Chanel crea el cargo de “responsable en inclusión y diversidad”

“Actualizarse o morir”, parece haberse dicho para sí misma la prestigiosa casa de modas francesa Chanel. Que tras el fallecimiento de Karl Lagerfeld el pasado 19 de febrero, responsable de liderar su área creativa durante más de 30 años, y el nombramiento de Virginie Viard como nueva directora creativa, acaba de anunciar la creación de el nuevo puesto de “responsable de inclusión y diversidad”.

Una posición cuyas funciones ya ha comenzado a ejercer la británica Fiona Pargeter, que se ha incorporado a la prestigiosa firma francesa procedente del banco suizo UBS. Entidad a la que ha permanecido ligada casi 20 años, los últimos 4 en el cargo de “Head of Diversity & Inclusion”. Misma posición que se ha encargado de inaugurar ahora dentro del organigrama de la casa Chanel, en un puesto que simboliza el “compromiso” de la casa con la diversidad. Materia sobre la que la firma ya anunció sus intenciones de avanzar en 2018, con el objetivo de promover una sociedad y una cultura más inclusiva y diversa.

Respuesta ante los crecientes escándalos

Todos los analistas apuntan a que este movimiento es la respuesta —anticipada— que toma Chanel, frente a los crecientes escándalos que durante el pasado año afectaron a otras firmas de moda como Burberry o Gucci. Acusadas de apropiación cultural y de mostrarse irrespetuosas e insensibles con la población y la cultura de otras regiones del mundo, a través de campañas publicitarias o de prendas de sus propias colecciones.

Entre los casos más sonados estuvieron el de Dolce&Gabbana y su criticada campaña publicitaria en China. Incidente que terminó con la cancelación en el último minuto del desfile que la firma italiana tenía planeado celebrar en Shanghái. La también controvertida campaña navideña de Burberry, que también logró soliviantar a la sociedad del país asiático. O el más que polémico suéter negro, con labios rojos, que la firma Gucci se vio obligada a retirar del mercado tras ser acusada de promover el racismo y de caricaturizar a las personas de color. Artículo por el que se vio forzada a pedir disculpas, y a asegurar que la diversidad era “un valor fundamental” para la firma, y que el “incidente” les serviría de “lección”.

Una situación que recordaba mucho a la que vivió la también italiana Prada tan solo unos meses antes, cuando anunció que dejaría de vender sus accesorios con forma de mono de su colección “Pradamalia” tras un aluvión de protestas en las redes sociales. "Son criaturas imaginarias que no pretenden hacer ninguna referencia al mundo real, y ciertamente no representan el rostro de una persona de raza negra”, terminó declarando la propia compañía a través de un comunicado, en el que también dictaminaba que el "Grupo Prada nunca tuvo la intención de ofender a nadie y aborrecemos todas las formas de racismo e imágenes racistas. En este sentido, retiraremos todos los personajes en cuestión de circulación y exhibición”.

Incidentes en el “fast fashion”

Pero las grandes casas de moda del sector lujo no han sido las únicas en verse ligadas a esta serie de escándalos, auténticas pesadillas para sus responsables de comunicación. Y crisis capaces de hundir la confianza y la imagen de cualquier marca.

Sin ir más lejos, el gigante de la moda H&M recibió duras críticas y también se vio obligado a pedir disculpas por una fotografía de un niño de color, con una sudadera en la que podía leerse “el mono más cool de la jungla” (coolest monkey in the jungle). Sudadera que fue retirada del mercado, al igual que la fotografía, pero que no impidió las protestas contra la cadena de moda sueca. Cuyas tiendas de Johannesburgo y de la provincia de Gauteng, también en Sudáfrica, vivieron intensas jornadas de protesta que terminaron con el cierre temporal de los establecimientos.

“H&M conoce los recientes eventos ocurrido dentro de varias de nuestras tiendas en Sudáfrica. Lo que más nos importa es la seguridad de nuestros empleados y clientes. Hemos cerrado temporalmente nuestras tiendas en Sudáfrica. Ninguno de nuestro personal o clientes han resultado herido”, anunció entonces el grupo sueco a través de un comunicado. “Creemos firmemente que el racismo y el prejuicio en cualquier forma o forma, deliberada o accidental, son simplemente inaceptables. Hacemos hincapié en que nuestro maravilloso personal de la tienda no tuvo nada que ver con nuestro mal juicio en el producto y la imagen”, concluyendo con un mensaje de disculpas, y con un “lo sentimos profundamente”.

Photo Credits: Chanel, desfile de la colección Otoño/Invierno 2019/2020.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO