(Publicidad)
(Publicidad)
¿La sostenibilidad está de moda?

Cada vez es más habitual ver a gigantes del mundo de la moda como H&M, Topshop, Zara o Mango, entre otros, subirse al carro de la sostenibilidad y ecología a través de colecciones cápsulas que claman ser más respetuosas a nivel medioambiental con prendas hechas a partir de materiales reciclados, algodón ecológico, bambú, etc. Y es que como si de una moda en sí misma se tratara, la sostenibilidad parece haber venido para quedarse.

Sin embargo, la cuestión de fondo que surge al analizar los movimientos de estas grandes empresas, todas ellas exponentes de la moda rápida o fast-fashion, es si realmente el lanzamiento de estas colecciones suponen un signo de cambio y evolución hacia un modelo de negocio más sostenible o son una mera estrategia de marketing aprovechando las nuevas tendencias hacia un consumo más responsable.

En este sentido, ya en demasiadas ocasiones, el término sostenibilidad aplicado a la moda, no está siendo explicado de forma clara y global, provocando en los consumidores cierta confusión al no saber exactamente qué deben entender cuando una marca dice ser sostenible. En palabras de Sylvia Calvo, presidenta de la Asociación de Moda Sostenible de Barcelona (MSBCN), la moda sostenible es “toda pieza de ropa o complemento que respete el medioambiente, la salud humana, a sus trabajadores y que potencie el uso de materiales sostenibles, la reutilización de los ya existentes y la producción local.”

Así pues, la moda sostenible engloba todos y cada uno de los procesos y agentes que forman parte de la producción textil para dar lugar a un sistema que “parte de una voluntad transformadora y con fuerte compromiso para elaborar prendas desde el respeto al frágil equilibrio del planeta y mediante procesos que dignifican a las personas. Lo cual implica decisiones desde el origen de los materiales hasta la forma en que se distribuye, comercializa o comunican los productos” describe Àngels Biosca, CEO de la plataforma The Slowear Project.

La tendencia hacia un consumo más responsable de moda

Si de algo no hay duda es que estamos siendo testigos de un cambio en las tendencias de consumo actuales. Una evolución que paulatinamente se va viendo en un consumidor que cada vez más se atreve a preguntar qué hay detrás de ese artículo que está comprando. Una trazabilidad que por desgracia es muy complicada de conocer en grandes empresas multinacionales que disponen de infinidad de proveedores y talleres en multitud de países.

Con esta realidad, es difícil pensar que realmente los intentos de sostenibilidad de estas grandes firmas, tengan un origen mayor que simplemente captar a un nuevo nicho de mercado. “Por ahora estas colecciones parecen más un truco de venta, y podemos incluso ponerles el título de greenwashing pero a la vez también hay que valorar que en realidad vienen a mostrar una tendencia de consumo que está en creciente demanda” argumenta Orsola de Castro, diseñadora y co-fundadora del movimiento global Fashion Revolution.

¿La sostenibilidad está de moda?

“Un poco tarde aunque significa un comienzo” es lo que piensa Safia Minney, fundadora de la marca de moda sostenible People Tree y creadora del libro de investigación Slave To Fashion - en el que se relata, con casos reales, las situaciones de exclavitud en la industria textil a las que se ven sometidas a diario millones de personas alrededor del mundo - quien además cree que “no se trata de que grandes empresas de fast fashion hagan ciertas colecciones eco o sostenibles, sino que el problema de fondo reside en toda la insostenibilidad que producen al mismo tiempo con su modelo de negocio habitual” perpetuando situaciones de exclavitud laboral, contaminación, trabajo infantil, etc.

En este sentido, hay que reconocer que “es complicado transformar por completo una industria textil que lleva toda su vida fabricando de la misma manera y que se mueve por inercias” explica Paloma García presidenta de la Asociación de Moda Sostenible de Madrid (MSMAD) y fundadora de The Circular Project, aunque también es cierto que uno de los pilares fundamentales de la sostenibilidad es crear con más mesura y de momento, “estas grandes empresas en ningún momento se plantean rebajar sus producciones, sino al contrario, siempre se habla de ampliar cuota de mercado, implantar nuevos puntos de venta, producir más... algo que entra totalmente en conflicto con los valores y principios de la moda sostenible” continúa la presidenta de MSMAD.

Parece evidente que en medio de este proceso de cambio y evolución, aún queda un largo camino por recorrer para que la implantación de nuevas formas de funcionar que sean más responsables y éticas en todos los aspectos se conviertan en una realidad palpable en las grandes compañías textiles. “Es posible implementar el cambio, pero también es cierto que hace falta que las compañías se comprometan totalmente en esta dirección, y muchas de ellas aún parecen reacias a hacerlo” comenta Orsola De Castro. Y es que, en definitiva se trata de un “cambio de filosofía empresarial en el que se opere y se dirija en una dirección mucho más humana” concluye Sylvia Calvo.

Frente a este escenario, el consumidor tiene un papel fundamental, ya que, con sus decisiones de compra, es el que tiene la llave para abrir la puerta hacia la sostenibilidad o cerrarla por completo. Para ello, es primordial que los “consumidores estén atentos e informados, y que finalmente tomen sus decisiones en base a lo que les haga sentir bien y según sus principios y valores. Porque al final, no se trata tanto de comprar una prenda de moda sostenible, sino de apostar o no por unos hábitos de consumo diferentes y más responsables” concluye Orsola de Castro.

Autor: Alicia Carrasco, es periodista, profesora y creadora de la plataforma de referencia www.greenandtrendy.com especializada en Moda Sostenible y lifestyle. Colabora en la revista de Moda Sostenible Retahíla, itFashion y ha participado activamente en el movimiento Fashion Revolution difundiendo la importancia de la labor educativa para conseguir un cambio real en la industria de la moda.

Fotos: Fashion Revolution / Mango