Fendi y Max Mara seducen Milán con su tradicional elegancia

La elegancia, con sus refinados materiales y el sumo cuidado del detalle, marcó el segundo día de los desfiles de Milán en las colecciones de Fendi y Max Mara para el próximo otoño/invierno. Karl Lagerfeld y Silvia Venturini Fendi reivindicaron en su nueva colección a la mujer elegante, sobria, con faldas que caen por debajo de la rodilla y abrigos con cuellos y puños de visón.

Las modelos desfilaron sobre la pasarela de madera al ritmo de la famosa balada de Ennio Morricone "Sean, Sean" sumergiendo al público en la atmósfera de la década de 1970. Una chaqueta de ante, un ojal de pitón, las mangas decoradas con margaritas bordadas, flores en organza y osadas botas rojas dieron el toque.

Fendi y Max Mara seducen Milán con su tradicional elegancia

Bajo esas vestimentas clásicas, brotaba un temperamento descarado, las transparencias y sedas dejaban ver curvas y traseros, los vestidos largos de flores o geométricos llevaban amplias aperturas. Sobre la pasarela desfilaron las modelos fetiches del director creativo: las hermanas Hadid y Kendall Jenner, esta última con un 'total look' de color rojo.

La hiyab de Max Mara

La mezcla de confort y glamour marcaron la colección de Max Mara, que propone también sus elegantes modelos para la mujer musulmana. Envuelta en un sofisticado abrigo color camel, la modelo somalí, Halima Aden, desfiló con un hiyab, el pañuelo que cubre el cabello y el cuello pero que deja libre el rostro, símbolo de religiosidad.

Aden, que nació en un campo para refugiados en Kenia, está empezando su carrera de modelo y es una de las pocas que desfilan con el hiyab en Milán. La marca italiana propone una serie de vestimentas monocromáticas con los colores clásicos de la firma: gris, negro, beige, coñac, caramelo, rojo oscuro. Las siluetas recuerdan aquellas de los años 1950, con faldas largas, pantalones anchos, cuellos altos pegados casi como una segunda piel y que dejan entrever los senos.

Fendi y Max Mara seducen Milán con su tradicional elegancia

La mujer Max Mara suele ser alta, lleva zapatos puntiagudos y tacón de aguja, los trajes son completos, algunos conjuntos son de terciopelo e inclusive dorados. Todo excesivamente comedido con materiales blandos como cachemira, piel de oveja, alpaca, lana rizada. El diseñador Massimo Giorgetti juega en cambio con la psicodelia en sus creaciones para Emilio Pucci.

El creador italiano rinde homenaje al color, sus prendas son ligeras, con pantalones y mangas anchas, en tonos rechinantes, desde un brillante verde manzana pasando por un alegre magenta. Los vestidos son sinuosos y con estampados muy psicodélicos que mezclan los colores y los diseños: zanahoria naranja, fucsia, marrón, un verdadera oda. Los flecos, las mangas, los sombreros completan una colección alegre, con túnicas de seda y vestidos ceñidos de cuello alto que se inspiran a los años 70.

Resaltan los materiales, las texturas, los cortes y volúmenes. La histórica firma Prada apuesta en su propio estilo, en los pantalones de terciopelo, las chaquetas holgadas de lana o el abrigo de cuero de varios colores. Las faldas y suéteres de mohair son adornadas con diseños, mientras las plumas de avestruz rompen con el esquema por un look más original. (AFP)

Fotos: Catwalkpictures

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO