La Direcció General de Consum del Govern de Baleares ha lanzado una campaña sobre el sector textil para garantizar que la composición de los tejidos se corresponden con el etiquetado.

También se reforzará el control de tejidos que podrían ser potencialmente peligrosos. La iniciativa es consecuencia del caso de la mujer que lleva cuatro meses hospitalizada con quemaduras graves tras usar unos pantalones de la marca Coole comprados por ocho euros en Pere Garau.

El director de Consum, Xisco Dalmau ha afirmado a la prensa local que “esta vez nos centraremos en el textil, tanto en comercios como en vendedores ambulantes. Si es necesario, analizaremos las prendas y actuaremos en consecuencia si detectamos responsabilidades de fraude”, añadió.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO