y la protección adecuada, y todo esto con pagas mucho menores que el salario mínimo. “La mala conducta de Zara es muy grave y exige castigo estricto”, comentó Luiz Antonio de Mederios, Superintendente Regional de Trabajo y Comercio en Sao Paulo a Repórter Brasil.

El modelo de negocio de Zara no garantiza la producción decente

“El estudio se acaba de terminar”, comentó Renato Bignami inspector a De Volkskrant. “Ahora estamos evaluando si podemos imponer una multa contra Zara de nuevo”, añadió. La multa podría ser de 7,5 millones de euros. Zara ha señalado por su parte que está en desacuerdo con las conclusiones del informe, así como con la evaluación del inspector. Un portavoz de Inditex dijo al periódico que “el informe está lleno de contradicciones”, y en la actualidad la compañía española está preparando emprender acciones legales.

Esta no es la primera vez que Zara, ha sido acusada de violar los derechos laborales en Brasil. En 2011, los inspectores del gobierno federal de este país descubrieron a 15 inmigrantes que trabajaban y vivían en “condiciones deplorables” en dos pequeños talleres en São Paulo.

Los trabajadores se vieron obligados a trabajar hasta 16 horas en un día y fueron restringidos en su libertad de movimiento. Los inspectores señalaron las condiciones en que se encontraban los talleres como “análogas a la esclavitud”. Tras el polémico descubrimiento, Zara Brasil fue multado e Inditex se comprometió a mejorar las condiciones mediante el control de su cadena de suministro más de cerca.

Sin embargo, SOMO y Repórter Brasil sostienen que Zara Brasil, una subsidiaria a través de la que opera Inditex, no ha estado cumpliendo los acuerdos con las autoridades brasileñas. Después de las inspecciones de 2011, Zara Brasil acordó con las autoridades llevar a cabo las inspecciones de sus proveedores con mayor frecuencia. Pero el informe señala que el seguimiento que realiza la firma de moda de su cadena de producción no es suficiente.

A partir de las inspecciones de 2011, Zara Brasil ha presentado una demanda contra el gobierno, buscando la anulación de las multas impuestas. La filial de Inditex mantuvo que “nunca consentiría la explotación de la mano de obra en una situación análoga a la esclavitud”, pero que “la responsabilidad social debe ser distinguida de la responsabilidad legal”. La marca subrayaba que no podía ser castigada por cualquier externalización ilícita llevada a cabo por sus proveedores.

“El hecho es que los presuntos delitos señalados por el informe de inspección se refieren a la conducta de terceros que no se debe confundir con Zara”, sostuvo la compañía. El Tribunal Regional del Trabajo de São Paulo desestimó la demanda presentada por Zara Brasil en Abril de 2014. En ese momento, Raúl Estradera, portavoz de Inditex, dijo: “con el debido respeto a la decisión, entendemos que nuestros argumentos no fueron tomadas en cuenta y no tuvimos oportunidad de defendernos adecuadamente”. Zara Brasil apeló la decisión y en la actualidad está a la espera de un nuevo juicio.

Foto: Zara
 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO