¿Hay que ser un experto para triunfar en la moda?

Diseñadores, modelos, empresarios y demás clases de profesionales, deberían comenzar a cuestionarse el valor real de sus costosas carreras y másteres, así como las posibilidades de conseguir uno de esos tan sufridos ascensos. Y es que hoy en día conseguir una impecable e imparable trayectoria profesional, no resulta tan sencillo como antes.

Tomemos como ejemplo el nombre de Virgil Abloh. Nombrado esta misma semana nuevo Asesor Creativo para el Diseño de Innovación Sostenible, no de una vanguardista firma de moda urbana, sino de los productos de la empresa de agua natural Evian. A sus espaldas, Abloh ha colaborado con firmas tan diversas como Nike o Ikea, Keith, Equinox, Sunglass Hut, Jimmy Choo o para el artista japonés Takashi Murakami. Sin ninguna clase de formación especifica en moda, pero con un título en Ingeniería Civil y en Arquitectura, es actualmente el director artístico de la línea menswear de Louis Vuitton, además de ser director ejecutivo de su propia firma de streetstyle, Off-White. También Dj y productor de música, figura como una de las 100 personalidades más influyentes del mundo según la lista elaborada por la prestigiosa revista Time para este 2018.

¿Hay que ser un experto para triunfar en la moda?

Ser originalmente diferente y único.

Ser modelo hoy en día tampoco es tan fácil como antes, y muchos de los que gozan de carreras consolidadas y agentes, se encuentran en esto momentos compartiendo castings junto a personas sin aparentemente ninguna posibilidad, pero que podrían perfectamente conseguir el trabajo. El ganador del premio CFDA Rio Uribe, el cerebro tras Gypsy Sport, se ha hecho conocido precisamente por la creación de unos magníficos desfiles inclusivos surgidos como resultado de sus castings urbanos. Sus shows son un triunfo a la libertad anárquica, a la celebración de la irreverencia y a la energía salida de la cultura urbana, principal fuente de su inspiración.

En la primavera de 2018, organizó una fiesta-casting en una galería de Brooklyn a la que asistieron 500 desconocidos que esperaban ser seleccionados por tener el look adecuado, después de que su website proporcionara unas directrices mínimas en las que se señalaba que sería un evento abierto a “todas las clases de tribus urbanas diferentes”, y que el único requisito que buscaban era que transmitieran “solamente buenas vibraciones”. Se recomendó a los aspirantes que acudieran mostrando su “estilo y habilidades”, ya fueran estas música, danza o poesía. Al llegar se les dio 15 segundos con un fotógrafo profesional, para después relajarse y ser bienvenidos a un ambiente compartido donde reinó una atmósfera “chill” y relajada.

Tener la habilidad de evolucionar y resultar todo un inconformista tampoco es un mal consejo. Y es que mantener una mente abierta y el que surjan nuevas e increíbles oportunidades, son dos factores que menudo van de la mano en el mundo. Mira por ejemplo dos campos tan diferentes como el baloncesto y la moda: La colaboración Jordan x Vogue llegó a involucrar a Anna Wintour, que dejó su escritorio de editora todopoderosa para poner su sello de aprobación en dos nuevos diseños de Air Jordans. Un cambio cultural para unos, una evolución natural del ‘affair’ entre las pasarelas y el streetwear para otros.

Los cristales y sus efectos para la salud tienen una larga historia en común. Añádeles moda y tendrás a la rompedora marca Advisory Board Crystals (Abc). Diseñadores de moda casual, sus prendas se caracterizan por su original y única técnica de teñido. A pesar de su juventud, la marca ya ha creado colaboraciones con Grailed, Colette, Bergdorf Goodman o para los almacenes Barneys de Nueva York. Sorprendidos por que pueda entenderse como un privilegio el disfrutar del intercambio de información, recientemente han diseñado una camiseta en colaboración con Wikipedia bajo la etiqueta “abc x Wikipedia”. Con todos los beneficios destinados a la organización sin ánimo de lucro de la enciclopedia online.

¿Hay que ser un experto para triunfar en la moda?

Atrévete a ser normal

No decimos que olvides todo lo aprendido hasta ahora. Pero la clave para mantenerse actual en el mercado, según el equipo Stylus, organizador del foro Decoded Futures organizado recientemente en la ciudad de Nueva York, es “adoptar una mente abierta y abrazar ‘lo normal’, como nuevo rostro de las marcas para continuar estando a la moda y resultar ‘cool’ ”. Las políticas inclusivas, la divertida étnica o el creciente interés por una moda más sostenible, son diferentes niveles de lo que hoy ya se considera ‘normal’. Y la manera en que las marcas se impliquen en esta serie de demandas, hará potenciar su imagen como marca única, ayudándoles a estrechar lazos con los consumidores.

No es fácil observar como personas sin apenas nociones especificas sobre la materia se adueñan del sector de la moda, sobre todo cuando tú has pasado cuatro intensos años estudiando en una escuela de moda como Parsons o cualquier otra. Pero si por algo se caracteriza la industria de la moda, es por sus continuos cambios. Y los está haciendo a tal velocidad, que solo podrán continuar en el sector aquellos perfiles capaces de dotar a sus marcas de una alta versatilidad. Una manera de introducir estos cambios y adelantarse a la aparición de nuevas demandas y conductas, es prestar atención al espíritu empresarial de los sectores más jóvenes de la población. A medida que las firmas y las marcas tradicionales van perdiendo mercado o son abandonadas, parte de las generaciones más jóvenes van introduciendo modificaciones y haciendo evolucionar el mercado por su cuenta. Mira a la joven de 22 años Bella McFadden, conocida en redes como Internet Girl. A pesar de haber abandonado la universidad, durante los últimos cinco años ha estado vendiendo ropa a través de la aplicación Depop a sus cientos de miles de seguidores, que nunca logran conseguir suficientes piezas de sus estilismos extravagantes inspirados en las décadas de los años 90 y 2.000. O a Benjamin Kickz, que comenzó su negocio de reventa de zapatillas con 16 años, y que ahora se relaciona con famosos raperos y su patrimonio neto ronda el millón de dólares.

La experiencia ha dejado de ser una garantía de éxito en este negocio. Y debes saber que las licenciaturas y los premios no siempre te conducirán a la cima. Que a veces tener la energía suficiente, una idea potente y un iPhone puede ser todo cuanto necesites.

La autoría de este artículo recae en la figura de la editora de moda Jackie Mallon, autora de “Silk for the Feed Dogs”, una novela ambientada en la industria de la moda internacional.

Editado y traducido por Jaime Martínez.

Photo Credits: FashionUnited
 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO