Givenchy celebró el domingo una "belleza imperfecta" en un desfile de prêt-à-porter femenino en París, con collages de telas falsamente descuidados y cortes en bruto.

La colección otoño-invierno 2020-2021 está inspirada en la heroína "esquiva" del cine independiente y en la artista visual portuguesa Helena Almeida, que utiliza su cuerpo como soporte.

Los pañuelos se atan en la espalda o envuelven bolsos, los abrigos se cierran con un broche y se llevan con sandalias de color carne como si las modelos caminaran descalzas.

"Es una belleza muy imperfecta", declaró a la AFP Clare Waight Keller, directora artística británica de la marca de lujo francesa.

"Mi cuerpo es mi trabajo", suele decir Helena Almeida.

Es la sensualidad que desprende el lenguaje corporal de las mujeres poderosas lo que fascina a la diseñadora británica que explora la "dureza y la suavidad" en esta colección presentada en el hipódromo de Longchamp de París, en un pabellón envuelto en humo rojo.

La modelo Kaia Gerber lució un vestido rojo con una capa integrada, un conjunto de líneas limpias y flexibles.

El cabello se adorna con enormes sombreros con bordes suaves y asimétricos, o se lleva liso y engominado. El maquillaje es natural.

El rojo se mezcla con el negro, el verde con el morado, el blanco y el negro se declinan en estampados o bordados a rayas o cuadros.

Se llevan los guantes altos sobre chaquetas de traje, abrigos o vestidos de punto.

Los vestidos largos son patchworks de estampados, plisados, drapeados con la cintura marcada por un cinturón de cuero ancho y asimétrico.

Después de hacer una colección de abrigos de piel sintética, y luego renunciar a esta materia por considerar que no era muy ecológica, Clare Waight Keller vuelve a recurrir a ella en esta colección.

Estos nuevos abrigos están hechos de piezas de diferentes colores y texturas.(AFP)

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO